Campaña para juzgar a Erdogan por feminicida llega a Naciones Unidas

La semana pasada se realizó un panel y una conferencia de prensa sobre la campaña “100 razones para juzgar al dictador”, lanzada por el movimiento de mujeres kurdas para el enjuiciamiento del presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Esta actividad se llevó a cabo el 23 de septiembre en el marco de la 48ª sesión de la ONU sobre Derechos Humanos, efectuada en Ginebra, Suiza.

El panel celebrado en el Swiss Press Club tuvo como objetivo que se reconozca internacionalmente a los feminicidios como genocidio, y fue organizado por el Movimiento de Mujeres Kurdas Europeas (TJK-E) y la organización no gubernamental MAAT for Peace.

La doctora Manuela Honegger moderó el panel, que incluyó a la experta en derechos humanos y género Marion Böker; la codirectora y fundadora de Fight For Humanity, Ann-Kristin Sjöberg; la integrante de la coordinación del Consejo de Mujeres del Noreste de Siria, Asya Abdullah, y la portavoz de Relaciones Internacionales de TJK-E, Melike Yasar.

El panel comenzó con la proyección de fotografías de la guerra de Siria, así como testimonios de mujeres que describían violaciones que habían sufrido y atrocidades cometidas en la región. En el video también se explicó el cambio demográfico y la turquificación de la región kurda de Siria, Rojava, por parte del Estado turco y sus grupos yihadistas.

Yasar explicó que “el objetivo de nuestra campaña de las ‘100 razones’ es llevar al dictador Erdogan a juicio”. La representante kurda indicó que si bien el objetivo de la campaña era recolectar 100.000 firmas, ya han recolectado más de 235.000.

“Queremos comenzar la segunda etapa de nuestra campaña en este panel. Durante el reinado de 18 años de Erdogan, no cometió solo 100 delitos –puntualizó-. Se sabe que se han perpetrado miles de delitos. Sin el juicio de Erdogan, la conciencia de la humanidad seguirá insatisfecha. Es por eso que nos gustaría compartir los nombres de las mujeres que han muerto como resultado de las políticas militares de Erdogan. Sakine Cansız, Fidan Doğan, Leyla Şaylemez, Taybet İnan fueron asesinadas y el cuerpo de İnan permaneció en la calle durante siete días. Hevrin Xelef, Ceylan Önkol fueron asesinadas. Kader Ortakkaya fue asesinada en Kobanê. Dilek Doğan, en Estambul. Se han producido decenas de masacres similares”.

Yasar recordó que “Sakine Cansız, Fidan Doğan y Leyla Şaylemez fueron asesinadas en París por miembros del servicio de inteligencia de Turquía, el MIT. Tres mujeres kurdas fueron asesinadas por orden de las autoridades turcas”.

Al referirse a la situación en Shengal, la región de mayoría yezidí del norte de Irak, la representante del TJK-E alertó que “el régimen de Erdogan continúa sus preparativos para explotar ese lugar y cometer una nueva masacre. En Shengal está intentando implementar el mismo concepto, protegiendo a las bandas de ISIS. Lo llamo régimen de Erdogan porque es una tiranía de un solo hombre. No hay parlamento ni ley en ese lugar. Erdogan también ha cometido delitos contra la naturaleza desde que llegó al poder. Todas nosotras hemos sido testigos de esos crímenes. Fueron encarceladas las Madres por la Paz, y las co-alcaldesas y legisladoras que recibieron millones de votos. Compartimos la angustia de la madre que recibió los huesos de su hijo por correo. El régimen de Erdogan entrega los cuerpos de los niños de las personas a sus familias por correo después de unos años”.

A esto, agregó: “Los niños son atropellados y asesinados por vehículos blindados frente a los ojos del mundo y del público porque son kurdos. La lista de crímenes cometidos por la dictadura de Erdogan es extensa. Podemos deducir un crimen todos los días del gobierno de Erdogan si contamos éstos uno por uno. Tengo una pregunta: ¿Erdogan es visto como un tirano o no, cuando todo esto se considera?”.

