Si no fuera por “Jin, Jiyan, Azadi”

Si no entendemos bien la frase “Jin, Jiyan, Azadi” (Mujer, Vida, Libertad), también podemos olvidar que cada mujer asesinada es motivo de revolución. La lucha organizada por nuestra existencia, vida y libertad, es tarea de toda mujer. Nietzsche ya decía que los que más hablan de moralidad suelen vivir de forma muy inmoral. Esta idea me viene a la mente cuando observo la práctica de la “policía moral” iraní. ¿Cómo pueden velar por la moral aquellos que legitiman la violencia y la muerte de mujeres, como con Jina Mahsa Amini? Después de todo, ellos son los que usan un velo por el Estado, mientras viven la mayor inmoralidad.

En el dominio del genocidio

En Kurdistán, las mujeres se enfrentan a diferentes estrategias de exterminio. Se quiere realizar un genocidio de la sociedad, la cultura y la ética a través de las mujeres. En sus Escritos de Defensa, al referirse al genocidio cultural del pueblo kurdo, Abdullah Öcalan destaca que una sociedad que ha perdido sus principios morales también pierde su memoria política y, por tanto, se convierte en una sociedad que se vuelve indefensa. Como kurdos, hoy estamos experimentando el mejor ejemplo de esto. ¿Quién puede hablar de moralidad sincera en una sociedad donde las mujeres son asesinadas todos los días? ¿Quién puede hablar de progreso político en una sociedad donde la realidad de las mujeres, que son el espejo de la sociedad, no ha cambiado? Sobre todo, para una sociedad atrapada en el yugo del genocidio, que lucha por defenderse y liberarse de sus garras mortales, es importante examinar los conceptos de moralidad, política y defensa propia, y sacar conclusiones. Sin estos tres pilares básicos de una sociedad, el Estado que quiere destruir esa sociedad atacará, y atacará a las mujeres de esa sociedad todos los días. Hemos visto ejemplos de esto en muchos estados, sobre todo en Turquía. Cuando se trata de Kurdistán y los kurdos, los ataques a las mujeres se vuelven aún más masivos. El ejemplo más reciente de esto es Rojhilat, en el este de Kurdistán.

Si queremos lograr algo

El pueblo kurdo no ha guardado silencio sobre la muerte de Jina, quien fue asesinada en Teherán. Se han levantado con gran ira en Rojhilat y en todo Irán. Además, las mujeres en muchas partes del mundo, especialmente en otras partes de Kurdistán, han mostrado su voluntad de luchar. Esto demuestra cuán fuerte es el sentimiento de solidaridad entre las mujeres. Sin embargo, si esta energía solo se activa por un corto tiempo, cuando las mujeres sean asesinadas nuevamente, y no se convierte en una corriente permanente, no puede surgir una autodefensa organizada. Si las mujeres quieren lograr algo en la lucha, es existencialmente importante poner en práctica los principios de organización, lucha y autodefensa. Porque es una cuestión de existencia. Estamos hablando de sucias maquinaciones y una campaña de destrucción contra la mentalidad y la cultura de toda una sociedad.

La inspiración más grande de la que las mujeres pueden sacar la fuerza necesaria para oponerse a este trabajo, es la lucha de las guerrillas kurdas por la libertad. Las YJA Star (Unidades de Mujeres Libres), que luchan por la libertad en las montañas y resisten al ejército turco, inspiran al mundo entero. Sabemos muy bien que a esta etapa no se llegó fácilmente. ¿Por qué Abdullah Öcalan puso en la agenda, con tanto énfasis, el establecimiento de un ejército de mujeres y la capacidad de autodefensa de las mujeres? ¿Por qué pensó que las mujeres debían organizarse de manera autónoma? ¿Por qué propuso la fórmula “Jin, Jiyan, Azadî”?

Cada vez que surgen problemas en nuestro país, las perspectivas de Abdullah Öcalan actúan como una bofetada de atención. Si no combinamos su previsión con el legado existente y sacamos las conclusiones correctas de él, podemos olvidar que cada mujer que es asesinada es motivo de revolución.

Es responsabilidad de cada mujer

Sabemos que olvidar es perderse. Y sabemos que nuestra lucha como mujeres, nuestra lucha por la libertad, significa crear nuestra verdadera existencia. En otras palabras: no debemos olvidar a las mujeres yezidíes secuestradas en Shengal. No debemos olvidar a Zeynab Jalalian en Rojhilat y Ekin Van, quien fue asesinada en Bakur y cuyo cuerpo desnudo y desfigurado fue exhibido en la calle. No debemos olvidar a las mujeres políticas, cuya voluntad se verá quebrantada por la campaña de desprestigio contra Semra Güzel. Nunca debemos olvidar a Sakine Cansız (Sara) y sus compañeras Fidan Doğan y Leyla Şaylemez, quienes fueron asesinadas en París. Por lo tanto, es responsabilidad de cada mujer organizarse y luchar por la libertad para proteger nuestra propia existencia. Es hora de aceptar esta misión, de cumplirla y de forjar nuestra propia libertad.

FUENTE: Jiyan Tekosin / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.