Women Defend Rojava: “Es la hora de la libertad para Abdullah Öcalan”

En poco más de una semana, comenzará en Frankfurt, Alemania, la Larga Marcha internacionalista por la libertad del líder kurdo Abdullah Öcalan y en demanda de una solución a la cuestión kurda.

La plataforma Women Defend Rojava difundió un comunicado, que publicamos a continuación:

El 9 de octubre de 1998 comenzó la conspiración internacional contra Abdullah Öcalan. Esta cacería imperialista y fascista tuvo como resultado su detención el 15 de febrero de 1999. Abdullah Öcalan simboliza la lucha por la libertad del colonialismo, la ocupación, el fascismo, el capitalismo y la liberación de las mujeres y todos los demás géneros oprimidos del patriarcado. Con la Larga Marcha internacionalista anual, queremos llamar la atención tanto sobre la guerra de ocupación en el Kurdistán como sobre las condiciones inhumanas de prisión que enfrenta Abdullah Öcalan y muchos otros presos y presas políticos. La filosofía del Confederalismo Democrático, desarrollada por Abdullah Öcalan y base del movimiento por la libertad kurda, inspira y da esperanza a numerosos movimientos y luchas en todo el mundo.

Por lo tanto, vemos que el encarcelamiento de Abdullah Öcalan no se limita a él como persona única, sino que con él se intenta castigar y destruir a todo un pueblo, a todo un movimiento. El encarcelamiento de su persona está vicariamente ligado al intento de suprimir una alternativa al patriarcado, al fascismo y a la modernidad capitalista. Desde hace 23 años, el Estado fascista turco mantiene a Abdullah Öcalan incomunicado en una prisión creada especialmente para él en la isla Imrali.

Las organizaciones de derechos humanos de todo el mundo, desde el Comité para la Prevención de la Tortura (CPT) hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), han condenado la persecución, la detención, el “juicio” y las condiciones de su detención. Tras la constante obstrucción e impedimento de la comunicación con Öcalan a lo largo de las décadas, ahora se ha cortado por completo desde hace meses. Se ha impuesto además una prohibición de las visitas familiares durante varios meses por “dar pasos demasiado rápidos durante la actividad deportiva”, y otra de las visitas de los abogados durante seis meses por otra supuesta infracción de las normas.

Alemania es cómplice

El encarcelamiento y el aislamiento de Abdullah Öcalan forman parte de un plan de destrucción contra el movimiento kurdo por la libertad y el pueblo kurda. Su personalidad y, por tanto, su liberación son la base de un proceso de paz en Turquía. Pero que tal proceso de paz no es el objetivo del Estado turco lo demuestran los ataques diarios en todas las partes del Kurdistán. La República Federal de Alemania es cómplice de esta política fascista turca desde hace décadas. Con la criminalización de la población kurda y la represión política masiva a través del artículo 129b (organización criminal y terrorista en el extranjero), las exportaciones anuales de armas de cientos de millones, hasta la clasificación del PKK como organización terrorista, el Estado alemán se convierte en el brazo extendido de Turquía. Al participar en el complot contra Abdullah Öcalan y prestar apoyo diplomático para que siga detenido, Alemania sigue siendo una de las razones que perpetúan la tortura aislacionista.

La liberación de Abdullah Öcalan y la despenalización del PKK en Bakur, en Alemania y en todas partes son pasos de enorme importancia para la revolución de las mujeres. Abdullah Öcalan ha creado un paradigma que sitúa la liberación de la mujer en el centro de las luchas revolucionarias. Por lo tanto, un ataque contra él es también un ataque a los valores de la revolución de las mujeres. La mentalidad patriarcal que llevó a la detención de Abdullah Öcalan se refleja también en los 500 feminicidios que se producen cada año en Turquía y en las zonas del Kurdistán ocupadas por Turquía. Porque la ocupación es violencia. La ocupación es fascismo. Y la ocupación es feminicidio.

La retirada de la Convención de Estambul contra la violencia hacia las mujeres también forma parte de la misma política patriarcal. Si queremos defendernos como mujeres y otros géneros oprimidos contra esto, tenemos que organizarnos. Abdullah Öcalan ha mostrado un camino con el Confederalismo Democrático que hace posible una vida libre para todos y todas.

Larga Marcha por la liberación de Abdullah Öcalan

La lucha por la libertad de Abdullah Öcalan significa defender y hacer avanzar la revolución de las mujeres. Por eso participamos en la Larga Marcha por la libertad de Abdullah Öcalan. El 5 de febrero, comenzaremos en Main, Frankfurt, y caminaremos hasta Saarbrucken hasta el 11 de febrero. El 12 de febrero concluiremos la Larga Marcha juntas en Estrasburgo con una gran manifestación.

Women Defend Rojava, como campaña, une la lucha de las mujeres y de otros géneros oprimidos en todo el mundo, en solidaridad con el movimiento por la libertad kurda y por la revolución de las mujeres. Por ello, llamamos a participar en la Larga Marcha internacionalista por la libertad de Abdullah Öcalan en 2022: ¡Fin del aislamiento, el fascismo y la ocupación! ¡Es la hora de la libertad!

¡Nos vemos en las calles!

Para más información, click aquí

FUENTE: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.