Al Hol: ¿la nueva capital del ISIS?

El campamento de refugiados de Al Hol, ubicado a unos 45 kilómetros de la ciudad de Hesekê, en Rojava (Kurdistán sirio), es el más grande del norte y este de Siria, con un total de 57.460 habitantes. El lugar alberga, principalmente, a miles de yihadistas del Estado Islámico (ISIS) de muchos países diferentes. La mayoría son mujeres y niños.

En el campamento conviven 15.603 familias iraquíes y sirias, y 8.555 niños y niñas extranjeras de unos 54 países. Muchos de los familiares de los yihadistas del ISIS continúan viviendo de acuerdo con las reglas ideológicas de esa organización terroristas. A su vez, todo el tiempo intentan reorganizan al ISIS e imponer esa ideología a quienes están en el campamento. Por eso, la reputación de Al Hol como la nueva capital del Estado Islámico no es una coincidencia.

Las personas que no siguen las reglas del ISIS, o que no se van del campamento, se convierten en blanco de asesinatos. Así, en este año al menos 126 personas fueron asesinadas, al mismo tiempo que se registraron 41 intentos de asesinato.

Estos 126 asesinatos se llevaron a cabo con armas de fuego, armas cortantes y punzantes, pero también por estrangulamiento. También fueron incendiadas 13 carpas donde viven los refugiados y las refugiadas. A su vez, tres yihadistas del ISIS murieron en enfrentamientos durante operaciones de seguridad en el campo. En tanto, las fuerzas de seguridad impidieron 27 intentos de fuga del campamento.

La situación de seguridad en Al Hol es crítica porque la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) se encuentra sola controlando el lugar. Hasta ahora, los llamados constantes a los países de origen de los miembros del ISIS para que los repatríen no fueron escuchados.

En el campamento, las mujeres que integran el ISIS establecieron milicias que matan a otras mujeres que se alejan de sus reglas. En este proceso, se estableció un poder judicial del Estado Islámico, responsable de muchas condenas a muerte dentro de Al Hol.

A pesar de las numerosas operaciones de las fuerzas de seguridad internas, el campamento sigue siendo peligroso. Los asesinatos están a la orden del día. El 28 de marzo se llevó a cabo una “operación de seguridad humanitaria” a gran escala. En diez días, se registró minuciosamente el campamento. Como muchos miembros del ISIS no dieron sus datos reales, se tomaron muestras de ADN y huellas dactilares. La operación resultó en la captura de 158 yihadistas miembros del ISIS.

El 13 de noviembre, las fuerzas de seguridad interna que controlan Al Hol declararon en un comunicado: “Estamos trabajando dentro de nuestros medios para garantizar la seguridad de miles de familias del Estado Islámico de diferentes naciones en Al Hol. Todas las potencias internacionales deben asumir la responsabilidad de resolver los problemas”.

La AANES emitió la resolución 146, en octubre de 2020, que permite a las personas de las que no se puede probar que hayan cometido ningún delito, abandonar el campamento. Hasta ahora, 48 grupos han sido liberados.

Además del peligro que representan los miembros del ISIS en Al Hol, también hay 19.000 yihadistas en las cárceles bajo el control de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS). Todas las solicitudes internacionales para asistir a la Administración Autónoma en relación con esta situación, no tienen respuestas hasta el momento.

En Al Hol, una nueva generación de yihadistas del ISIS es adoctrinada ante los ojos de la comunidad internacional, que mantiene un silencio sepulcral.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.