A un año de los terremotos en Turquía, mujeres y niños no pueden acceder a los servicios de salud 

Desde que los terremotos de magnitud 7,7 y 7,6 del 6 de febrero de 2023 dañaron muchos hospitales en Antakya, en el sureste de Turquía, la gente no puede acceder a los servicios de salud. Las pacientes tienen que ir a otras ciudades para recibir tratamiento.

Antakya es uno de los distritos de la provincia de Hatay, donde los terremotos provocaron el colapso de los hospitales estatales de İskenderun y de Antakya, daños en los hospitales de la Academia Especial y del Mediterráneo Oriental, y el colapso de algunas partes del hospital de la ciudad de Antakya. 

En esa última localidad, los servicios de salud se brindan en contenedores. Sin embargo, no cuentan con insumos médicos y máquinas de tomografía o resonancia magnética. Sólo dos hospitales cuentan con este tipo de tecnología. Debido a la falta de suministros médicos, la mayoría de los y las pacientes son trasladadas a otros hospitales de ciudades cercanas.

Filiz Gün, integrante de la sección Hatay del Sindicato de Trabajadores de Servicios Sociales y de Salud (STSSS), dijo a JINHA que las mujeres, los niños y los ancianos enfrentan serias dificultades para acceder a los servicios de salud debido a la falta de hospitales, centros de salud y suministros médicos.

“Los médicos brindan servicios de salud en contenedores. Hacemos nuestro mejor esfuerzo para brindar servicios de salud a la gente, pero atravesamos un período difícil. Después de los terremotos no teníamos un espacio para brindar servicios de salud, ahora tenemos contenedores. Dentro de un contenedor podemos brindar algunos servicios de salud. La gente merece mejores servicios”, afirmó.

Hablando de los problemas que enfrentan las mujeres, reveló que “las mujeres embarazadas necesitan servicios de atención médica esenciales. Existen pruebas de rutina durante el embarazo. Normalmente, controlamos su presión arterial y monitoreamos la frecuencia cardíaca fetal y brindamos información a las mujeres embarazadas. Ahora no tenemos la oportunidad de hacerlo dentro de los contenedores. Debido a las condiciones insuficientes, no podemos brindar servicios de salud a las personas y las personas no pueden recibir los servicios de salud que necesitan”.

Al referirse a la situación de los niños, Filiz Gün explicó que los menores de edad “no pueden recibir las vacunas habituales. Los niños no pueden acceder a las vacunas ni a los servicios de atención sanitaria”.

FUENTE: Medine Mamedoglu / JINHA / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *