Para los yezidíes la curación sigue siendo un largo camino

Para los yezidíes, el mes de agosto marca siete años desde el genocidio de 2014, cuando el Estado Islámico (EI) atacó su tierra natal en Sinjar (Shengal), en Irak. Durante su ataque en Irak y Siria, el grupo terrorista mató a miles de yezidíes, secuestró a miles de mujeres y niñas para usarlas como esclavas sexuales, tomó a niños para entrenarlos como terroristas suicidas y combatientes, desplazó a cientos de miles de personas y destruyó sus aldeas. 

El Estado Islámico consideraba herejes a los yezidíes, y cuando el grupo radical controló la ciudad de Sinjar, les dio el ultimátum de convertirse al Islam o morir.

En mayo pasado, un equipo de la ONU que investiga las atrocidades del EI dijo que tiene pruebas claras de que los crímenes contra los yezidíes, al ser una minoría religiosa, constituyen un genocidio, por lo cual se necesita apoyo y asistencia a los supervivientes. Tras el anuncio de la ONU, Nadia Murad, una mujer yezidí que sobrevivió a las atrocidades del EI para convertirse en el rostro del movimiento internacional para exigir justicia, remitió el caso a la Corte Penal Internacional (CPI). Después de muchos años, un tribunal podría establecer un marco para la justicia y la retribución.

Siete años después del genocidio, a pesar de la derrota territorial del Estado Islámico y de las medidas tomadas para compensar y ayudar a la comunidad yezidí, la mayoría todavía se sienten insegura. Como minoría religiosa maltratada muchas veces durante siglos, los yezidíes sienten que no están seguros, ya que la justicia por los delitos cometidos contra ellos sigue sin cumplirse. Las leyes de los países donde viven no los protegen.

Este sentimiento de inseguridad se exacerbó después de la incursión turca en el norte de Siria en 2018 y la captura de Afrin, y los ataques aéreos turcos en curso en las áreas yezidíes en Irak. Turquía afirma que está apuntando a militantes del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK). Según grupos de derechos humanos locales, de los 25.000 yezidíes que vivían en 22 aldeas en Afrin antes de la incursión turca de 2018, solo 5.000 permanecen en sus hogares. La mayoría de los yezidíes en Siria huyeron de sus aldeas por temor a otro genocidio por parte de las milicias sirias, respaldadas por Turquía, que se apoderaron de muchas casas yezidíes, incluida el hogar y la granja de mis abuelos.

Muchos yezidíes aún no confían en la capacidad de diferentes gobiernos y sociedades para protegerlos. Como minorías, se sienten vulnerables en medio de las luchas en curso entre las facciones mayoritarias que luchan por ganancias políticas y territoriales. Muchos yezidíes expresan su deseo de trasladarse a otro país, un lugar donde se sientan protegidos por la ley y donde puedan practicar sus tradiciones y celebrar su fe abiertamente sin intimidación ni miedo.

Esto resalta la importancia de redactar leyes en los países donde viven los yezidíes para brindar protección y rehabilitación. Solo en marzo pasado, el presidente iraquí Barham Salih firmó un proyecto de ley de reparación que brinda a los sobrevivientes yezidíes apoyo financiero, atención médica, oportunidades laborales, educación y reconstrucción de hogares y aldeas. Tiene el mandato de establecer un departamento especial en el gobierno iraquí para los asuntos yezidíes. Esto representa el primer reconocimiento de los yezidíes como un grupo distinto en la historia de Irak. Un primer paso importante en la dirección correcta en la búsqueda de justicia para los sobrevivientes yezidíes, pero aún no se ha traducido en acciones sobre el terreno. Sin embargo, los refugiados sirios-yezidíes no tienen muchas esperanzas de que el régimen sirio los reconozca, ni de los mercenarios que se apoderaron de sus hogares en Afrin.

Como miembro de la comunidad siria-yezidí, siempre ha sido mi misión personal cubrir, informar y amplificar las voces de los supervivientes yezidíes, dondequiera que residan. Es fundamental transmitir sus testimonios de genocidio y examinar cada detalle de esta historia. Pedirle a un sobreviviente que cuente sus historias es una experiencia dolorosa. Algunos sobrevivientes les repiten una y otra vez que contarle al mundo es una forma de lograr la justicia.

Pero esta no es la actitud de todos en la comunidad. Algunos prefieren escapar de los recuerdos y esconderse del mundo con su agonía. Este deseo de desaparecer de los tormentos desplazó a los yezidíes a los campos de refugiados. En 2020, escribí un artículo sobre el aumento de casos de suicidio entre los yezidíes, principalmente aquellos que aún viven en campamentos esperando a sus seres queridos desaparecidos.

Un caso fue el de Dai Shirin, una mujer yezidí de 53 años, que se prendió fuego en el campo de refugiados de Khanki, en la provincia de Duhok (Irak), después de no poder determinar el destino de su esposo y sus seis hijos. Siete años después del genocidio, el trauma es una preocupación creciente entre los yezidíes y encontrar formas de lidiar con el trauma se ha convertido en un tema importante que debe ser priorizado.

Esto subraya el problema de las 2.800 mujeres yezidíes que siguen desaparecidas; sus familias las siguen buscando. La Casa Yezidí en Siria estima que 250 mujeres yezidíes desaparecidas podrían seguir viviendo en campamentos de refugiados, particularmente en el campamento de Al Hol. Estas mujeres ocultan que son yezidíes porque temen represalias si exponen sus antecedentes religiosos. Muchos de los yezidíes desaparecidos fueron secuestrados a la edad de 4 o 5 años y fueron sometidos al adoctrinamiento del Estado Islámicos durante los últimos seis años.

Otras mujeres yezidíes siguen ocultando sus identidades porque no quieren dejar atrás a sus hijos nacidos de las violaciones cometidas por los mercenarios del EI. El Consejo Espiritual Yezidí, la máxima autoridad entre los yezidíes, pidió a sus miembros en 2019 que aceptaran a todos los sobrevivientes yezidíes de las atrocidades del EI, pero unos días después el Consejo emitió otra declaración excluyendo a los niños nacidos por violaciones. Los funcionarios kurdos en el noreste de Siria abrieron un orfanato para acoger a los niños que quedaron atrás. Según Ruken Ahmed, copresidente del Comité de Liberación de la Mujer, el orfanato acogió a 36 niños, todos menores de 5 años.

Los yezidíes que trabajan para encontrar a las mujeres desaparecidas dicen que saben que algunas pueden haber sido llevadas a Idlib, en el noroeste de Siria, y hasta Turquía, donde las retienen para pedir un rescate. Encontrar y salvar a estas mujeres necesita atención y apoyo inmediatos.

Los activistas yezidíes exigen que el gobierno iraquí y el liderazgo yezidí ayuden a los sobrevivientes a reconectarse con sus familias y facilitar la reintegración. Esto es simplemente un paso, ya que el regreso de los sobrevivientes no pone fin a la terrible experiencia, sino que inicia otro capítulo en sus vidas, que requerirá un largo tiempo de apoyo para ayudar a reconstruir sus vidas destrozadas.

FUENTE: Nisan Ahmado / Wilson Center / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.