Todo parecía posible: recordando a Leila Mustafa

¿Qué significa reparar una ciudad destruida? ¿Es simplemente la construcción de edificios o la restauración de la esperanza colectiva?

Leila Mustafa, ex copresidenta del Consejo Civil de Raqqa, afiliado a la Administración Autónoma (AANES), falleció por complicaciones médicas el 23 de noviembre de este año. Durante seis años, Mustafa había trabajado incansablemente para reconstruir de las cenizas una otrora gran ciudad que primero había sido profanada como capital de ISIS y luego reducida a un montón de escombros. Mientras caía su bandera negra, una mujer decidida personificó la voluntad indomable de mostrar al mundo que la belleza puede surgir de la tragedia.

Tras el anuncio de su fallecimiento, sirios, kurdos y figuras internacionales de todo el mundo comenzaron a enviar mensajes de condolencia y apoyo a Raqqa y a la AANES.

“Es triste que haya fallecido Leila Mustafa, ex copresidenta del Consejo Civil de Raqqa. Ella era una fuerza de la naturaleza que supervisó la reconstrucción de Raqqa después de su liberación del califato de ISIS”, tuiteó la ex presidenta de la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional y partidaria de Rojava desde hace mucho tiempo, Nadine Maenza, adjuntando una foto de las dos sonriendo en Raqqa.

“La pérdida de Leila Mustafa es una pérdida para toda la gente de la ciudad de Raqqa y para todas las áreas de la Administración Autónoma en general”, afirmó Mohammad Nour al-Din, copresidente del Consejo Civil de Raqqa que había trabajado con Mustafa desde 2019.

Mustafa nació en una familia kurda en 1988, en un pueblo cerca de la ciudad de Girê Spî, en Rojava. Los amigos y colegas de Mustafa la describen como una hija de Raqqa, y luego estudió ingeniería civil en Raqqa, donde se graduó en 2006.

Cuando el Estado Islámico capturó su amada ciudad, Mustafa y su familia escaparon a Hesekê, donde permaneció hasta la liberación de Kobane. Ya en 2015, trabajó para reconstruir ciudades que habían sido destruidas por ISIS. Ese año, asumió su primer papel como copresidenta de Girê Spî y luego trabajó en Ayn Issa para preparar la liberación de Raqqa. Se convirtió en jefa del Consejo Civil de Raqqa en 2017, junto con el jeque Mahmoud al-Bursan, su co-alcalde, en representación de las tribus árabes de la región.

Mustafa tuvo mucho trabajo por delante desde el principio; más del 80% de Raqqa había sido devastada por el Estado Islámico y los posteriores ataques aéreos y batallas de la Coalición Internacional que le siguieron.

La ciudad era “un jardín de escombros y minas”, dijo Nour al-Din, y añadió: “Leila Mustafa, con el personal administrativo del Consejo de Raqqa en todos sus comités y oficinas, rehabilitó la infraestructura y los servicios básicos para la gente y los devolvió a sus hogares para devolver vida y espíritu a la ciudad de Raqqa con capacidades casi inexistentes… su esperanza de construir la ciudad de Raqqa ahora se ha hecho realidad sobre el terreno”.

Mustafa también supervisó la reconstrucción de los puentes de entrada y salida de la ciudad, proporcionando a la población devastada por la guerra un salvavidas fundamental.

En 2019, Mustafa describió el logro y relató:“Cuando liberamos Raqqa por primera vez, era un montón de minas y destrucción. Toda la infraestructura fue destruida: educación, salud, parte humanitaria. Ningún lugar del mundo ha visto tanta destrucción como Raqqa. Con los esfuerzos de la COSUDE (Consejo Democrático Sirio) y también el apoyo de las organizaciones humanitarias, hemos logrado un gran hito”.

Aunque era de etnia kurda, Mustafa era querido por los kurdos, los árabes y todos los diversos grupos que componían la población de Raqqa. Se dedicó no sólo a reconstruir la infraestructura útil y práctica sino también las características culturales e históricas definitorias de la ciudad.

“Mustafa no era sólo una niña kurda. Se veía a sí misma como una hija de la ciudad de Raqqa y consideraba que toda la gente de la ciudad de Raqqa era su gente, de todos los ámbitos de la vida. Su cercanía al pueblo y a sus componentes era equilibrada y no hacía distinciones entre sectas o religiones”, dijo Nour al-Din.

​Nour al-Din añadió que Mustafa estaba decidida a reconstruir tanto la iglesia armenia destruida en la ciudad como la Gran Mezquita de la ciudad, “que tuvo un impacto en la gente de Raqqa y fue la característica más importante de la ciudad”.

Los esfuerzos de Mustafa finalmente llamaron la atención de quienes estaban fuera de la ciudad y del país.

“Me quedé totalmente impactado por la noticia de su muerte. Ella era súper carismática. Estaba escupiendo en la cara de Daesh. Es una tragedia que haya muerto”, dijo a KCS Jeremie, coordinador de una ONG internacional anónima que trabajó junto a Mustafa de 2019 a 2021.

“Para ser honesto, no he conocido a muchos funcionarios como ella”, dijo Jeremie, cuyo trabajo en el sector humanitario lo ha llevado por todo Medio Oriente y el mundo.

“Una de las primeras cosas públicas que hizo en Raqqa cuando estuve allí fue reconstruir los sistemas de iluminación. Recuerdo que era un gran problema y todos estaban preocupados por otras prioridades en ese momento. Pero si lo piensas bien, en Raqqa después de Daesh, la mala iluminación nocturna era importante para la seguridad, especialmente para las mujeres. En este sentido, ella pensaba en la gente de Raqqa como individuos”, afirmó.

Jeremie describió la facilidad de trabajar con Mustafa, quien a menudo se acercaba a las ONG con proyectos adaptados a sus especialidades y conectaba a las organizaciones humanitarias con civiles que podrían ayudarlos a reconstruir la ciudad destrozada de la manera más inclusiva posible.

En 2021, Mustafa ganó el Premio del Jurado Alcalde Mundial, que la City Mayors Foundation otorga a “los alcaldes más destacados del mundo, alcaldes que han servido a sus conciudadanos con integridad, coraje y diligencia”, según el sitio web del proyecto. El premio de 2021 se otorgó específicamente a los alcaldes “que han demostrado un liderazgo sobresaliente durante la pandemia de Covid-19”.

“En una sociedad dominada por rivalidades tribales y una sociedad tribal dominada por hombres árabes, como mujer joven y símbolo para todas las mujeres árabes y kurdas, Leila demuestra a diario con su comunicación y comportamiento cómo los conflictos tradicionales pueden superarse mediante la colaboración y un compromiso con una empresa conjunta”, se lee en el ensayo que respalda su nominación.

“Leila tiene la determinación y el coraje de no dejarse vencer por estos grandes problemas, obstáculos y amenazas a la vida. Ella muestra a diario, a través de su energía y compromiso, cómo personas de diferentes niveles de esta sociedad pueden trabajar juntas tanto en el nivel estratégico del Consejo Civil como también, y quizás más significativamente, en primera línea. Como copresidenta, Leila muestra una energía y un liderazgo extraordinarios al seguir formando coaliciones de personas para reconstruir Raqqa. Su objetivo no es sólo reconstruir Raqqa sino ayudar a crear una sociedad civil basada en la democracia y la reconciliación”, continúa el ensayo.

En el último período de su vida, Mustafa sufrió problemas hepáticos y fue trasladada a Damasco para recibir tratamiento. Mientras era operada, lamentablemente falleció a los 35 años.

El general de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), Mazloum Abdi, elogió a Mustafa como “un símbolo de una mujer libre y ambiciosa” que “dirigió el proceso de rehabilitación después de derrotar la mentalidad radical de ISIS”; describiéndola como “una gran líder y símbolo de igualdad y humanidad”. Asimismo, Îlham Ehmed, presidente del Comité Ejecutivo de la COSUDE, describió a Mustafa como una “joven libre, con determinación e iniciativa para fortalecer los lazos de relaciones fraternales entre el pueblo de Raqqa y todas sus culturas”.

El periodista independiente Solin Muhammed Amin recordó a Mustafa como “un símbolo de apoyo y aliento para las mujeres ambiciosas que luchan por el éxito”. Y agregó: “Ella nunca dudó en brindarme asistencia y colaboración en mi trabajo periodístico y actividades feministas”. Al final, Amin proporcionó un epitafio apropiado y resumió que “su memoria permanecerá viva en los corazones de quienes se beneficiaron de sus esfuerzos por reconstruir Raqqa”.

Además de ser conmemorado por la City Mayors Foundation, Mustafa fue inmortalizada en el documental francés 9 Days in Raqqa.

“Lo más importante es que fuimos liberados de la pesadilla llamada ISIS”, recuerda Mustafa al documentalista, cuya película se proyectó en todo el mundo y formó parte de la selección oficial de Cannes en 2020. “Todo parece… posible”, dice a la cámara con una sonrisa. Y gracias a su firme liderazgo, para las mujeres de Raqqa todavía lo es.

FUENTE: Lucas Chapman – Ali Ali / The Kurdish Center For Studies / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *