Sobre la guerra: Reflexiones y observaciones de una internacionalista de las YPJ – Parte I

Desde hace meses, Erdogan amenaza con lanzar otra invasión terrestre en el norte de Siria. La internacionalista europea Nudem Tolhildan describe la situación durante los últimos meses de guerra de baja intensidad desde su perspectiva.

La internacionalista de YPJ Nudem Tolhildan Nudem Tolhildan describe la situación durante los últimos meses de guerra de baja intensidad desde su perspectiva.

Niveles de guerra: La guerra de baja intensidad significa guerra permanente

La tierra tiembla ligeramente por los bombardeos de los pueblos vecinos, se oye un estampido lejano. Estamos en nuestras posiciones, listos para defendernos si es necesario. Más tarde, en las noticias, nos enteramos de los niños asesinados en un pueblo cercano. Cuatro niños.

Como los muchos que vimos por las calles, cuidando ovejas y cabras o jugando en grupo. Ahora el enemigo los ha matado. Cayeron “Sehîd” bajo las bombas que Turquía envió a través de la frontera, en una guerra cuyo objetivo es destruir la sociedad kurda y la vida y la cultura de los demás grupos étnicos de la zona. Está dirigida contra el movimiento por la libertad, la lucha por un Oriente Próximo democrático y contra el autogobierno del pueblo, contra la vida comunal de las aldeas que aún existe.

Turquía pretende vaciar esta tierra de su gente, golpeando a la sociedad donde es más vulnerable: sus niños. Mediante el bombardeo de infraestructuras y viviendas, sin causar demasiadas víctimas humanas, Turquía quiere ahuyentar a la gente de los pueblos que planea invadir y hacer que la vida allí sea inhabitable sin llamar demasiado la atención mundial. La llamada guerra continua de baja intensidad significa guerra siempre presente, siempre una amenaza subyacente. 

La guerra del agua y la economía

Como unidades de las YPG y las YPJ, estamos preparados para la invasión del ejército turco. Lo esperamos mientras Erdogan bombardea la región desde el aire. Pero cuanto más tiempo he pasado en la zona, más comprendo la complejidad de la guerra que Turquía está librando contra la sociedad kurda, y contra los pueblos de Oriente Próximo. Más que nada, la guerra económica está presente para todas las personas que viven en la Administración Autónoma. El embargo hace que todo sea más caro y difícil de conseguir, aunque la Administración Autónoma está subvencionando necesidades básicas como el gasóleo y el pan para mantener los precios bajos. La situación material en la Administración Autónoma Popular es en general mucho mejor que en la parte de Siria controlada por el régimen. 

En los últimos años, la Administración autónoma ha conseguido construir centros de producción de algunos productos de primera necesidad. Durante la época del régimen, la región se utilizaba más como una colonia de recursos, por lo que casi no había instalaciones de producción. Sin embargo, debido al embargo, es muy difícil conseguir las máquinas necesarias. Turquía lleva años ejerciendo su poder a lo largo de las fronteras con Turquía y Kurdistán del Sur, así como en las presas de agua, para sabotear los esfuerzos de la autogestión.

Especialmente este año, los niveles de agua han descendido y en algunas zonas el agua se ha convertido en un lujo, mientras que las enfermedades se propagan de forma desenfrenada. De este modo, Turquía intenta hacer imposible una vida digna y obliga a la población a sufrir penurias a diario. Todo esto es también el resultado cotidiano de la guerra de Turquía, aunque sea menos visible que los constantes bombardeos en las regiones fronterizas. 

Guerra de información

Luego tenemos la siempre presente guerra psicológica, un esfuerzo por manipular las mentes de la gente con una avalancha de desinformación. Yo era consciente de ello, pero aún así me causó rabia y asombro ver con qué contundencia los medios de comunicación conectados con Turquía difundían activamente mentiras a través de canales de televisión como Rudaw TV y otros. Por ejemplo, cuando hubo un levantamiento en la prisión del ISIS en Hesekê a principios de año, el canal Rudaw y otros medios de comunicación que apoyan a Turquía decían que estos presos no estaban afiliados al ISIS y que sólo se habían rebelado contra las difíciles condiciones de la prisión y que el PKK lo estaba utilizando como una oportunidad para llevar a cabo otro genocidio….

Están mintiendo a este nivel. En realidad, Turquía estaba apoyando activamente el intento de fuga de la prisión de cientos de combatientes del ISIS bombardeando a las fuerzas de autodefensa que se dirigían a los combates. Muchas de las armas encontradas con ISIS dentro de la prisión eran de la OTAN y los combatientes de ISIS que se fugaron planeaban huir a las zonas ocupadas por Turquía, donde ISIS se está reorganizando.

Hasta qué punto Turquía financia y dirige a todas las bandas islamistas de la zona, incluido el ISIS, sólo lo comprendí después de venir aquí a Rojava. En los países occidentales, es un tema que a menudo se ignora, dado el apoyo masivo que Turquía sigue recibiendo de la UE. Según los combatientes del ISIS detenidos por las Fuerzas de Autodefensa, los servicios secretos turcos controlan básicamente las células durmientes del ISIS en todo el norte y el este de Siria, dándoles directrices y apoyo material y personal. Pero este es un tema para otro artículo (para más información puedes ver entrevistas con comandantes del YPJ en nuestro canal de youtube.

Las técnicas de manipulación son sutiles, como difundir difamaciones contra la autoadministración e intentar influir en el estado de ánimo de la gente a través de las redes sociales y los cotilleos difundidos por agentes de la sociedad. Y en estos tiempos, también es eficaz prometer a la gente una forma cómoda de viajar a Europa y un fin imaginario de las penurias, y luego emplear a las bandas islamistas de las zonas ocupadas como contrabandistas, que pueden beneficiarse de la miseria que han creado. 

El objetivo de Turquía: vaciar la zona de kurdos y otras minorías

De este modo, Turquía planea vaciar la zona de su población kurda, a la que ve como una amenaza potencial para sus propios planes imperiales (como en una reciente declaración de Erdogan, donde utilizó la palabra PKK para describir a toda la población kurda de Turquía como terroristas) y crear una zona para reasentar a los cientos de miles de refugiados de Siria y otros países que llegaron a Turquía en los últimos años (leer el Informe de Ocupación del Centro de Información de Rojava) sobre la realidad en las zonas ya ocupadas de Efrîn y la zona entre Girê Spî y Serêkaniyê ). Y ni siquiera he escrito todavía sobre las docenas de ataques con aviones no tripulados llevados a cabo por Turquía en los últimos meses, que mataron a algunas de las personas más dedicadas, en un esfuerzo por eliminar la moral, los cerebros y los corazones de la revolución. No entienden que la moral y el espíritu de lucha crecerán aún más con cada ataque.

La resistencia y la mentalidad Welatparêz

Cuando hablo con los aldeanos, les motiva mucho el hecho de que yo haya venido aquí desde Europa para luchar de su lado contra Turquía y las bandas islamistas que controla, y para proteger esta tierra y su modo de vida. Y me impresionó mucho la radicalidad de las familias welatparêz (mentalidad de proteger tu tierra natal) que conocí. Significa asumir toda la responsabilidad de la defensa de tu propia tierra, y no abandonar cuando el enemigo te está cercando. Luchar hasta la última bala y dar la vida en defensa propia si es necesario.

“No tenemos miedo de vuestras bombas, de vuestras armas, hasta que estemos muertos no tendremos miedo”, cantaba en dengbêj (forma tradicional de cantar) un anciano y abuelo de muchas niñas dulces, mientras estábamos sentados en su porche, no lejos de la frontera turca. Personas como él luchan contra esta mentalidad genocida, la mentalidad de la ocupación, la mentalidad de cientos de años de opresión. Contó historias de una larga experiencia de lucha, y de su tiempo uniéndose a los levantamientos (en kurdo “serhildans”) en el Kurdistán del Norte (zonas kurdas en el Estado turco) a principios de los 90. También habló de las experiencias de organización clandestina bajo el régimen de Assad, y, por supuesto, historias de la revolución de Rojava después de 2012, y su participación en la lucha contra el ISIS. Con sus historias difundió motivación y buen espíritu para las luchas venideras. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *