“Si no podemos hacer nuestro propio cine, nadie más lo hará”

El director de cine Haşim Aydemir dice que el pueblo kurdo ha entrado en un período activo y productivo en muchos campos culturales como la literatura, la política y el arte. “Hay valor. Pero hay miles de historias kurdas no contadas que esperan ser contadas. Estas se convertirán poco a poco en películas”, afirma.

Haşim Aydemir sólo tenía nueve años cuando vio las películas del director kurdo Yılmaz Güney en la gran pantalla. Entró en el mundo del cine viendo estas películas. Vio el cine como un campo mágico e influyente. Aunque su pueblo del distrito de Lice, en Amed, donde nació, fue incendiado por el Estado turco, siguió los pasos de Yılmaz Güney en Adana, donde emigró con su familia años después, para responder al genocidio a través del arte y el cine.

Aydemir, que estudió primaria, secundaria y bachillerato en Adana, se graduó en periodismo en la Universidad de Estambul. En la universidad dio sus primeros pasos en el cine de forma profesional. Rodó series como Ax û Jiyan, Malino, Ref, algunos documentales y tres largometrajes por medio de un trabajo colectivo.

Posteriormente ha rodado los largometrajes 14 July y Blackberry Season. Además, pronto estrenará Devran in Sur (Amante de las palomas), su primer largometraje de humor negro. Rodada en Amed, Devran in Sur cuenta la historia de tres jóvenes llamados Titi, Dodo y Şaşo.

Aydemir se inspiró en las historias del Movimiento por la Liberación del Kurdistán y adaptó con éxito estas historias a la gran pantalla. Las historias de la resistencia y la lucha kurdas dejan su huella en las películas de Aydemir, que utiliza con éxito la historia de la resistencia kurda a través de las metáforas y las imágenes mediante el arte y el cine.

Hemos hablado con sobre su vínculo con el cine, las películas que ha rodado y sus nuevos proyectos.

-Se le conoce como director de películas como 14 July y Blackberry Season. ¿Cuándo y cómo empezó su aventura cinematográfica?

-De niño, seguía con curiosidad y emoción las películas que se estrenaban en los cines de verano de Adana. Cuando íbamos a las salas de cine lo veía como un espacio mágico. Esa atmósfera creada en la imagen que emerge de la luz y se refleja en la pantalla creó en mí un fuerte amor por el cine. En la época del vídeo, nuestras familias veían películas a escondidas. Años después, me di cuenta de que las que veía eran las películas de Yılmaz Güney: Yol, El rebaño, El muro, y otras películas… De hecho, los años noventa fueron un periodo en el que no sólo se prohibieron las películas y el pensamiento de Yılmaz Güney, sino también su nombre. Yılmaz Güney estaba al servicio de su propia identidad y puntos de vista con su arte y su cine. A medida que una persona toma conciencia, adquiere un cierto conocimiento. Yılmaz Güney también me dio la conciencia de servir con mi identidad, mi yo y el arte.

Yo estudié periodismo en la Universidad de Estambul. Mi asignatura optativa era Cine. Había un Club de Cine en el Centro Cultural de Estudiantes. Había debates sobre cine y se veían películas. Mientras estudiaba cine en la universidad, también realizaba estudios de cine en el club. Después de cierto tiempo, me centré por completo en el cine. Leía historias y escribía guiones. La mayor parte de mis investigaciones y críticas se dirigían al cine. Llevaba a cabo una búsqueda. Esta búsqueda me llevó a tomar conciencia de que nuestra era es la era visual y que la visualidad se encuentra en el cine. El cine tenía una vertiente de concienciación y otra de entretenimiento. Por ello, mi interés por el cine aumentó aún más. Hice cortometrajes durante mis años de escuela. Trabajé en platós. Me concentré en poner mis experiencias en la escuela y en los platós al servicio del cine de mi pueblo.

-¿Qué directores del cine kurdo le han influido más y cómo han contribuido a crear su identidad como director?

-Como kurdos, empezamos a hacer cine muy tarde. Hay películas rodadas principalmente en los años 90. Podemos ver películas importantes entonces. Yılmaz Güney contribuyó mucho a establecer la infraestructura del cine kurdo. Lo más importante es que se hicieron películas en las cuatro partes del Kurdistán, en las montañas, y yo las vi todas. Hay un mundo de cine creado por Halil Dağ y sus amigos en las montañas. Halil Dağ demostró que el cine puede desarrollarse en espacios libres. Intentó crear un lenguaje cinematográfico y artístico con sus puntos negativos y positivos. El cine de Halil Dağ también tiene un impacto y un papel importante en mí.

Yılmaz Güney debutó en el cine dirigiendo su cámara hacia sí mismo con su propia identidad. “Como kurdo, puedo hacer una película”, dijo Güney. Antes de eso, los kurdos y las kurdas esperaban como si fueran un pueblo que esperaba ser descubierto por alguien. Las películas rodadas de este modo eran problemáticas. Yılmaz Güney, en cambio, captó la realidad muy bien y tal como es, con el arte y el lenguaje del cine, cuando dirigió la cámara hacia su propio pueblo. Halil Dağ construyó un cine pionero en la lucha por la libertad. Utilizó el poder del cine para presentar un ejemplo de una nueva perspectiva para los kurdos y las kurdas a través de sus propias identidades libres.

Hay miles de cineastas entre el pueblo kurdo. En las cuatro partes del Kurdistán hay también una parte que está cerca del cine de las potencias dominantes, con cineastas pasivos. Sin embargo, con la energía creada por el movimiento de liberación, cuando los kurdos y las kurdas se volvieron activos, comenzaron a mostrarse en el cine. Halil Dağ consiguió esto. Los kurdos y las kurdas que rompieron su personalidad colonial están creando un cine libre.

-¿Qué películas y series de televisión ha rodado? Las películas que ha rodado se centran más en las historias. ¿Qué película ocupa un lugar importante en su cine?

-Rodamos las series de televisión Ax û Jiyan, Malîno y Ref en Amed. En 2012, rodamos el documental Dema Evîn Dikeve Dil sobre los presos que hicieron ayuno de muerte. Convertimos en película la resistencia del 14 de julio (1982), una de las más importantes del Movimiento por la Libertad del Kurdistán, con 14 July. Tuvimos la oportunidad de filmar las torturas, las prácticas inhumanas y la gran resistencia del movimiento por la libertad kurda en la prisión de Amed. Fue una película importante en la historia del pueblo kurdo. Representa mi periodo más importante en el cine, desempeñando un papel decisivo en mi identidad cinematográfica. Creo que he contribuido a la lucha por la libertad de mi pueblo a través del arte y el cine. Puedo decir que es una película que me ha creado.

Esta película desempeña un papel importante en el retrato de la lucha de resistencia del Movimiento por la Libertad, con su propia dinámica, sus cineastas y sus artistas. El pueblo kurdo reivindicó la película del 14 July. La vimos en los cines con el público. Podemos convertir nuestras propias luchas e historias en películas, y formar sentimientos y percepciones.

-¿Qué papel desempeñó la lucha del Movimiento por la Liberación del Kurdistán y la Revolución de Rojava en el desarrollo del cine kurdo?

-Podemos decir que hemos entrado en un periodo activo y productivo en muchos campos como la literatura, la política y el arte. Este desarrollo fue el resultado de la lucha del Movimiento por la Liberación del Kurdistán. En un espacio libre como la Revolución de Rojava, los cineastas comenzaron a producir películas y documentales. Los kurdos y las kurdas empiezan ahora a tener un papel protagonista.

