Organizaciones jurídicas y de DD.HH. solicitan al CPT medidas contra el aislamiento en Imrali

Organizaciones jurídicas y de derechos humanos solicitaron al CPT que se impidiera al líder del pueblo kurdo Abdullah Öcalan, Ömer Hayri Konar, Hamili Yıldırım y Veysi Aktaş reunirse con sus abogados bajo absoluto aislamiento en İmralı.

El líder del pueblo kurdo Abdullah Öcalan, Ömer Hayri Konar, Hamili Yıldırım y Veysi Aktaş llevan casi tres años recluidos en absoluto aislamiento en İmralı sin recibir noticias.

Organizaciones jurídicas y de derechos humanos solicitaron al Comité para la Prevención de la Tortura (CPT) la prevención de reuniones de los prisioneros de Imrali con sus abogados, en violación de los compromisos internacionales de Turquía.

Los colegios de abogados de Diyarbakır, Hakkari, Mardin, Batman, Muş, Şırnak Urfa y Van, la Asociación de Abogados por la Libertad, la Asociación de Abogados Progresistas, la Asociación de la Sociedad Civil en el Sistema Penal, la Fundación para la Sociedad y los Estudios Jurídicos, la Asociación de Derechos Humanos, la Fundación de Derechos Humanos de Turquía presentó la solicitud, que dice lo siguiente:

“Estimados miembros del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes,

Nos dirigimos a ustedes en relación con Abdullah Öcalan, Ömer Hayri Konar, Hamili Yıldırım y Veysi Aktaş, que se encuentran recluidos en la Prisión de Alta Seguridad de tipo F de İmralı, donde se les ha impedido ver a sus abogados en violación de los compromisos internacionales de Turquía.

Nos dirigimos a usted en relación con la prevención que impide a Abdullah Öcalan, Ömer Hayri Konar, Hamili Yıldırım y Veysi Aktaş, que se encuentran detenidos en la Prisión de Alta Seguridad de tipo F de İmralı, ver a sus abogados de una manera que viola los compromisos internacionales de Turquía. Mientras que no se ha dado ninguna respuesta positiva a las solicitudes de los abogados de Abdullah Öcalan para visitar a su cliente desde el 7 de agosto de 2019, Veysi Aktaş, Hamili Yıldırım y Ömer Hayri Konar no han podido ver a sus abogados ni una sola vez desde su traslado a la isla de İmralı en 2015.

La prohibición relativa a las visitas a Abdullah Öcalan por parte de sus abogados ha estado en vigor durante 8 años, desde el 27 de julio de 2011 hasta el 2 de mayo de 2019. En 2019, hubo 5 visitas de abogados y luego se reanudó la prohibición ininterrumpida tras la última visita de abogados el 7 de agosto de 2019.

De hecho, desde el 15 de febrero de 1999, en la Prisión de İmralı se aplica una forma especial y discriminatoria de aislamiento/encierro solitario que causa graves daños a la integridad física, mental y social de los reclusos. De hecho, este severo régimen de aislamiento/encierro solitario se refleja en el informe publicado el 5 de agosto de 2020 relativo a la visita de su Comité a la Prisión de İmralı los días 6 y 7 de mayo de 2019. Si bien hay muchos hallazgos de violaciones en su informe, en el párrafo 51, en relación con las visitas de abogados y familiares, se expresa que: “El CPT insta a las autoridades turcas a adoptar las medidas necesarias para garantizar que todos los reclusos de la Prisión de Imralı puedan efectivamente, si así lo desean, recibir visitas de sus familiares y abogados”.

Para ello, debe ponerse fin a la práctica de imponer la prohibición de las visitas familiares por motivos “disciplinarios”. Además, el Comité pide a las autoridades turcas que proporcionen – mensualmente – una relación de las visitas que todos los presos recluidos en la prisión de Imralı han recibido de sus familiares y abogados. Después de su informe, se esperaba que se produjera una mejora en la Prisión de İmralı en línea con sus recomendaciones, pero se impusieron nuevos castigos disciplinarios a los presos y el Juzgado de Ejecución de Penas emitió nuevas órdenes de prohibición contra los presos. Además, según las Reglas mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de los reclusos (Reglas Nelson Mandela), los reclusos sometidos a castigos disciplinarios tienen derecho a solicitar recursos judiciales y a ver a sus abogados durante este proceso (Artículo: 41/4-5), pero los reclusos de la prisión de İmralı no pueden ejercer este derecho.

El 14 de marzo de 2021, las especulaciones sobre la salud de Abdullah Öcalan comenzaron a circular en las redes sociales y generaron serias preocupaciones entre el público. Luego, las familias tuvieron la oportunidad de comunicarse por teléfono con sus familiares en la prisión de İmralı el 25 de marzo de 2021. Sin embargo, la llamada telefónica de Abdullah Öcalan con su hermano terminó en 3-4 minutos, y Ömer Hayri Konar y Veysi Aktaş no pudieron hablar con sus familias en absoluto. El hermano de Abdullah Öcalan compartió con el público que en la breve llamada telefónica, su hermano había expresado clara e inequívocamente su deseo de ver a sus abogados.

El 26 de mayo de 2021, 768 abogados, incluidos miembros activos y ejecutivos de numerosos colegios de abogados y organizaciones de derecho y derechos humanos de Turquía, realizaron una declaración pública en relación con la prohibición de las visitas de abogados en la que criticaban el grave grado de aislamiento en la práctica en la prisión de İmralı. Además, el 10 de junio de 2022, 775 abogados afiliados a 29 colegios de abogados de Turquía solicitaron a la Fiscalía Jefe de Bursa un certificado de autorización y pidieron que se permitiera el acceso a los abogados, pero la Fiscalía Jefe no respondió a esta solicitud.

Además, el 10 de junio de 2022, 775 abogados afiliados a 29 colegios de abogados de Turquía presentaron a la Fiscalía General de Bursa un certificado de autorización y solicitaron que se les concediera acceso, pero la Fiscalía General no respondió a esta solicitud.

Asimismo, 350 abogados de 22 países, especialmente países europeos, presentaron una solicitud al Ministerio de Justicia el 14 de septiembre de 2022 y 756 abogados de diferentes países de Oriente Medio presentaron una solicitud al Ministerio de Justicia el 19 de septiembre de 2022, solicitando acceso a la prisión de la isla de İmralı para una visita. Tampoco se dio respuesta a estas solicitudes.

A nosotros, las organizaciones jurídicas y de derechos humanos, que realizamos visitas a muchas cárceles, redactamos informes y hacemos declaraciones para identificar y prevenir violaciones de derechos en las cárceles, no nos es posible visitar la prisión de İmralı debido al régimen especial de ejecución en la práctica que también se incluye en los informes de su Comisión.

La prohibición de visitas de abogados que se practica en la prisión de İmralı contraviene claramente las Reglas mínimas de las Naciones Unidas para el tratamiento de los reclusos (las Reglas Nelson Mandela), actualizadas en 2015, las recomendaciones de su Comité y la Ley sobre la Ejecución de Sentencias y Medidas de Seguridad (Ley N° 5275). Nos gustaría recordar que los Estados tienen la obligación de garantizar que las personas encarceladas disfruten de sus derechos independientemente de su identidad, opinión política, identidad religiosa y étnica, género, orientación sexual y la naturaleza de su condena.

Mientras tanto, en vista de la persistencia de las severas condiciones de aislamiento/reclusión en régimen de aislamiento y de la falta de noticias de la prisión de İmralı, la Asociación de Derechos Humanos, la Asociación de la Sociedad Civil en el Sistema Penal, la Fundación de Derechos Humanos de Turquía, la Asociación La Asociación de Abogados Contemporáneos y la Asociación de Abogados por la Libertad presentaron una solicitud a su Comité en septiembre de 2021, solicitando que se realizara una visita a la prisión de İmralı.

Por otro lado, a petición de los abogados de Abdullah Öcalan, Ömer Hayri Konar, Hamili Yıldırım y Veysi Aktaş, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas decidió en septiembre de 2022 solicitar que se tomaran medidas provisionales para que los demandantes puedan reunirse con los abogados de su elección sin ninguna restricción, pero Turquía tampoco cumplió los requisitos de esta decisión. En enero de 2023, después de que los abogados informaran al Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas de la continua falta de información, el Comité recordó a Turquía la solicitud de una medida provisional, pero Turquía no la cumplió.

El CPT visitó Turquía por última vez del 20 al 29 de septiembre de 2022. Se comunicó que esta visita también incluía una visita ad hoc a la prisión de İmralı. Sin embargo, el 32º Informe General Anual, publicado en marzo de 2023, no incluye explicaciones detalladas sobre esta visita, sino que simplemente señala que “se prestó especial atención a las actividades comunitarias ofrecidas a los presos y al contacto con el mundo exterior”.

Se sabe que su Comité ha realizado 11 visitas distintas a la prisión de İmralı desde 1999. Su Comité, que es el único mecanismo internacional que hasta ahora ha podido realizar entrevistas en la prisión de İmralı, es también el testigo más cercano del deterioro de las condiciones de ejecución durante este período de más de 24 años. Sin embargo, tenemos la impresión de que el hecho de que el Comité no haya hecho ninguna declaración pública sobre su visita de 2022 y de que no haya ejecutado ningún procedimiento contra Turquía a pesar de que las violaciones identificadas en sus informes no fueron eliminadas posteriormente, alienta Turquía continúe con sus prácticas que contradicen sus compromisos internacionales.

En la etapa actual, debido al hecho de que las prácticas de Turquía en la prisión de İmralı se han vuelto crónicas, que el estado de incomunicación de los prisioneros se ha agravado cada día que pasa, que no ha habido cambios en las condiciones en la prisión de İmralı desde el informe del CPT del 5 de agosto de 2020, que no se ha realizado ni una sola visita de un abogado desde agosto de 2019 y que no se ha sabido nada de los reclusos de la prisión de İmralı desde la breve llamada telefónica de marzo de 2021, creemos que sería significativo que el Comité considerar ejecutar el procedimiento estipulado en el artículo 10 § 2 del Convenio Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes.

En relación con el agravamiento de la prolongada detención en régimen de incomunicación de los reclusos en la prisión de İmralı y la falta de cualquier cambio en sus condiciones, nosotros, las organizaciones jurídicas y de derechos humanos abajo firmantes, solicitamos al Comité, de conformidad con su mandato y responsabilidad en virtud de la Convención,

1- realizar una visita “urgente” a la prisión de İmralı y divulgar los resultados y los informes al público;

2- garantizar que las visitas de los abogados se realicen inmediatamente y que continúen y que ya no estén restringidas por decisiones judiciales ilegales;

3- garantizar que las visitas de familiares y tutores legales se lleven a cabo y que estas visitas continúen, y que ya no estén restringidas mediante sanciones disciplinarias ilegales;

4- en paralelo al establecimiento del derecho a recibir visitas, garantizar que los solicitantes puedan ejercer su derecho a comunicarse por teléfono de forma rutinaria;

5- garantizar que se levanten todas las restricciones a los medios de comunicación con el mundo exterior y con los abogados de los presos, como cartas, telegramas y faxes;

6- garantizar el fin de las restricciones de facto y de las prácticas ilícitas en materia de acceso a periódicos, revistas y libros,

7- tomar las medidas necesarias para que el informe del Comité y las conclusiones sobre su última visita a la prisión de İmralı se compartan con el público lo antes posible,

8- que adopte las medidas necesarias para eliminar las condiciones de tortura y otros tratos inhumanos y malos tratos y la incomunicación de los presos y que ejecute los procedimientos establecidos en el artículo 10/2 del Convenio en caso de que no se atienda la petición mencionada en el punto anterior”.

Fuente: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *