Rojava sitiada: análisis desde el escenario del crimen de guerra

El 20 de noviembre de 2023, el Centro Kurdo de Estudios (KCS) celebró una mesa redonda especial sobre el impacto de los bombardeos turcos unas seis semanas después de su inicio. La mesa redonda se tituló “Rojava bajo asedio: Análisis desde el escenario del crimen de guerra”, moderado por los codirectores Hawzhin Azeez y Thoreau Redcrow. Ambos han pasado largas temporadas en Rojava y han escrito extensamente sobre los aspectos geopolíticos, de seguridad e ideológicos de la región.

El panel comenzó con una introducción del KCS como centro de investigación, que se estableció en 2014 en Alemania, publicando principalmente en árabe. Sin embargo, desde 2023 el centro ha comenzado a publicar en inglés y en kurdo para llegar a un público más amplio. Aunque comenzó en Alemania, el centro cuenta ahora con un equipo de personas en los Países Bajos, Australia y Estados Unidos, además de un equipo de investigación recientemente añadido en la propia Rojava. Como parte de su investigación, el KCS se centra en cuestiones que afectan directamente al Gran Kurdistán (a través de Turquía, Irán, Irak y Siria) y a la diáspora kurda.

Este panel específico se diseñó para dar a conocer los retos geopolíticos y las luchas a las que se ha enfrentado recientemente la AANES (Administración Autónoma del Norte y Este de Siria), centrándose especialmente en los bombardeos y ataques de octubre por parte de Turquía, que han sido los peores y más duros hasta la fecha.

El KCS también trató de poner de relieve la cuestión de los ataques contra Rojava para contrarrestar la flagrante hipocresía de Turquía en la escena internacional recientemente, al observar el codirector Thoreau que “durante semanas hemos escuchado a Erdoğan sermonear al mundo sobre qué es un objetivo apropiado y cómo los civiles no son objetivos apropiados en Gaza, mientras que el Estado turco considera esencialmente a cada kurdo de Rojava un objetivo militar justificable”.

Por supuesto, en los debates, los panelistas y la discusión subsiguiente también involucraron un panorama más amplio de las cuestiones políticas, económicas, humanitarias y de seguridad sobre el terreno. Cuestiones como la ocupación en curso de Afrin desde 2018 por el Estado turco, la invasión de Serekaniye en octubre de 2019, así como el impacto a largo plazo del terrorismo de Estado del régimen turco en la región desde el punto de vista económico, social, cultural y político.

Los panelistas

Lucas Chapman

“Cualquiera con un ligero conocimiento de las leyes y normativas internacionales, sabe que según las Convenciones de Ginebra esto es un crimen de guerra, al atacar infraestructuras que se utilizan explícitamente con fines civiles”.

El primer orador fue Lucas Chapman, periodista independiente estadounidense que ha pasado muchos años en Rojava. Durante un año fue redactor jefe de la sección inglesa de North Press Agency y ha colaborado con Arab News, The Post Internazionale y Zenith Magazine.

Lucas habló de los ataques explícitos y directos contra la infraestructura civil, los cuantiosos daños causados y la lucha de las comunidades por sobrevivir mientras tanto. Señaló que durante un mínimo de diez días no hubo gas, agua ni electricidad en toda la región. Lucas también se refirió a las recientes entrevistas que mantuvo con civiles y periodistas sobre el terreno.

Algunos extractos destacados de las declaraciones de Lucas:

“Las docenas de entrevistas que mi colega Ali Ali ha realizado durante el último mes aproximadamente revelan una tragedia humana bastante intensa. Hemos escuchado historias de traumas mentales y angustia realmente intensos, con mujeres y niños que olvidan a sus familiares y básicamente se quedan mudos. Completamente incapaces de hablar, no sólo de lo que presenciaron, sino de cualquier cosa… son realmente muchas historias de horror”.

“Estos ataques con drones arrebatan a la región su derecho natural a defenderse, sobre todo porque muchos de estos funcionarios (asesinados) han sido miembros de unidades antiterroristas que han llevado a cabo la lucha contra el Estado Islámico (ISIS). La segunda es la cuestión de los daños colaterales, ya que en los últimos dos años, Turquía se ha vuelto cada vez más audaz en sus ataques contra zonas residenciales en lugar de instalaciones militares”.

“Ha habido muchos casos de niños heridos o muertos por estos ataques y bombardeos. Recientemente, por ejemplo, un ataque con drones en Derik… dos niños resultaron heridos, uno de ellos muy grave, cuando fue atacado fuera de su casa por un ataque con drones en medio de un barrio residencial. Uno de los niños se vio obligado a llevar a su amigo gravemente herido varias manzanas hasta una motocicleta que pasaba por allí. Porque todo el mundo tenía demasiado miedo para salir a ayudarle. Lo que trae a colación otra cuestión, que son los ataques de doble impacto que se han vuelto cada vez más comunes. En una sociedad basada en la ayuda y la asistencia a los necesitados o a los que sufren, la gente tiene demasiado miedo como para salir a ayudarles”.

“Después de haber estado sobre el terreno en Rojava desde 2016 en diversas capacidades, me he dado cuenta de que era la niña mimada de todos los periodistas del mundo hasta que ISIS fue derrotado territorialmente, y luego todo el mundo simplemente se levantó y se fue. Caricaturescamente, simplemente se fueron… Me gustaría que los medios de comunicación en general tuvieran un poco más de capacidad de atención y un poco más de seguimiento de estos conflictos”.

Khabat Abbas

“La persecución de combatientes kurdos por drones(turcos) está dando apoyo moral a ISIS para atacar”.

El segundo ponente fue Khabat Abbas, periodista independiente, investigador y consultor de Rojava. Con más de una década de experiencia, ha trabajado con varias ONG, entre ellas ACNUR, Amnistía y Conflict Armament Research Center. También ha escrito para muchos medios de comunicación internacionales, como ABC, Washington Post y Der Spiegel.

Khabat, como periodista sobre el terreno, presentó sus conclusiones tras los bombardeos de octubre por parte de Turquía, su impacto en la población civil y, quizás lo más importante, lo que esto ha significado en relación con la reaparición de ISIS en la región. Como periodista que vive en Qamishlo, relató aterradoras experiencias personales al esconderse de los bombardeos turcos y el miedo y el terror que ha causado la incertidumbre. Su descripción de la situación sobre el terreno para los civiles fue sombría y aterradora.

Khabat se refirió a la repercusión de los bombardeos turcos en el resurgimiento de ISIS y a los militantes de ISIS capturados por las FDS (Fuerzas Democráticas Sirias) que jaleaban los bombardeos y celebraban el asesinato de los kurdos. Durante una visita al campamento de Roj, que alberga a las familias de ISIS y a sus esposas, las mujeres celebraron los bombardeos, proclamando alegremente “¡Turquía nos rescata!”.

Khabat habló de los desgarradores dilemas éticos y morales de tener que escribir sobre el bombardeo de su comunidad pero estar demasiado traumatizada para hacerlo. Habló de la falta de ética de entrevistar a su comunidad devastada por la guerra sobre el impacto de los bombardeos cuando la sociedad está tan profundamente traumatizada que piensa que esas entrevistas son insultantes e innecesarias. También habló de su lucha como periodista y de la hipocresía de la falta de atención de los medios de comunicación internacionales a los bombardeos de Turquía en Rojava y de su continuo silencio.

Algunos extractos destacados de las declaraciones de Khabat:

“Pudimos ver durante este ataque la colaboración entre ISIS, la milicia iraní y los ataques turcos con aviones de guerra todos juntos simultáneamente en diferentes puntos geográficos, con la táctica de expulsar a los civiles del norte y este de Siria. Lo cual creo que es una clara evidencia de que hay nuevos acuerdos entre los diferentes actores y las grandes potencias que están tratando de alejar a la población. Y la población que está viviendo en Rojava es víctima de esos acuerdos, que están teniendo lugar en cuartos oscuros”.

“El aspecto más profundo de estos atentados es el psicológico, es el terror, el trauma que queda tras estos incidentes. Por ejemplo, recuerdo que cuando ocurrió el atentado, estábamos sentados en una habitación oscura y negra con mi sobrina, que tiene cinco años, y nos preguntaba por qué estábamos allí sentados. Esperábamos a ser el próximo objetivo o tal vez no. El silencio durante esas horas en las que estás esperando a ver si te matan o no. No puedes protegerte a ti mismo ni a la gente que te rodea. No hay justificación alguna de por qué eres un objetivo. Simplemente tienes que aceptarlo como es. Más allá de cuando termina el ataque, se queda en nuestra memoria, se queda con nosotros, duerme, y mata algo dentro de nosotros para aceptar estar en esta posición”.

“Ahora estamos viendo la limpieza étnica de una manera diferente. Cuando Turquía ataca esta región y la desestabiliza de forma intensiva frente a todos los actores internacionales, esto provoca inestabilidad en todas las familias… Los kurdos se marchan y tenemos cambios demográficos en nuestras propias ciudades. Porque nadie tiene fe ni esperanza en los actores internacionales, y ya no pueden creer en esta alianza (occidental) de que estamos luchando contra ISIS o colaborando en operaciones específicas mientras estamos siendo asesinados en la oscuridad por Turquía frente al silencio internacional”.

“Vemos oleadas de personas que se desplazan a Europa. Irónicamente, Turquía se hace la policía diciendo que no permite que los refugiados viajen allí cuando son ellos los que coordinan a todos los contrabandistas para canalizar a la gente desde sus zonas ocupadas. Permiten que la gente vaya a Europa para cambiar la demografía en contra de la población original de las zonas ocupadas por ellos”.

Matt Broomfield

“Turquía siempre está llamando a la puerta y va a haber más oleadas de ataques; todos lo sabemos. Su intención es que, tarde o temprano, esta región quede bajo su control”.

El último ponente fue Matt Broomfield, periodista británico independiente centrado en la cuestión kurda y cofundador del Centro de Información de Rojava (RIC). RIC ha sido una fuente integral de información actualizada y sobre el terreno durante los bombardeos turcos. Desde su creación en 2019, el RIC se ha convertido en la fuente más fiable de información en inglés sobre Rojava.

En su intervención, Matt destacó algunas de las principales conclusiones del Centro de Información de Rojava y los objetivos y aspiraciones geopolíticos regionales de Turquía, Irán y Estados Unidos, y cómo han afectado a la región de Rojava, su estabilidad y desarrollo. Matt también se refirió a los recientes conflictos surgidos en Deir Ezzor y disipó algunas de las ideas erróneas comunes promovidas por los medios de comunicación de que los enfrentamientos que se estaban produciendo eran el resultado del descontento hacia la AANES o de que se trataba de un conflicto árabe-kurdo. Sus experiencias permitieron una presentación matizada de la realidad sobre el terreno, señalando cómo gran parte de los acontecimientos en la región se han visto influidos por los intereses turcos, la injerencia iraní y las organizaciones interpuestas, todo ello exacerbado aún más por la falta de una política estratégica estadounidense coherente.

Algunos extractos destacados de las declaraciones de Matt:

“Este proyecto (AANES) ha sobrevivido, y ha podido sobrevivir durante los últimos diez años a pesar de tantos ataques, principalmente de Turquía y de ISIS, pero también de otras fuerzas. Entonces, ¿cuáles son las intenciones de Turquía con estos ataques? Quiere crear divisiones entre los kurdos y los árabes que viven en el norte y el este de Siria. Tal vez sobre todo, quiere crear divisiones entre la gente común que vive en el norte y el este de Siria y la Administración Autónoma. Y también quiere crear divisiones entre Estados Unidos y las FDS y la Administración Autónoma. Y (Turquía) también quiere crear divisiones entre las diferentes alas del movimiento kurdo”.

“Cuando la gente no tiene suficiente para comer, cuando lucha por el combustible, cuando lucha por la electricidad, esto puede poner a la gente en contra de la Administración, ya que sienten que no pueden protegernos de este infierno en el que vivimos. Principalmente con el objetivo de que la gente abandone la región”.

“En Deir Ezzor, una región de mayoría árabe, Turquía, ciertamente ISIS, y particularmente el régimen sirio e Irán, han estado tratando de poner a los locales en contra de la Administración… Pero esta es una región donde, contrariamente a muchas narrativas, la mayoría de la gente común todavía ve a la Administración como su mejor alternativa y ciertamente altamente preferible al régimen sirio, altamente preferible a Turquía, y altamente preferible por supuesto a ISIS”.

