Crear un desierto y llamarlo paz: la guerra del agua de Turquía contra Rojava

En la Biblia se le llama el gran río. El Éufrates alimentó la cuna de la civilización en la antigua Mesopotamia. Pero, para Turquía, es otra arma de guerra.

El sistema de grandes represas de Turquía no se trata solo de irrigación y generación de energía hidroeléctrica. Es una fuente de poder político en toda la región.

La geografía ha permitido a Turquía controlar más del 90% del agua que fluye por el Éufrates y el 44% en el Tigris. Las 22 represas del Proyecto del Sureste de Anatolia le dan al gobierno turco un dominio absoluto sobre Siria e Irak, y no tienen reparos en usarlo.

Ya en 2019, Turquía había reducido el flujo de agua a Irak en un 80% estimado de su tasa de 1975, lo que provocó la desertificación y los desplazamientos masivos de población, y había reducido el suministro, ya escaso, a Siria en un 40%.

Se supone que un acuerdo de 1987 garantizaría una cantidad mínima de agua a ambos países, pero desde mucho antes de que Recep Tayyip Erdogan llegara al poder, Turquía ha mostrado su desprecio por tales restricciones. En la inauguración de la presa Ataturk, en 1992, el entonces presidente Suleyman Demirel, anunció: “Tenemos derecho a hacer lo que queramos”.

Sin embargo, lo que estamos viendo ahora es algo diferente. Turquía ha superado la codiciosa monopolización de los recursos y la insensible indiferencia por las necesidades de sus vecinos. Sus restricciones al flujo de agua hacia el Éufrates son un asalto deliberado contra la gente del norte y este de Siria (Rojava); un intento de socavar la Autoridad Autónoma (AANES) establecida por los kurdos y sus aliados, al privar a la gente de la necesidad más fundamental de la vida.

Puede que no estén oficialmente en guerra, pero esto es efectivamente un asedio, así como un crimen contra la humanidad. Durante algún tiempo, Turquía ha estado aumentando deliberadamente la presión sobre el suministro de agua de la región (en 2019, el nivel del agua en el lago más grande de Siria cayó alrededor de un metro), pero el 27 de enero la guerra del agua de Turquía entró en un nuevo nivel de violencia. Desde esa fecha, en lugar de los 500 metros cúbicos por segundo estipulados en el acuerdo de 1987, Turquía está liberando solo 200.

Ya sea directamente o a través de pozos que dependen del nivel del agua, el Éufrates proporciona agua a una población similar en tamaño a la de Escocia. Les proporciona el agua que necesitan para beber, que riega su agricultura y que genera la mayor parte de su energía eléctrica.

Para el 8 de mayo, la agencia de noticias ANHA informó que 30 estaciones de bombeo de agua estaban fuera de servicio y otras operaban a la mitad de su capacidad. Cientos de miles de personas tuvieron que depender del agua suministrada en tanques. A medida que el río que fluye se ha reducido a charcos estancados, las comunidades que dependen del agua del río sin tratar, están expuestas a la contaminación bacteriana. El Éufrates se ha convertido en un caldo de cultivo para los mosquitos y los flebótomos portadores de enfermedades. Todo esto está sucediendo durante una pandemia global y en un área donde las temperaturas de verano están comúnmente en los 30 grados.

Bajo el régimen de Bashar Al-Assad, esta región se utilizó como granero de Siria. La AANES ha fomentado la siembra de hortalizas y huertos en lugar de algunos de los cultivos más hambrientos de agua, como el trigo y el algodón, pero estos cultivos aún necesitan agua.

La situación se ha visto agravada por las lluvias excepcionalmente escasas de este año. Miles de hectáreas de trigo están amenazadas y los campos de cultivos fallidos se están dedicando al pastoreo. La cosecha destruida también está generando temores de escasez de semillas para el próximo año.

El precio de los alimentos para animales ha subido y, con un número creciente de personas que intentan vender algunos de sus animales para sobrevivir, los precios del ganado han caído. Una gran parte de la población trabaja en la tierra y depende de la cosecha o del ganado para ganarse la vida.

Un número sorprendentemente elevado de personas también trabajaba, hasta hace poco, como pescadores. La pesca sostuvo a 300 familias solo en Raqqa, pero ahora hay poco que pescar y ningún lugar para que los peces se reproduzcan y aseguren su supervivencia futura.

A fines de abril, seis de las ocho turbinas en la presa Tabqa tuvieron que ser apagadas y solo una turbina estaba funcionando en la presa Tishneen. El severo racionamiento de la electricidad está afectando a todas las industrias, incluida la fabricación de maquinaria esencial. Si las industrias no pueden funcionar, esto también afecta los empleos y los medios de vida, con más repercusiones en la economía.

Los hospitales, panaderías y molinos funcionan con generadores. Los precios de los paneles solares y el diésel para generados en el mercado negro se están disparando. El gas para cocinar es escaso y la gente depende de las peligrosas estufas de queroseno.

Irak, río abajo, desde Siria, ha informado que el agua que están recibiendo se ha reducido a la mitad, pero el impacto aún no es tan dramático.

El gobierno de Damasco a menudo se ha mostrado satisfecho de ver cómo se ejerce presión sobre la población de la AANES, con la esperanza de que finalmente se vea obligada a volver al control del régimen. No fue hasta el 6 de mayo, más de tres meses después de que Turquía cortó los grifos, que protestaron por la ruptura del acuerdo de agua de 1987, y el ministro sirio de Recursos Hídricos exigió que Turquía liberara la parte de Siria y pidió a las organizaciones internacionales que intervinieran.

Las advertencias dentro de la región de una inminente catástrofe humanitaria y los repetidos llamamientos a la intervención internacional, han caído en oídos sordos. Aunque el acceso a agua adecuada se reconoce como un derecho humano, y aunque la escasez de agua y los conflictos por el agua se reconocen como problemas grandes y crecientes, las organizaciones internacionales están incluso menos equipadas para abordar los problemas del agua que otros desastres.

Turquía votó en contra de la Convención de las Naciones Unidas de 1997 sobre el derecho de los usos de los cursos de agua internacionales para fines distintos de la navegación, y no se ha adherido a ella. Como ha señalado el director regional de Voice of America, “Turquía está apuntando esencialmente a la seguridad y estabilidad de la región, que es uno de los objetivos de la Coalición Internacional y la comunidad internacional en la región”. Pero la Coalición Internacional ha hecho poco para intervenir.

Para la gente de Hasakah y sus pueblos y aldeas circundantes, la agresiva crisis del agua ha durado mucho más. Desde que Turquía capturó la estación de bombeo de Alouk en su invasión de octubre de 2019, el suministro de agua se ha cortado repetidamente durante semanas.

La estación abastece de agua a unas 460.000 personas. Los intentos de construir una ruta de suministro alternativa no parecen haber dado frutos, y la gente se queda dependiendo de los camiones cisterna y del agua de pozo de mala calidad. Las milicias mercenarias de Turquía utilizan estos cierres para obligar a la AANES a suministrar mayores cantidades de electricidad a las áreas que han ocupado. En el caso de Hasakah, tanto Rusia como Estados Unidos han intervenido para facilitar las negociaciones, pero esto difícilmente resuelva los problemas subyacentes.

En la guerra de Turquía contra los kurdos, el medio ambiente ha sido una gran víctima con otras formas. Esto es más que un daño colateral. Es parte de una destrucción deliberada de todo lo kurdo. La escala de destrucción -ambiental, cultural y social- resultante de la represa Ilisu, recientemente terminada en Turquía, fue tan ampliamente condenada que incluso hizo que las empresas internacionales retiraran sus inversiones. Los temores incluían impactos río abajo en las marismas de Irak, pero la destrucción más inmediata fue en la región kurda dentro de las fronteras de Turquía. (Es una amarga ironía que la fuente del Éufrates también esté dentro de Kurdistán).

En el sudeste de Turquía / Kurdistán del Norte, el ejército turco tala bosques en su intento de expulsar a las guerrillas kurdas. En África ocupada, sus milicias delegadas han devastado el campo. Las milicias han cortado y quemado más de un millón de olivos y árboles forestales en flagrantes actos de violencia destructiva, que parecen no tener otro propósito que el de simbolizar el poder bruto.

En época de cosecha, los agricultores del norte y este de Siria tienen que vigilar constantemente a los pirómanos de las milicias que incendian sus cultivos: otro ataque ilegal contra la población civil.

Turquía tiene como objetivo la comida y el agua de todos los que viven en la región. Todavía no es un genocidio, pero, si se permite que continúe, en eso podría convertirse. ¿Tendremos que esperar a que la catástrofe que se avecina se convierta en una verdadera hambruna antes de que el mundo se dé cuenta?

FUENTE: Sarah Glynn / Green Left / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *