Ataques turcos desatan mareas negras de petróleo en un río del norte de Siria

El granjero Nizar al-Awwad dejó de irrigar su tierra en el noreste de Siria desde un río local contaminado por un derrame de petróleo que los residentes y funcionarios de la zona controlada por los kurdos atribuyen a los ataques turcos.

“Todos los agricultores de la zona han dejado de utilizar el río para riego”, dijo Awwad, de 30 años, de un pueblo cerca de Tal Brak, en la provincia de Hasakeh.

“Estaríamos matando nuestra tierra con nuestras propias manos si usáramos agua contaminada”, dijo.

“Los agricultores ya sufren por la falta de combustible y la sequía; el río contaminado no ha hecho más que agravar nuestros problemas”, añadió Awwad, de pie cerca de sus cultivos de trigo.

La contaminación por petróleo ha sido una preocupación creciente en Siria desde el inicio de la guerra civil en 2011, que ha afectado la infraestructura y ha visto a potencias rivales competir por el control de los recursos energéticos.

Los residentes de la provincia de Hasakeh dijeron a AFP que notaron las manchas de petróleo en la vía fluvial, que desemboca en el río Khabour, que es vital para la zona, después de que Turquía bombardeara el mes pasado instalaciones petroleras afiliadas a los kurdos, incluidas estaciones y refinerías.

El derrame ha agravado la miseria de los agricultores, que ya luchan por llegar a fin de mes después de 12 años de guerra, los crecientes efectos del cambio climático y una crisis económica agotadora que ha provocado largos cortes de energía y escasez de combustible.

Turquía dijo que atacó decenas de objetivos en el norte de Siria e Irak pertenecientes al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) y las Unidades de Protección Popular (YPG) después de que nueve soldados turcos murieran en enfrentamientos con presuntos militantes kurdos en Irak.

Bombardeo turco

Turquía y muchos de sus aliados occidentales han incluido al PKK en su lista negra como organización “terrorista”, y Ankara ve a las YPG como una rama del grupo. Pero las YPG dominan a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) respaldadas por Estados Unidos, el ejército de facto de los kurdos en el noreste de Siria que encabezó la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS) en el país.

Mohammed al-Aswad, copresidente de la autoridad de aguas de la administración autónoma kurda, dijo que los “bombardeos turcos” en el noreste de Siria, particularmente en Rmeilan y Qahtaniyah -en el extremo noreste de la provincia de Hasakeh-, “dañaron instalaciones petroleras y oleoductos” y causaron la contaminación.

Las trampas rudimentarias colocadas por la administración no han logrado limitar el derrame actual.

Los corresponsales de AFP observaron manchas de petróleo en el agua, las plantas y las riberas de los ríos en un tramo de 55 kilómetros entre Tal Brak y las afueras de la ciudad de Hasakeh.

Si bien se esperaban reparaciones de la infraestructura petrolera, las autoridades advertían a los agricultores que no permitieran que el ganado bebiera el agua contaminada, que podría “amenazar la vida marina y la biodiversidad” si llegaba a una presa a lo largo del río Khabour, dijo Aswad.

Pero el granjero Ibrahim al-Mufdi, de 50 años, dijo que ya había dejado de regar sus cultivos con el río antes de la advertencia.

“Las ovejas no pueden beber del río”, afirmó, expresando preocupación por una posible contaminación de los peces.

“Sólo espero que la lluvia siga cayendo para que no tengamos que regar desde el río”, dijo Mufdi.

FUENTE: News EsEuro / AFP

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *