Presentan otra denuncia en la ONU contra las fuerzas ocupantes del cantón kurdo de Afrin

La ONG Maat for Peace (Asociación para el Desarrollo y los Derechos Humanos), reconocida como una entidad consultiva especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, difundió una investigación sobre las violaciones a los derechos humanos cometidos por las fuerzas de ocupación en el cantón kurdo de Afrin, en el norte de Siria.

Días atrás, otra ONG asociada a la ONU (Partners For Transparency, Socios por la Transparencia) había revelado los crímenes que cometen los grupos terroristas, respaldados por Turquía, contra la población de Afrin que no fue desplazada de manera forzosa.

A continuación publicamos el informe completo:

Desaparición forzada: mujeres en Afrin

Preámbulo

Durante los últimos diez años, el pueblo sirio ha sufrido en todas partes el conflicto, incluyendo una severa represión y ataques brutales por parte de las facciones armadas respaldadas por Turquía, que han participado en la comisión de ejecuciones extrajudiciales, el reclutamiento de niños para luchar en zonas de conflicto, lanzando campañas de detenciones arbitrarias y desapariciones forzadas, a veces acompañadas de la tortura de las víctimas y la denegación de su acceso a juicios justos, además de secuestrar mujeres y traficar con seres humanos. Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, estos mercenarios han detenido a civiles en lugares desconocidos por supuestos cargos de pertenencia a grupos políticos o armados, lo que hace saltar las alarmas sobre el destino de estos civiles y su ejecución extrajudicial. Por lo tanto, consideramos a Turquía, como potencia ocupante, responsable de estas violaciones cometidas por sus aliados.

En este contexto, más de 200 casos de mujeres secuestradas por grupos armados respaldados por Turquía han sido documentados desde la invasión de Afrin, en marzo de 2018, incluyendo 88 mujeres y niñas que habrían sido secuestradas en Afrin en 2020. Entre ellas, 35 han sido supuestamente liberadas tras el pago de un rescate, mientras que otras 51 siguen desaparecidas. Siete casos tenían como objetivo mujeres identificadas específicamente como miembros de comunidades religiosas minoritarias: cinco mujeres yezidíes y dos alevíes. La División Hamza, apoyada por Turquía, ha estado supuestamente implicada en el secuestro de mujeres y violencia de género desde que tomó el control de Afrin, en 2018, y es responsable de la mayoría de los incidentes denunciados.

A este respecto, Maat for Peace (Asociación para el Desarrollo y los Derechos Humanos) presenta al Consejo de Derechos Humanos esta declaración sobre las mujeres desaparecidas de Afrin, secuestradas por las facciones armadas respaldadas por Turquía, con el objetivo de presionar al gobierno turco para que ponga fin a las continuas violaciones cometidas por sus grupos armados aliados en Afrin y hacer que los responsables rindan cuentas.

Secuestros y detenciones arbitrarias de mujeres de Afrin por las facciones armadas respaldadas por Turquía

Las facciones armadas respaldadas por Turquía han estado implicadas en secuestros y detenciones de mujeres de Afrin, con el objetivo de desplazar e intimidar a la población autóctona u obtener rescates. En enero de 2021, las facciones armadas respaldadas por Turquía asaltaron el hogar de dos niñas, las detuvieron sin cargos concretos y su destino sigue siendo desconocido. En diciembre de 2020, se informó que 10 mujeres habían sido secuestradas por las facciones armadas respaldadas por Turquía. Dos de ellas habrían sido liberadas, una asesinada y siete siguen desaparecidas.

En este contexto, mercenarios de la División Sultán Murad habrían secuestrado a una ciudadana en su domicilio del clan árabe al-Umerat por supuestos vínculos con las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS). Le robaron sus pertenencias y dinero, entre ellos 10.000 dólares, 25 millones de libras sirias, su ordenador portátil y su teléfono personal, así como dos coches. La investigación confirmó que la víctima trabaja con una organización de ayuda, y no hay pruebas que demuestren su implicación con las Fuerzas Democráticas Sirias.

La víctima fue asesinada por los mercenarios, ya que su cuerpo fue encontrado tirado en una carretera cerca de la escuela rural de la antigua Afrin, el 19 de enero de 2021.

Las minorías religiosas no se han salvado de las atrocidades cometidas por las facciones armadas respaldadas por Turquía. El 4 de diciembre de 2020, Feylaq al-Sham detuvo a una mujer yezidí de la aldea yezidí de Basofan, en la zona ocupada de Afrin, sin una acusación concreta. Fue sometida a tortura en una prisión de la facción situada en el pueblo de Isk antes de ser trasladada a un lugar desconocido; su destino sigue siendo desconocido. En noviembre de 2020, las facciones respaldadas por Turquía llevaron a cabo 11 secuestros y desapariciones forzadas de mujeres en Afrin, una de ellas fue liberada y otras 10 siguen desaparecidas. El 23 de noviembre cuatro mujeres fueron detenidas en la aldea de Baflorê, en Jinderes, por supuestos vínculos con las de las Fuerzas Democráticas Sirias, y están retenidas en Jinderes pidiendo un rescate de 2.000 liras turcas por cada una.

Por casualidad, se localizó a detenidas en los centros de detención secretos de la facción Al Hamza. El 29 de mayo de 2020 se hizo viral en las redes sociales un vídeo de la sede de la facción Al Hamza, apoyada por Turquía, mientras era asaltada por hombres armados y civiles. El vídeo mostraba a ocho mujeres, con un niño, detenidas por la facción armada. El asalto tuvo lugar después de que un miembro de la facción Al Hamza, el 28 de mayo de 2020, lanzara una granada contra una tienda perteneciente a un civil desplazado a la fuerza de Ghouta Oriental, matando a dos civiles, entre ellos un niño, e hiriendo a otros. Soliviantados por este incidente, los residentes salieron a la calle en protesta por los repetidos ataques contra los ciudadanos y exigiendo la extradición de los implicados.

Aunque el vídeo mostraba la liberación de las mujeres, su paradero sigue siendo desconocido, y sus identidades, nombres y motivos de detención, también son un misterio. Hay noticias contradictorias y aterradoras de que han sido entregadas a la facción Al Hamza, que es conocida por sus incalificables violaciones, robos, secuestros, asesinatos y aterrorizar a los civiles. Junto con la desaparición de las mujeres, los activistas pudieron podido documentar los nombres de dos mujeres que aparecían en el vídeo: Haifa AlJasem, de Afrin, detenida desde 2018, y Rukan Manla, de la ciudad de Juweik, que lleva detenida desde julio de 2019, lo que significa que al menos una de las detenidas ha pasado dos años retenida en un cuartel de la facción militar sin que su familia conozca su ubicación, los motivos de su detención o las circunstancias por las que ha pasado.

Recomendaciones

Por último, Maat for Peace condena la discriminación injustificada entre seres humanos por motivos de etnia, religión, región o sexo, y responsabiliza a las autoridades de facto de Afrin, encabezadas por las fuerzas turcas, de la liberación y la seguridad de las mujeres detenidas. Las facciones del Ejército Nacional Sirio (ENS), o la policía militar o civil, no podrían cometer tales violaciones si no fuera por la tolerancia de Turquía. También hacemos un llamamiento a todas las organizaciones y organismos locales e internacionales de derechos humanos y humanitarios, así como a las partes internacionales que influyen en el expediente sirio, para que ejerzan presión sobre el gobierno turco para que ponga fin a las violaciones de los derechos humanos en las zonas bajo control de sus fuerzas en el norte de la República Árabe Siria. También pedimos al gobierno turco que actúe urgentemente y presione a sus fuerzas, al Ejército Nacional Sirio y a la policía militar y civil en la ciudad de Afrin para que:

–Revelen el paradero y la identidad de las mujeres detenidas, y las liberen inmediatamente.

–Abran una investigación sobre los motivos de su detención y sus condiciones durante el periodo de detención, y hagan rendir cuentas a los responsables.

–Liberen inmediatamente a todos los detenidos en los cuarteles de las facciones militares, especialmente mujeres y niños, y hagan rendir cuentas a los responsables.

–Pongan fin en Afrin a las detenciones sin una orden oficial emitida por una autoridad judicial competente.

–Pongan fin a los casos de detención sin juicio.

–Permitan que organizaciones imparciales tengan acceso a todos los centros de detención e inspeccionen las condiciones humanitarias de los detenidos, especialmente de las mujeres.

FUENTE: Rojava Azadi Madrid / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *