Turquía muestra lo que realmente es la OTAN

En abril, mientras el mundo estaba ocupado con la invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin, un miembro de la OTAN lanzó un ataque contra dos de sus territorios vecinos. En una campaña de bombardeos, Turquía apuntó a los campamentos de militantes kurdos en Irak y Siria, infligiendo daños en refugios, depósitos de municiones y bases.

La ironía pasó mayormente desapercibida. Eso no es una sorpresa: durante mucho tiempo, el mundo occidental ha hecho la vista gorda ante el trato de mano dura de Turquía hacia los kurdos. A lo largo de décadas, el Estado turco ha perseguido a la minoría kurda, alrededor del 18 por ciento de la población, con un celo devastador. Miles han perecido y alrededor de un millón han sido desplazados en una campaña de severa represión interna. Pero a las naciones occidentales, excepto por un breve período en que la resistencia kurda estaba frenando a un Estado Islámico (ISIS) en ascenso, rara vez pareció importarles.

El trato de Turquía para los kurdos ahora está en el centro del escenario, pero no porque los aliados se hayan dado cuenta de la injusticia de la opresión sistemática de los kurdos. En cambio, es porque Turquía está amenazando efectivamente con bloquear la entrada de Finlandia y Suecia a la OTAN a menos que acepten tomar medidas enérgicas contra los militantes kurdos. Para el presidente Recep Tayyip Erdogan, de Turquía, ver una oportunidad para consolidar aún más su agenda nacionalista es una apuesta audaz. La tibia respuesta de los aliados de la OTAN hasta ahora sugiere que podría tener éxito.

Sin embargo, la situación se sacude y es profundamente reveladora. Para Turquía, subraya una vez más el vigor con el que Erdogan desea erradicar a los kurdos mientras reafirma al país como una potencia regional. Para la alianza en sí, el impasse saca a la luz hechos actualmente oscurecidos por su cambio de imagen, como una organización puramente defensiva. La OTAN, que ha consentido durante mucho tiempo la persecución de los kurdos, está lejos de ser una fuerza de paz. Y Turquía, miembro desde 1952, lo demuestra.

El conflicto de Turquía con los kurdos se remonta, al menos, a finales del siglo XIX, cuando la centralización otomana condujo a levantamientos tribales. Las dos décadas iniciales de la República turca, fundada en 1923, implicaron la negación de la identidad, la autonomía y el idioma kurdos, todos los cuales fueron pilares del Imperio Otomano. Se produjeron rebeliones, pero fueron sofocadas por la fuerza. Después de permanecer, en gran medida, inactiva en las décadas de 1940 y 1950, la militancia kurda experimentó un resurgimiento bajo banderas revolucionarias. El Partido de los Trabajadores del Kurdistán, o PKK, surgió en este ambiente.

La organización está designada como grupo terrorista por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea (UE), y sus métodos son, de hecho, violentos. A lo largo de cuatro décadas de conflicto, el PKK ha contribuido al derramamiento de sangre y es responsable de la muerte de civiles y agentes de seguridad. Sin embargo, el enfoque militarista de Turquía sobre la cuestión kurda ha dejado poco espacio para otras organizaciones kurdas más conciliadoras.

El país experimentó una primavera de activismo kurdo a fines de la década de 1960 y 1970, cuando muchos movimientos y organizaciones turcas de izquierda también expresaron su solidaridad con los kurdos. Pero un golpe de Estado en 1980 aplastó duramente a estas fuerzas, con la excepción del PKK, cuyos campamentos ya estaban, en su mayoría, fuera de Turquía. En los años posteriores al golpe, las fuertes torturas sufridas por activistas kurdos de diversas organizaciones engrosaron las filas del PKK. Más amargados que nunca contra el Estado turco, muchos activistas no vieron otro hogar efectivo para su lucha.

Las cosas hoy en día no son mucho mejores: las formas pacíficas de activismo kurdo, como las organizadas por el Partido Democrático de los Pueblos, o HDP, están bajo constante ataque, acusadas de afiliación con el PKK. El gobierno también afirma que el PKK está confabulado con el movimiento Gülen, un antiguo aliado del partido gobernante al que el gobierno acusa de orquestar un intento fallido de golpe de Estado en 2016. Son los miembros de estos dos grupos a los que Erdogan exige que entreguen Suecia y Finlandia.

¿Dónde estaba la OTAN en todo esto? La intervención militar de 1980, respaldada al menos pasivamente por la alianza, fue dirigida por Kenan Evren, comandante de las fuerzas contraguerrilleras de la OTAN. Los países occidentales continuaron brindando un amplio apoyo a las campañas contra los kurdos en los años siguientes, incluso durante los enfrentamientos excepcionalmente violentos de 1993-1995. Cuando se reanudaron las hostilidades en la década de 2010, Occidente descuidó, en gran medida, las olas internas de represión y las incursiones recurrentes de Turquía en Siria e Irak, donde los kurdos han buscado refugio durante mucho tiempo.

Si ese silencio propicio es tan persistente, ¿por qué Erdogan eligió este momento en particular para intensificar las aventuras militares? La respuesta es simple: las elecciones están a la vuelta de la esquina y el gobierno, que supervisa la peor crisis económica del país en dos décadas, cuenta con el jingoísmo como remedio para los males nacionales. En consecuencia, el partido gobernante ha intensificado sus movimientos contra los kurdos, con el encarcelamiento de políticos y periodistas, campañas militares en el extranjero, y prohibiciones de conciertos y obras de teatro en el país.

Aparentemente, la invasión rusa de Ucrania ha envalentonado aún más a Erdogan. Ha permitido que Turquía se haga pasar por un amigo de Occidente, ganando elogios por su temprano bloqueo del Mar Negro mientras continúa con su agenda represiva. Es más, al empujar a Suecia y Finlandia, percibidos como refugios de militantes kurdos desde hace mucho tiempo, hacia la OTAN, la guerra le ha dado a Turquía una oportunidad de oro.

Si Estados Unidos presionara a los dos países para que acepten las demandas de Turquía, como ha sugerido el secretario de Estado Antony Blinken, sería más que una victoria policial. Sería un raro triunfo simbólico. Los bombardeos y las prohibiciones culturales no serían nada comparados con una admisión internacional, sellada por el país más poderoso del mundo, de que los derechos kurdos pueden dejarse de lado.

Es tentador ver a Turquía como un Estado excepcionalmente belicoso. Etiquetado como el “hombre enfermo de Europa” en los últimos días del Imperio Otomano, el país ahora parece ser el hombre beligerante del continente. Pero es un error mirar al país de forma aislada. La agresión de Erdogan no es solo suya. Está habilitado, alentado y respaldado por los países occidentales, así como por Rusia.

En Turquía, esta es una afirmación provocativa: las autoridades quieren que sus ciudadanos y el mundo crean que los “extranjeros” y los “poderes externos” siempre han apoyado el separatismo kurdo. Esta percepción bastante popular, pero muy retorcida de la realidad, no dice nada sobre las armas, el apoyo logístico y el consentimiento que otros países han brindado abundantemente a la matanza de kurdos.

Estados Unidos suministró armas a los kurdos-sirios durante su lucha contra el Estado Islámico, es cierto. Pero eso se ve eclipsado por la sofisticación y la cantidad de equipo militar que Turquía, hogar del segundo ejército más grande de la OTAN, obtiene gracias a ser parte de la alianza occidental.

Lo cierto es que la agresión de Turquía ha ido de la mano de la aceptación, incluso de la complicidad, de la OTAN. No sirve de nada que los países occidentales estén sermoneando a Turquía, o que Turquía se queje de la hipocresía occidental: están juntos en esto. Pase lo que pase con la expansión de la alianza, ya sea que los kurdos sean sacrificados en el altar de la conveniencia geopolítica o no, este debería ser un momento de claridad. En un mundo de guerra, ningún país tiene el monopolio de la violencia.

FUENTE: Cihan Tugal / The New York Times / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.