Roboski y Zakho, y la historia menos cierta de Kurdistán

Se han hecho comparaciones entre la masacre de Zakho, en la que a principios de este mes murieron nueve civiles y decenas resultaron heridos, y la masacre de Roboski, en la que en 2011 murieron 34 civiles. Mientras reflexionaba sobre las similitudes en la deliberación, la desvergüenza, la impunidad y la clara identificación de las masacres como crímenes de guerra, descubrí que mi mente divagaba hacia los recuerdos que tengo de Roboski. Recuerdos de escenas, olores, sonidos, colores que completaron la historia más allá de la cruel realidad.

La masacre de Roboski, para aquellos que no lo saben, ocurrió el 28 de diciembre de 2011. Por la noche, la fuerza aérea turca bombardeó a un grupo de comerciantes fronterizos (también conocidos como contrabandistas) que se acercaban a la frontera con Turquía desde el área de Zakho con sus mulas cargadas con té, gasolina y tabaco. Murieron 34 personas, 19 de ellas menores de edad. La masacre de Roboski no fue un accidente. Lo sé con certeza porque investigué el caso a fondo.

No podría haber hecho ese trabajo de investigación sin visitar muchas veces los pueblos de donde eran las víctimas, por períodos de tiempo más largos. Por lo general, me quedaba con Pakize y sus cinco hijos pequeños, quienes perdieron a su esposo y padre Osman en el bombardeo. Ver su vida cotidiana de cerca me ayudó a comprender el contexto más amplio de lo que sucedió. Pronto supe que si explicaba lo que había sucedido y por qué, en realidad explicaría todo el problema kurdo en Turquía. Esto resultó en mi primer libro sobre los kurdos.

Día de la Madre

Estar allí servía para dos propósitos. Uno fue que muchos métodos periodísticos no funcionan en Turquía. No se puede presentar una solicitud de libertad de información, no se puede entrevistar a alguien del ejército o del gobierno, no hay muchas formas de verificar la información que brinda la gente. Muchas cosas solo las pude comprobar yendo allí en persona.

Lo segundo es que, como escritora y periodista, tienes que mostrar, no contar. “Los aldeanos son pobres” lo dijo la hija de Pakize, que me llevó a la tienda local a comprar un cuchillo de fruta para su madre para el Día de la Madre. “Los contrabandistas usan mulas porque son más fuertes que los burros y los caballos”, me contó en medio de una escena en la que las mulas venían retumbando por el camino de la montaña en el crepúsculo, guiadas por los contrabandistas y soportando en sus delgadas patas al menos cien kilos de carga. “La vida tradicional sigue a pesar de la guerra”, me relató para describir a las mujeres yendo a la montaña a ordeñar las cabras y verlas sin pestañear cuando aparecían en el cielo helicópteros del ejército.

Vegetación

Lo que es absolutamente genial del periodismo ahora, en comparación a cuando investigué la masacre de Roboski en 2012 y 2013, es que ahora tenemos OSINT, u Open Source Intelligence. Si la masacre de Roboski ocurrió ahora, todo lo que tenía que hacer para comprobar la ubicación de los puestos del ejército era abrir Google Earth Pro, acercar el borde y encontrarlos. Podría verificar distancias con la regla práctica de la Tierra, encontrar los caminos que usaron los comerciantes fronterizos, usar la máquina de retroceder en el tiempo para verificar la vegetación antes y después de la masacre, e investigar qué reveló sobre el impacto de las bombas. Pude verificar dos veces si la tierra al otro lado de la frontera era realmente plana y relativamente yerma y, por lo tanto, inútil para los guerrilleros que necesitan lugares para esconderse.

OSINT es una bendición en la investigación de violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra en lugares de difícil o incluso imposible acceso. También en la masacre de Zakho, Google Earth y las redes sociales de expertos en armas y municiones han revelado mucha información, señalando a Turquía como el perpetrador. La gente en el centro turístico de montaña donde ocurrió la masacre hizo videos que fueron útiles para armar la línea de tiempo de los eventos.

Recuerdos

Pero, ¿qué pasa con la imagen más completa de la vida del pueblo en las montañas cercanas a Zakho? El pueblo había estado bajo presión para evacuar durante años, pero el centro turístico proporcionó ingresos a las personas y deseaban quedarse. Supongo que eso cambia ahora, pero ¿quién está ahí para documentar la historia? Zakho está, como vuela el pájaro, a solo 34 kilómetros de Roboski. Puedes comparar ambas masacres, pero son parte de una historia, y esa es la historia de cómo la gente común lleva la peor parte de la violencia estatal fascista de Turquía.

La violencia se ha ido tanto de las manos que ya no es posible tomarse el tiempo de contar la historia completa desde el suelo, con todo el color, los olores, los sonidos, las emociones y las atmósferas que están inextricablemente conectadas con la historia kurda, y los turistas árabes que, en este caso, formaban parte de ella. La militarización total de las áreas fronterizas también está militarizando la historia de Kurdistán, robándole no solo sus sentidos sino también las historias personales y comunitarias que la gente tiene para contar, con todo su conocimiento, experiencias y memorias. La historia de Kurdistán conocida por el mundo exterior es cada vez más incompleta. Y con eso, menos cierta.

FUENTE: Fréderike Geerdink / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.