Palestina, Kurdistán y los mártires de Mayo

La Red de Solidaridad con Kurdistán publicó una declaración con motivo del 18 de mayo, que marca el aniversario del martirio de varios internacionalistas, como Haki Karer e Ibrahim Kaypakkaya.

A continuación publicamos la declaración completa:

El Movimiento por la Libertad del Kurdistán honra a los compañeros caídos, no olvidando nunca su legado y luchando en su nombre por el mundo en el que queremos vivir. Hoy, 18 de mayo, se cumple el aniversario del martirio de varios compañeros internacionalistas: Haki Karer e Ibrahim Kaypakkaya. Los recordamos por la influencia que tuvieron en los miembros fundadores de nuestro movimiento. Los recordamos con un significado revolucionario añadido, ya que miles de palestinos están en huelga general contra el apartheid del Estado israelí.

Estos revolucionarios eran de origen turco, pero cada uno ocupó su lugar en la lucha internacionalista por el socialismo y la vida libre en todas partes. Reconocieron que la libertad del pueblo turco estaba inextricablemente ligada a la libertad de los kurdos, los armenios y todas las demás naciones colonizadas que habían sido recogidas con la fundación del Estado turco en 1923.

Con los ataques contra el pueblo palestino, tanto en la Cisjordania ocupada como en Gaza, durante la última semana, vemos que el momento de recordar a estos revolucionarios y cómo centraron el internacionalismo como parte de sus propias luchas, no podría ser un mejor recordatorio para lo que necesitamos hacer como revolucionarios que viven en el actual período de capitalismo tardío. Es necesario ver cómo todas nuestras luchas están conectadas y cómo en todo lo que hacemos, debemos recordar centrar nuestro objetivo final: la liberación total, para todos los pueblos, en todas partes.

Ahora mismo, Palestina necesita nuestro apoyo y solidaridad. Muchos grupos revolucionarios en el Reino Unido tienen un enfoque, un tema por el que están luchando, o un aspecto del capitalismo contra el que están luchando. En cada caso, se puede encontrar una conexión con la lucha palestina, ampliando los horizontes de estas campañas y mostrando que a menudo hay fuerzas opresoras comunes.

Empresas globales como G4S son esenciales para el mantenimiento del apartheid en Palestina, ya que gestionan prisiones que detienen a los palestinos durante periodos de tiempo indeterminados, en condiciones espantosas. En el caso de G4S, está implicada en el complejo industrial penitenciario tanto en el Reino Unido como en Norteamérica, así como en la detención y deportación de inmigrantes en toda Europa. Es el tercer empleador privado del mundo. ¿Por qué y cómo una empresa de valores ha llegado a ser tan grande como para ser el mayor empleador de europeos y africanos en este planeta? ¿Cuál es la amenaza de la que se protegen?

Así como las empresas que apuntalan el esfuerzo capitalista operan globalmente, nosotros, como revolucionarios, también debemos operar globalmente y reforzar la lucha de los demás siempre que sea posible. En el caso del Movimiento por la Libertad del Kurdistán, la colaboración con la lucha palestina no es inédita. A principios de los años ochenta, muchos de los primeros guerrilleros del PKK fueron entrenados en el valle del Bekka, en Líbano, por el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP). La Primera Intifada se centró en la liberación de la mujer del mismo modo que lo hace ahora nuestro movimiento y compartió muchos de los valores fundamentales que mantenemos hoy.

Tanto Netanyahu como Erdogan se encuentran en posiciones políticas más débiles de lo que hemos visto en mucho tiempo. Sin embargo, ambos harán cualquier cosa para mantenerse en el poder y ambos tienen una población que pueden demonizar para ganar popularidad y mostrarse como líderes fuertes ante los nacionalistas y la extrema derecha de sus respectivos países.

El momento de los actuales ataques contra Gaza y la Cisjordania ocupada no podría haber sido mejor para Netanyahu; la frágil alianza de políticos israelíes y palestinos que constituía su principal oposición tras las últimas elecciones se ha desintegrado en la última ola de violencia. Esto significa que hay muchas posibilidades de que vuelva a tener la oportunidad de formar gobierno tras las próximas elecciones (las quintas en los últimos dos años).

Hay un dicho kurdo en Turquía que dice que cuando la lira baja de valor, fluye la sangre kurda. Turquía lleva años en un periodo de crisis económica y estancamiento bajo el partido gobernante AKP, ya que la guerra entre las fuerzas del Estado turco y la población minoritaria kurda ha alcanzado un nivel que no se veía desde la década de 1990. Ahora, mientras la pandemia del Coronavirus sigue asolando la economía turca impulsada por el turismo, el estado de la democracia y la situación de las minorías dentro de la frontera del Estado-nación turco siguen deteriorándose. En los últimos años, Erdogan ha encarcelado a más líderes del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) que nunca antes, ha instigado ataques continuos contra las fuerzas de la guerrilla en las montañas del Kurdistán del Sur (norte de Irak) y actualmente está deteniendo el flujo de agua hacia las regiones kurdas tanto de Siria como de Irak, lo que ha provocado una inminente catástrofe humanitaria.

A través de estos ataques a las influencias democráticas en Israel y Turquía, se logra el objetivo de mantener el poder y se puede mantener la dictadura en ambos países.

El 15 de mayo vimos al ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu, pronunciar un discurso en el que afirmaba que “Turquía siempre apoyaría a sus hermanos y hermanas palestinos”, ocultando la realidad de que el Estado turco es uno de los mayores importadores de armas israelíes. Durante la última invasión de Rojava, se hicieron ruidos similares en Tel Aviv en apoyo de la lucha kurda. Ambas declaraciones reflejan las palabras vacías de las naciones títeres del núcleo imperial y sus intentos de dividir y gobernar Oriente Medio.

Si los pueblos revolucionarios del Kurdistán y Palestina pueden ser enfrentados entre sí, a través de tales declaraciones, nunca veremos una colaboración como la que ocurrió en el Valle del Bekka en los años 80 y nuestros movimientos serán más débiles por ello. Divide y vencerás es una táctica clásica del imperialismo y no se debe permitir que perjudique nuestra lucha común.

Por lo tanto, terminamos esta declaración recordando a nuestros compañeros caídos y saludando a la lucha palestina. ¡Viva el internacionalismo! Viva la lucha en Palestina.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *