RiseUp4Rojava celebra el 6º aniversario de la victoria de Kobanê

El 26 de enero de 2015 Kobanê fue liberada convirtiéndose en un símbolo de resistencia en todo el mundo. RiseUp4Rojava rinde homenaje a quienes liberaron la ciudad del ISIS.

El 26 de enero de 2015 es una fecha que el pueblo de Kobanê, de Rojava, de la región y, de hecho, del mundo entero, nunca olvidará.

En este día, Kobanê ha dejado su huella en el paisaje revolucionario común. Se ha dado a conocer en todo el mundo como un símbolo de la resistencia común, la lucha común y la victoria común contra el fascismo y por una vida alternativa liberada por las mujeres, democrática radical y ecológica que debe defenderse constantemente en medio del caos, la guerra y la destrucción, provocados por el sistema de estado-nación en crisis de la modernidad capitalista.

RiseUp4Rojava recordó que hace 6 años, “tras 134 días de dura lucha y con el heroico sacrificio de nuestros mártires, el Estado Islámico fue derrotado en Kobanê”. A partir del 15 de septiembre de 2014, las bandas asesinas y fascistas del Estado Islámico marcharon desde los cuatro costados hacia la ciudad de Kobanê con el fin de expandir su autoproclamado califato, que ha sido apoyado por el Estado fascista turco desde el principio. Sin embargo, la resistencia heroica y la lucha común de los miles de combatientes de las unidades de protección de las mujeres y el pueblo, YPJ y YPG, de la población de Kobanê, de las diversas resistencias en todas las partes del Kurdistán, como los escudos humanos en la frontera con Bakur (Kurdistán del Norte), y de los millones de personas de todo el mundo, todos unidos más allá de cualquier frontera, nos llevaron a nuestra victoria común en defensa de la revolución de Rojava / Noreste de Siria.”

La declaración añadía: “Especialmente en tiempos de creciente explotación capitalista, control estatal y opresión en todo y especialmente durante la pandemia global, el pueblo de Rojava/Siria del Nordeste está dando respuestas muy prácticas a las principales cuestiones de nuestro tiempo, y nuestras victorias comunes nos han dado esperanza en todo el mundo. Sin embargo, la guerra y el caos se alimentan diariamente, y los enemigos fascistas, capitalistas e imperialistas de esta revolución ponen en peligro y atacan las victorias y esperanzas comunes sin descanso. Desde 2016, el Estado fascista turco, bajo la dirección del dictador Erdogan y junto con sus aliados islamistas, ha invadido repetidamente las zonas liberadas de Rojava/Noroeste de Siria y actualmente está ocupando grandes partes desde Afrin hasta Serêkaniyê. La guerra diaria, y los continuos ataques genocidas en y contra todas las partes de Rojava, como en la región de Afrin, en Ain Issa, en Kobanê, en Til Temir, así como en otras regiones más allá de Rojava, donde la gente está trabajando hacia la construcción de una vida libre y autónoma, muestran claramente que el estado fascista turco -al revivir también constantemente sus bandas islamistas- no tiene ninguna intención de parar, sino que tiene como objetivo aniquilar totalmente nuestras victorias comunes, nuestra esperanza de libertad, nuestra revolución.”

La declaración continuaba: “Las potencias imperialistas, que van desde la OTAN hasta la Federación Rusa, junto con las instituciones financieras y las corporaciones globales, no sólo permanecen en silencio, sino que están legitimando el fascismo turco a través de su apoyo político, económico, diplomático y militar al régimen de Ankara, beneficiándose de las masacres y los ataques contra el pueblo y la revolución en Rojava y todo el Kurdistán.

El pueblo de Rojava y del Kurdistán muestra una resistencia permanente y heroica a estos continuos ataques, defendiendo y continuando la construcción de nuestra revolución común. El apoyo global al fascismo turco tiene que ser combatido continuamente también a nivel internacional, y nuestra política de protesta tiene que aumentar también a la resistencia política permanente como antifascistas que están decididos a defender nuestra revolución.”

RiseUp4Rojava subrayó que “al seguir movilizándose, organizándose y actuando (en forma de bloqueo, ocupación, interrupción), seguimos dando pasos hacia el aplastamiento del fascismo turco de una vez por todas. Y al seguir construyendo las estructuras que Rojava nos ha ido mostrando prácticamente, a pesar de todas las dificultades de todas las direcciones, defendemos las victorias duramente ganadas como se había hecho hace 6 años en la batalla de Kobanê.”

ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *