Paso a paso nos acercamos a la revolución de las mujeres del siglo XXI + Fotos

En Artea, País Vasco, se llevó a cabo un campamento de Jineolojî al que asistieron 50 mujeres de diferentes partes de Europa y Latinoamérica.

A veces hay momentos, acciones, tiempos o sucesos que crean grandes cosas, y que aun tiempo después su influencia es visible. La llegada de Heval Sara a Euskal Herria hace algunos años, un país de pueblo resistente que ha protegido su lengua ancestral y su cultura que viene de la sociedad natural, significó uno de estos momentos y la conexión que creó se sigue fortaleciendo paso a paso. El segundo Campamento de Jineolojî en Europa se celebró en 2018 en Bilbao con la participación en su mayoría de mujeres del sur de Europa. Después de ello cada año se han llevado a cabo diferentes campamentos en Alemania, Italia, Estado español, Francia…. Este año los pasos de Jineolojî han vuelto a la antigua tierra que marcada por la huella de Heval Sara.

El 2 de agosto empezó el Campamento de Jineolojî Şehîd Tolhildan Raman en el valle de Artea, en Euskal Herria, con la participación de 50 mujeres de diferentes regiones de Països Catalans, Castilla, Euskal Herria y América Latina – Abya Yala. El campamento se abrió con un minuto de silencio por las mártires y con un video de Şehîd Tolhildan Raman. Durante el video, las participantes del campamento escucharon con atención y emoción las palabras de la madre de Şehîd Tolhildan dando su agradecimiento al campamento de Jineolojî. El salón de los seminarios estaba adornado con fotografías de Şehîd Tolhildan, fotografías de las tres compañeras de las YPJ (Unidades de Defensa de Mujeres) asesinadas el pasado 22 de Julio en el 10º aniversario de la revolución de Rojava, fotografías de grandes revolucionarias como Alexandra Kollontai, Berta Cáceres, Louise Michel y Leyla Agirî. Nos fijamos especialmente en la fotografía de Şehîd Lêgerin, que sintió el llamado a la lucha en Kurdistán, y con la fluidez de la historia que hace crecer nuevas raíces como gotas de lluvia, mujeres de la tierra de Şehîd Lêgerin sintieron la llamada de Jineolojî y con su participación en el campamento se convirtieron en su puente.

Desde hace tiempo se desarrollan diferentes trabajos de Jineolojî en Catalunya, Euskal Herria y otros territorios del Estado español. Esto ha sido motivo para que mujeres de diferentes lugares de estos territorios y mujeres migrantes de Abya Yala participaran en el campamento con su ser, su identidad y su cultura. Con la organización colectiva de la vida y con la herencia histórica de las mujeres, cada comuna se puso el nombre de una mártir: Susana Arregi, Dolores Cacuango (Mama Dulu), Olivia Arévalo, Rogelia Cruz… mujeres luchadoras de sus y por sus territorios.

El programa del campamento fue realmente diverso y enriquecedor: al inicio se abrieron los temas del campamento con conceptos básicos para entender el paradigma del Movimiento, tales como Sociedad Natural, Modernidad Capitalista y Modernidad Democrática, Sociedad ética y política, Nación Democrática, Ética y Estética y Xwebûn. Sobre esta base, se continuó con las rupturas de género para entender el desarrollo del sistema patriarcal. El segundo día de campamento pasó con la historia del movimiento de mujeres de Kurdistán a través de las experiencias de Heval Sara así como con la filosofía de vida del movimiento. Esa misma tarde, a través del teatro pudimos presentar los aprendizajes del día de una forma artística. Realmente cuando las mujeres se juntan entre sí se muestra una hermosa fuerza creativa.

El tercer día del campamento empezó con la metodología de Jineolojî, continuó con un taller de la espiral de la historia de las mujeres y finalizó con una acción en solidaridad con las luchadoras en Kurdistán en la plaza del pueblo de Artea con la participación de los y las habitantes del pueblo. El cuarto día, abrimos los temas y debatimos acerca del liberalismo, la guerra especial y la politización de nuestras emociones para poder analizar y superar los efectos de la Modernidad Capitalista en nuestra personalidad. El último día del campamento, con la historia de las mujeres del pueblo Aymara, los levantamientos en los países de Abya Yala y el impacto y la resistencia de las mujeres durante en el franquismo, presentado por el grupo de investigación de Jineolojî de Catalunya, se mostró una vez más la diversidad en la unión de las mujeres.

La última tarde se realizó una moral donde cada una de las participantes compartió su color cultural. Desde un poema de una mujer vasca definiendo al pueblo vasco como “un pueblo indígena de Europa”, mostrando el dolor que este pueblo ha vivido en la lucha y con la esperanza de poder vivir en libertad en el futuro, hasta divertidos teatrillos acerca de la vida en el campamento, desde danzas andinas llenas de fuerza hasta bailes de la sagrada tierra de Mesopotamia, Kurdistán.

El día 8 de agosto se finalizó el campamento con la presentación de los trabajos de Jineolojî y con la voluntad de las participantes de seguir ampliando la red de la ciencia de las mujeres. Cada mujer quiere conocer su sociedad e historia y ser un motor de lucha con la fuerza tomada del campamento. De esta manera, podemos decir que paso a paso nos acercamos a la revolución de las mujeres del siglo XXI.

FUENTE: Jineoloji.org

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.