El cine tiene un valor creado tanto por las historias como por la dimensión de la escritura de las historias. Y el pueblo kurdo tienen miles de historias no contadas. Estas historias se convertirán poco a poco en películas. Yılmaz Güney, que dio el primer paso en este sentido, llevó al cine a una determinada etapa. Luego Halil Dağ lo hizo en los campos de la libertad. Después, decenas de nuestros artistas produjeron películas en las cuatro partes del Kurdistán y en la diáspora. Creo que hemos llevado el cine kurdo a un cierto nivel gracias a estos valores.

-Blackberry Season se basa en un libro muy leído y admirado. ¿Cómo decidió rodar la película? ¿Puede hablarnos de su aventura de rodaje?

-Blackberry Season ocupa un lugar importante en el cine kurdo. Es una historia real escrita por Murat Türk. Convirtió su vida como guerrillero del Movimiento de Liberación del Kurdistán en una novela. Cuando lo leímos entre amigos, decidimos adaptarlo en una película. Era una bonita historia. Filmamos los 45 días de búsqueda de un guerrillero por sus amigos. Erol Balcı escribió el guión.

Había películas de guerrilleros rodadas por Halil Dağ. Las vimos. Estas tuvieron un impacto en nosotros. La creación de esos valores en espacios libres y en condiciones difíciles nos creó una gran emoción. Nos preguntamos por qué no podíamos hacer una película de guerrilla de forma profesional. Decidimos hacer una película de guerrilla por primera vez en nuestra región. Un artista no puede ser independiente de su propia sociedad y de las condiciones en las que vive. Los años 90 fueron un periodo en el que yo también estuve involucrado. Mis experiencias no eran independientes de las experiencias de esa sociedad. Mi pueblo también fue quemado; mi hermano fue guerrillero. Así que esta historia tenía un punto de partida.

Estos temas se trataron antes en algunas películas, y estos despertaron en mí lo siguiente: si no podemos hacer nuestro propio cine y contárselo a nuestra propia gente, nadie más podrá hacerlo. Por eso, como artista y cineasta, decidí adaptar al cine las realidades de mi propio pueblo.

-¿Qué dificultades experimentó durante el rodaje de la película?

-Estábamos pensando si podríamos encontrar algo relacionado con incidente en Bingöl, pueblos quemados y montañas en Pencewîn. Y nos encontramos con un hecho interesante: vimos que muchos pueblos de Sulaymaniyah fueron quemados y destruidos por Saddam (Husein). De hecho, vimos que los kurdos y las kurdas vivieron hechos similares en las cuatro partes del Kurdistán. Después de encontrar lugares y montañas similares, vimos las similitudes en los kurdos y las kurdas de las cuatro partes del Kurdistán: sus pueblos siempre son destruidos por los invasores, sus identidades son negadas, su realidad es aniquilada, y todo esto se hace por medio de la opresión y la persecución. En este punto, vimos que el viento de libertad creado por el Movimiento de Liberación del Kurdistán tenía que encontrarse de alguna manera, y esa manera era el arte. Unimos esta energía con el cine. Los actores de la película estaban formados por algunos artistas de Sulaymaniyah, algunos artistas de Bakur, la mayoría de los actores del campamento de refugiados de Makhmur. También rodamos con un equipo formado por personas de distintas nacionalidades, como azeríes, árabes y persas. También se trataba de nuestra perspectiva de la vida. Somos un movimiento humano. Por tanto, nuestro cine es también el cine de la humanidad. Contribuimos al proceso de creación de nuestra propia libertad con el cine.

Blackberry Season fue una película rodada en condiciones muy duras. La película 14 July también se rodó en condiciones difíciles. Pero los kurdos nunca hemos vivido un proceso cómodo, siempre hemos vivido en condiciones difíciles.