“La estrategia de Estados Unidos contra ISIS es una política muy miope; no tiene ningún sentido. Incluso si la intención en la región es sólo derrotar a ISIS y nada más… derrotar a ISIS significa mantener la estabilidad y evitar más ataques de Turquía en el norte y también en el sur evitando esta presión del régimen de Assad. Pero Estados Unidos ha dejado muy claro que no va a hacer eso. Le han dicho a la Administración: ‘Vamos a impedir literalmente una invasión terrestre’ (de Turquía), pero todo lo que llegue hasta ahí vais a tener que contender con ello’”.

“Turquía sabe que Estados Unidos tiene esta posición débil; la política de Estados Unidos es confusa en la región y en cierto modo se aferran a completar sus propios objetivos antiiraníes, pero tampoco están realmente comprometidos con ello y Turquía va a seguir sacando provecho de ello. Saben que pueden seguir presionando y presionando, sobre todo ahora que los ojos de Estados Unidos están en otra parte”.

Observaciones de la Codirección

Tras las presentaciones de los panelistas, se debatió con preguntas de los participantes, que incluyeron la preocupación por el apoyo y la lealtad de Estados Unidos a la campaña antiterrorista, los mecanismos de legitimación y el estatus de Rojava, y la cuestión de la inestabilidad actual en Deir Ezzor. Otros temas debatidos fueron los paralelismos entre la ocupación turca del norte de Chipre desde 1974 con la actual en Siria, la incoherencia de Estados Unidos respecto a negar geopolíticamente la influencia de Irán en la región, y cómo tanto Turquía como Siria despliegan la proyección psicológica acusando a las AANES de cometer la misma supremacía étnica que ellos mismos despliegan.

El codirector Thoreau criticó la política de Estados Unidos en Rojava al remarcar: “Que Occidente diga que se toma en serio la llamada guerra contra el terror, mientras su aliado en la OTAN (Turquía) está armando y apoyando a todos estos grupos yihadistas en Siria contra sus mismos socios de las FDS, YPG e YPJ es insultante para la AANES y el trabajo que está haciendo… En un momento en que Estados Unidos y la OTAN dicen que están luchando contra ISIS, su socio de la OTAN (Turquía) está asesinando a las personas que ayudaron a derrotar a ISIS.”

Thoreau sostuvo que la solución es que Estados Unidos implemente una zona de exclusión aérea: “Estados Unidos ha dicho ‘detendremos una invasión terrestre para que Turquía no pueda literalmente introducir tanques en Kobanê, pero no detendremos ningún ataque aéreo’. Así pues, Turquía tiene básicamente vía libre para asesinar y matar a cualquier persona que desee por aire desde un dron o un jet en todo el noreste de Siria. Rusia no cerrará el espacio aéreo y Estados Unidos tampoco. Pero realmente debería haber una zona de ‘exclusión aérea’ sobre este área si Estados Unidos está realmente preocupado por proteger a los civiles y a sus aliados contra ISIS”.

La codirectora Hawzhin respondió al debate en torno a la hipocresía con las políticas exteriores y las acusaciones de traición occidental afirmando: “Creo que, en general, tenemos que reconocer que no hay ética ni moralidad en las relaciones internacionales. Y creo que tenemos que dejar de promover la narrativa que pretenden establecer estas instituciones de violencia y terror, que es lo que son los Estados, que están diseñados hacia el terror y la violencia… deberíamos esperar esto de ellos”.

En respuesta a la idea de que los medios de comunicación internacionales estaban fallando a Rojava, Hawzhin sugirió que la solución era la solidaridad de la izquierda internacional: “Tenemos que ver la esfera de los medios de comunicación internacionales y globales como una extensión del sistema capitalista, donde todo se rige por lo que vende y genera dinero. Así que cuando se produce una revolución de izquierdas y una revolución feminista radical sobre el terreno, va a haber muy poco interés en ello… Así que realmente necesitamos que la izquierda, las instituciones, los periodistas, las organizaciones y los editores llenen ese vacío por nosotros”.

FUENTE: KCS / Traducido y editado por Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *