“Preocupaciones legítimas de seguridad” de los kurdos y algunas cuestiones abiertas

Hay reacciones muy diferentes al mendaz plan de Erdogan de sacrificar a los kurdos en el debate sobre la ampliación de la OTAN. Suecia y Finlandia se unirán a la alianza militar en un futuro próximo. Sin embargo, el acuerdo para que ambos países ingresen en la OTAN sólo se produjo cuando la Turquía de Erdogan renunció a su veto, y sólo después de que se firmara un memorando que convertiría una vez más a los kurdos en víctimas.

En detrimento de los kurdos, el memorando promete mucho para Turquía. Tras la cumbre de la OTAN celebrada en Madrid los días 29 y 30 de junio, el periódico británico The Economist escribió: “Recep Tayyip Erdogan vuelve a casa triunfante”. El ultranacionalista Devlet Bahçeli, que es el socio no oficial de la coalición de Erdogan, dijo en este contexto: “Es una ganancia estratégica para nuestro país y al mismo tiempo un éxito nacional”. Hasta cierto punto tiene razón cuando dice que es un “éxito nacional”, porque el gobierno turco está en guerra contra los kurdos y por tanto necesita “éxitos nacionales”.

En lugar de escuchar las voces de los kurdos, se ha dado espacio a la política de amenazas y chantajes de Erdogan. Una vez más, se habla de los kurdos, pero no con ellos. Por lo tanto, es aún más necesario examinar los debates actuales desde la perspectiva kurda. Por ello, como representante europeo del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), en el que los kurdos desempeñan un importante papel, me gustaría hacer precisamente eso para contribuir a este importante debate.

Si entendemos el Kurdistán como la zona geográfica donde vive la mayoría de los kurdos, vemos que ha estado bajo dominio colonial desde la partición del Kurdistán y, por tanto, la fundación de Turquía hace casi 100 años. El nacionalismo de los nuevos y poderosos líderes militares de estos países ha llevado a una represión sangrienta, discriminatoria y sistemática de los kurdos y sus movimientos políticos durante casi 100 años. Por lo tanto, no es erróneo decir que el Kurdistán es una colonia internacional en la que todos, excepto los kurdos, se enriquecen. Por lo tanto, para entender el Kurdistán, es necesario mirarlo en el contexto de la descolonización.

Los kurdos han sido y son tutelados por los respectivos estados coloniales como Turquía, Irán, Siria e Irak. Privados de su libertad, su cultura está siendo asimilada y los que se resisten han sido/son masacrados y criminalizados. Miles de pueblos kurdos despoblados y asesinatos sin resolver, decenas de miles de presos políticos y prohibiciones de partidos políticos, organizaciones y asociaciones son sólo algunos ejemplos de una larga lista que se puede atribuir al Estado turco para imponer una represión sistemática contra los kurdos.

Precisamente aquí es donde surge la preocupación por la seguridad de los más de 40 millones de kurdos. No existe ningún organismo oficial que represente los intereses y derechos kurdos a nivel internacional. Son patrocinados por los estados coloniales, como ha hecho la Turquía de Erdogan en las recientes discusiones sobre la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN. Son las potencias coloniales las que presentan la resistencia kurda contra la explotación y la exclusión imperantes como una amenaza a la seguridad. Si se puede acusar a los kurdos de algo en la actualidad, es de no haber resistido lo suficiente en el pasado para evitar el colonialismo. Esto no significa que deban construir necesariamente un Estado-nación, sino que deben luchar por la libertad y reconocer los derechos democráticos con estructuras autónomas de autogobierno en los respectivos Estados.

Por lo tanto, la amenaza o los problemas de seguridad no se derivan de la lucha legítima de los kurdos, sino de la política de negación y asimilación de los Estados coloniales, especialmente del Estado turco, que intenta reprimirlos ilegítimamente de forma hostil. En este contexto, los ataques y ocupaciones en el norte de Siria y el norte de Irak son una expresión directa de esta política.

En resumen, los opresores no pueden tener preocupaciones legítimas de seguridad. Por el contrario, los oprimidos tienen preocupaciones de seguridad que deben ser apoyadas moral, política y legalmente por todos los demás.

Por lo tanto, el juicio de varios organismos internacionales de que Turquía tiene “preocupaciones de seguridad válidas y el derecho a luchar contra el terrorismo” es una manipulación y, por lo tanto, un instrumento utilizado arbitrariamente por la Turquía de Erdogan para socavar los derechos legítimos de los kurdos y otros pueblos.

No podemos olvidar que, históricamente, la existencia del Estado turco se basa en los genocidios de armenios y asirios y en la negación de la existencia de otros pueblos, especialmente de los kurdos. En consecuencia, se combate a todos los que cuestionan la doctrina del Estado turco.

Esta es la razón por la que los kurdos de Turquía tienen un problema existencial. Por lo tanto, el problema de 100 años y el conflicto de 40 años son el resultado de la ideología del Estado turco. El problema no son los kurdos, sino la ideología del Estado turco. La ideología tiene un carácter antikurdo, que también se refleja en la constitución. Para sobrevivir en estas circunstancias, la resistencia es prácticamente una necesidad para los kurdos. Todas las fuerzas que defienden las legítimas preocupaciones de seguridad de los kurdos, hacen política y ofrecen resistencia, reciben naturalmente el apoyo justificado del pueblo kurdo. Pero, ¿cómo se puede resistir en una región en la que todos los Estados coloniales son tan brutales? Desde el punto de vista kurdo, es por tanto comprensible decir que Saddam Hussein y Erdogan son dos cuerpos diferentes, pero una sola mente.

El preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas dice: “Considerando que es indispensable que, para que el hombre no se vea obligado a recurrir, como último recurso, a la rebelión contra la tiranía y la opresión, los derechos humanos sean protegidos por el imperio de la ley”.

La tiranía y la opresión fueron y son actos arbitrarios de los ocupantes del Kurdistán. Por lo tanto, según el derecho internacional, los kurdos se ven obligados a rebelarse y sus acciones son, por tanto, legítimas.

Pero quienes declaran en su preámbulo que la insurrección y la resistencia contra la tiranía y la opresión son una necesidad, protegen a los tiranos y opresores cuando se trata de los kurdos. No se trata de un juego de culpas, sino de una dolorosa realidad.

Sacrificar la libertad y la vida de un grupo en aras de la seguridad de otro es más que brutal e ilegítimo. Pero esta brutalidad siempre encuentra su lugar en la constelación estatal actual, debido a la necesidad de los Estados de consolidar sus posiciones. ¿Cuál es el papel de las Naciones Unidas al permitir que cientos de naciones sean explotadas por unos 200 estados nacionales?

Los kurdos tienen que justificarse constantemente cuando se resisten a sus opresores. ¿Por qué no existe un punto internacional para los kurdos en el que puedan pedir cuentas a sus opresores? ¿Qué sentido tiene el derecho internacional si no puede proteger los derechos de un pueblo como el kurdo?

¿Qué tienen que ver Suecia y Finlandia con los kurdos? ¿Por qué prometen cumplir a costa de los kurdos?

Las preocupaciones en materia de seguridad expresadas por Turquía durante su oposición a las solicitudes de ingreso en la OTAN de Suecia y Finlandia son “válidas”, dijo el jefe de la alianza atlántica, Jens Stoltenberg, en la fase previa a la cumbre de Madrid. ¿Por qué nadie cuestiona esta declaración ilegítima de Stoltenberg, que da vía libre a Erdogan para que siga oprimiendo y atacando a los kurdos? La primera ministra sueca, Magdalena Andersson, también se mostró comprensiva con las preocupaciones de Erdogan y dijo: “Nos tomamos muy en serio las preocupaciones turcas, sobre todo las de seguridad en el contexto de la lucha contra el terrorismo”.

¿Dónde empiezan y terminan las preocupaciones de seguridad de un Estado que hace la guerra equipado con todo tipo de armas modernas? ¿Cómo se puede dar la vuelta a la amenaza de seguridad que supone Turquía para los kurdos? Ya sea dentro de Turquía o fuera de sus fronteras, en el norte de Irak o en el norte de Siria, Turquía ataca a los kurdos para evitar que triunfen.

Por consideraciones o cálculos geoestratégicos y geopolíticos, organismos internacionales como la OTAN, la UE (Unión Europea) y el PE (Parlamento Europeo) atribuyen a Turquía problemas de seguridad que ponen en peligro la seguridad de otros, especialmente de los kurdos. Veamos brevemente un ejemplo concreto. La resolución del Parlamento Europeo del 7 de junio de 2022, en el informe de la Comisión sobre Turquía 2021, afirma: “(El PE) reconoce que Turquía tiene preocupaciones legítimas en materia de seguridad y el derecho a luchar contra el terrorismo”.

El mismo Parlamento aprobó una resolución el 11 de marzo de 2021 sobre “El conflicto en Siria: 10 años después del levantamiento” con la siguiente e interesante resolución: “(…) pide a Turquía que retire sus tropas del norte de Siria, que está ocupando ilegalmente al margen de cualquier mandato de las Naciones Unidas; condena los traslados ilegales por parte de Turquía de sirios kurdos del norte de Siria ocupado a Turquía para su detención y enjuiciamiento, en violación de las obligaciones internacionales de Turquía en virtud de los Convenios de Ginebra; insta a que todos los detenidos sirios que han sido trasladados a Turquía sean repatriados inmediatamente a los territorios ocupados en Siria; expresa su preocupación por el hecho de que los desplazamientos que está llevando a cabo Turquía puedan equivaler a una limpieza étnica contra la población kurda siria; subraya que la invasión y la ocupación ilegales de Turquía han puesto en peligro la paz en Siria, Oriente Medio y el Mediterráneo oriental; condena firmemente el uso por parte de Turquía de mercenarios sirios en los conflictos de Libia y Nagorno-Karabaj, en violación del derecho internacional”.

La resolución también habla de “invasión y ocupación ilegal por parte de Turquía” y de “limpieza étnica de la población kurda siria”. Antes de que se le permita a Turquía volver a preocuparse por su seguridad, debería rendir cuentas por lo que ha hecho en Siria. Por lo tanto, la opinión pública y los políticos no deben permitir que el nuevo memorando bajo los auspicios de la OTAN entre Suecia, Finlandia y Turquía, que fue adoptado debido a intereses geoestratégicos y geopolíticos, ponga en peligro la seguridad de los kurdos una vez más.

Los kurdos no forman parte de un órgano de decisión cuando se trata de la cuestión de si la OTAN debe ampliarse, reducirse o incluso disolverse. Pero tienen razón al exigir un compromiso claro con el derecho internacional, la democracia y la libertad, que también debería aplicarse a los kurdos. Ningún otro organismo tiene derecho a abusar de ellos para su propio beneficio y provecho, ni Turquía ni la OTAN.

El acuerdo firmado significa lo siguiente para los kurdos: la hostilidad del régimen de Erdogan hacia los kurdos y su hostilidad hacia la democracia están inequívocamente documentadas. Con la ayuda del chantaje, Erdogan está tratando de exportar su hostilidad kurda y su política de guerra a Suecia y Finlandia. En este caso, las normas aplicables a la democracia, las libertades y los derechos humanos no son formuladas por Suecia y Finlandia, sino por el propio Erdogan. Si no se da marcha atrás, este acuerdo pasará a la historia como un documento oficial de hostilidad hacia los kurdos. Por lo tanto, es una vergüenza para los valores humanos universales, de los que Suecia y Finlandia se consideran, o querrían ser, la vanguardia. Además, Erdogan intenta criminalizar la solidaridad con la lucha por la libertad kurda. Nadie debería complacer a Erdogan con tales compromisos. Por el contrario, la demanda de libertad y democracia de los kurdos debe ser despenalizada.

Mario Dragi (presidente de Italia en funciones cuando fue publicado el artículo) había dicho lo siguiente sobre el tema de Erdogan el año pasado: “Con estos dictadores, llamémosles por su nombre, pero los necesitamos, hay que ser directos y dejarles claro que se tiene una visión diferente de la sociedad”. “Pero también hay que trabajar con ellos para garantizar los intereses del propio país. Hay que encontrar el equilibrio adecuado”, declaró Dragi. Pero no hay que olvidar que esos equilibrios tienen consecuencias dolorosas. Hannah Arendt dijo que nadie tiene derecho a obedecer. Nosotros, el HDP, los pueblos y especialmente los kurdos representados en el HDP, no obedecemos a Erdogan y a su régimen autoritario. Los demás tampoco deberían hacerlo. No es Erdogan sino nuestros valores universales los que deben determinar el futuro.

FUENTE: Devriş Çimen (representante europeo del Partido Democrático de los Pueblos –HDP-) / www.dinamopress.it / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.