Empezamos el rodaje de Blackberry Season en agosto de 2017 y lo terminamos en un mes y medio. El tema de la película no era muy independiente de las experiencias que tuvimos nosotros mismos y los actores y actrices. Los aldeanos que viven en el lugar donde se rodó la película sufrieron una persecución similar por parte de Saddam. Todos compartimos nuestros sentimientos. Todos, desde el trabajador del plató hasta el ayudante de cámara, trabajaron en esta película con su propia singularidad. Por eso esta película se rodó de forma colectiva.

-¿Qué tipo de dificultades encuentra para hacer llegar sus películas al público?

-Uno de los mayores problemas de nuestro cine es el de la distribución. Deberían proyectarse en las salas de cine de forma profesional.

-¿Dónde se poyectó Blackberry Season y dónde puede verse ahora?

-Se proyectó en cines de Europa. También se proyectará en Rojava dentro de cuatro meses. Pero ahora hay también algunos festivales celebrados por kudos y kurdas, como el Festival de Cine Kurdo de Ámsterdam y el Festival de Cine Kurdo de París. Ahora la gente sigue de cerca su propio cine. Se alegran cuando ven sus propias películas. Este entusiasmo y energía nos afecta también a nosotros, animándonos a hacer otras películas. Porque la gente apoya los valores que creamos. Nos gustaría dar las gracias a la gente que ve nuestras películas. Nuestra película se proyecta en muchos países europeos. Esta película pertenece a la gente.

-Has rodado otra película después de Blackberry Season. ¿Cuál es la historia de esta película? ¿Cuándo se proyectará?

-Después de Blackberry Season, en 2019 rodé mi tercer largometraje llamado Devran in Sur. Mostramos Amed a través de tres personajes llamados Doto, Titi y Şaşo, que crecieron con la cultura Qirix en los años 90. De hecho, intentamos presentar las experiencias de la gente de Amed con todo el equipo técnico del cine, en forma de documental, a través de tres amigos. Sırrı Süreyya Önder y muchos actores y actrices valiosos han actuado en la película, que se proyectará en otoño.

Se trata de una comedia negra. Intentamos explicar el dramático mundo en el que viven los kurdos con un poco más de humor, para hacer sonreír a nuestra gente. Tenemos un pueblo fuerte detrás de nosotros y nosotras. Un artista tiene éxito mientras no se separe de su pueblo. No pensamos en apretarnos en un espacio reducido y hacer sólo películas de festival. Nuestra única preocupación es llegar a nuestra gente allí donde esté, utilizando cualquier medio. Intentamos hacer llegar nuestras películas a nuestra gente, a veces en las salas de cine, a veces en los festivales, a veces en la televisión y a veces en las redes sociales.

Nuestro pueblo apoyó a Yılmaz Güney, así como a Halil Dağ. Hay una historia de 40 años creada por el Movimiento de Liberación del Kurdistán. Se pueden hacer miles de películas a partir de lo ocurrido en esta historia. Las epopeyas e historias kurdas deberían convertirse en películas. Hubo rebeliones vividas por los kurdos en el siglo XIX, como la rebelión de Şheik Seîd, las rebeliones de Rıza y Ağrı y más de veinte rebeliones más. Los kurdos nunca se han doblegado ante los colonialistas; siempre se han rebelado. Como artistas, debemos rebelarnos con nuestro arte. Junto con nuestro pueblo, convertiremos estas historias de rebelión en películas. Seguiremos adaptando al cine tanto las historias actuales como las históricas. Seguiremos llegando a nuestro pueblo con las películas que hagamos.

-Por último, ¿qué le gustaría decir al público que sigue de cerca sus películas?

-El cine no es un lugar para tener miedo. Los cineastas que vengan después de nosotros verán nuestros defectos y producirán películas y obras más fuertes. Siempre que crean en lo que hacen. Tenemos un gran movimiento de libertad detrás de nosotros y nosotras, y este movimiento tiene energía. El movimiento, que definimos como el movimiento de la humanidad, también ha creado su propio cine. Creo que en el futuro tendremos decenas de películas.

FUENTE: Günay Aksoy / ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.