“Estamos contando la historia del fascismo a través de dos personas. Los hombres cometen actos de violencia porque el Estado les da confianza –enfatizó Yasar-. Las mujeres son masacradas metódicamente. Por sus propias razones, las instituciones internacionales y Europa están cerrando los ojos. Erdogan continúa su chantaje y los usa. Entrena a las bandas en los campamentos y las envía a Siria. Por eso dijimos ‘100 razones’. Erdogan está intentando ocultar la verdad. Incluso 100 crímenes, en lugar de miles, son motivo suficiente para enjuiciar al tirano. Con esto en mente, hemos reunido 100 delitos con pruebas y papeles como parte de la campaña. Tenemos pruebas reales y demandas concretas. Llamamos a las instituciones internacionales y las instamos a que cumplan con sus responsabilidades. Debería ser castigado por sus acciones. Eres responsable de este genocidio político y étnico. De acuerdo con las convenciones internacionales, debe reconocer a Erdogan como un tirano y garantizar su enjuiciamiento. Debes tomar medidas antes de que la lista crezca aún más”.

Por último, Yasar remarcó: “Tenemos la evidencia de los crímenes. Queremos organizar una lucha para asegurar que Erdogan sea procesado ante instituciones internacionales. Queremos mostrar cómo usó armas químicas y cometió atrocidades contra las mujeres kurdas que se resisten”.

A continuación, habló la defensora de derechos humanos Mennatalla Abdelraouf, que comentó: “Sufrimos porque somos mujeres. Cuando comencé a investigar sobre las mujeres en Turquía y las kurdas en Siria, reconocí que los objetivos principales eran las mujeres. Sé que Erdogan es tan hostil con las kurdas debido a ISIS. Como Marcha por la Paz, colaboramos con varias instituciones para combatir los crímenes de Turquía. Hago un llamado a la Alta Comisión para que asuma la responsabilidad y detenga la ocupación turca”.

A su vez, una de las testigos de Afrin describió sus experiencias de la siguiente manera: “Cuando Turquía invadió Afrin, ni siquiera podíamos salir de la casa. Teníamos que velarnos. Fuimos acosadas ​​continuamente. Cuando llegamos al hospital, se refirieron a nosotras como ‘infieles’. ‘Ustedes son kurdas, son infieles’, dijeron. Los turcos atacaron nuestra casa una noche y secuestraron a mi hija mientras dormía. Luego me trajeron a mi nieta un día. Estuvimos encarceladas en la estación de policía por 20 días. Todos los días nos humillaban y maldecían. A mi hija la golpearon brutalmente. También secuestraron a su hija. La desnudaron y la encerraron. En esa comisaría nos atormentaban tres agentes. Ambos eran policías y torturadores al mismo tiempo. Mi hija había dado a luz recientemente y no podía alimentarse. Drogaron a mi hija, provocando que se pusiera rígida, y luego la llevaron al médico. Había demasiadas niñas menores de 18 años detenidas. Fueron violadas sistemáticamente y algunas tuvieron un aborto espontáneo. Sus principales objetivos eran las mujeres. Debido a esto, fueron las más humilladas y abusadas. La prisión albergaba aproximadamente a 25 niños de entre seis meses y siete años. Mi hija no pudo alimentar a su bebé. Instamos a las Naciones Unidas a que ayuden a las mujeres encarceladas allí. El número de estas mujeres crece día a día. No tengo otra solicitud, excepto regresar a mi hogar en Afrin”.

La segunda testigo que asistió al panel, declaró que tuvo que escapar de Afrin luego de la invasión militar turca en 2018. La mujer criticó que “nadie escucha las palabras de nosotros, los kurdos”. A esto, agregó: “Dios nos hizo kurdos y nos dio nuestro idioma. Decenas de jóvenes fueron dispersadas, heridas o asesinadas. También había hombres entre ellos. Se perdió la pierna de un niño. Esa tragedia resultó en la muerte de uno de mis hijos y que otro fuera herido. Mis hijos todavía están aterrorizados y asustados por el más mínimo ruido. Queremos que el Estado turco enfrente la justicia por las masacres. Queremos que Erdogan sea llevado a juicio”.

Ann-Kristin Sjöberg, codirectora y fundadora de Fight For Humanity, dijo por su parte que “las mujeres y las niñas sufren tremendas injusticias en estas situaciones. Esto es incorrecto y estamos trabajando para cambiarlo. Todas las leyes prohíben la violencia sexual y su amenaza. Cualquier ley prohíbe atacar un hospital, ya sea en guerra o en paz. Es responsabilidad de las organizaciones internacionales hablar en contra de estos crímenes. Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para poner fin a esto”.

En tanto, Asya Abdullah manifestó: “Nosotras, como instituciones y mujeres en el norte y el este de Siria, nos defendemos y continuaremos defendiéndonos de la invasión en todas las áreas de la vida”. “Hemos convertido en una prioridad organizarnos primero para salvaguardar tanto a nosotras mismas como a nuestro territorio –señaló-. Contra la ocupación, formamos el Consejo de Mujeres del Noreste de Siria, integrado por mujeres kurdas, árabes, chechenas y circasianas”.

“Luchamos contra la invasión en los campos de la política y la economía. Las políticas de ocupación se sienten en algo más que en términos militares –advirtió Abdullah-. Existen políticas especiales. En Afrin, las mujeres son secuestradas. Entre 2020 y 2021, 105 mujeres fueron asesinadas, 189 fueron secuestradas y 197 murieron en bombardeos. Además, 182 niños perdieron la vida. Hoy, nuestra batalla más urgente debe librarse contra y para prevenir el feminicidio. La revolución en el noreste de Siria y Rojava ha establecido valores significativos no solo para nuestro país sino también para la humanidad. La lucha de las YPJ contra ISIS fue para todas las mujeres. El Estado turco está atacando a las FDS (Fuerzas Democráticas de Siria) y las líderes de las YPJ son asesinadas a la vista del mundo”.

La representante de las mujeres de Rojava aseguró que “las mujeres kurdas en el norte y este de Siria son pioneras en un sistema democrático para todas. Hombres y mujeres están igualmente representados en la estructura de copresidencia. Esto también es importante para el resto del mundo. Por su propia razón, las bandas del Estado turco están apuntando a nuestro sistema democrático. Las mujeres que han luchado contra ISIS están siendo atacadas. Tras la ocupación de nuestros territorios, se abolió el sistema democrático y se inició una masacre. ¿Bajo qué autoridad legal tomaron nuestros territorios y están cambiando la estructura demográfica? Miles de personas nuestras se vieron obligadas a huir. ¿Qué derecho internacional otorga a Turquía esta autoridad? El cambio en la composición demográfica de nuestro país es un crimen de lesa humanidad. El asesinato de mujeres y niños por el armamento pesado del estado turco es un crimen contra la humanidad”.

Abdullah remarcó: “Creemos en los valores humanos y en el derecho de todas las personas a vivir según su propia cultura. El Estado turco, por otro lado, continúa sus ataques para evitar que esto suceda. Se debe detener a Turquía para poner fin a la ocupación y las matanzas en masa. Nuestras tierras deben protegerse contra ataques aéreos. Nuestra gente está siendo masacrada todos los días. Atacan con sus aviones de combate cuando quieren. El estado turco utilizará sus armas más pesadas si no hay ninguna prohibición. Las bandas en nuestras tierras están empleando métodos del ISIS. Miles de nuestras personas no pueden regresar a sus hogares. Se requiere una garantía internacional para el regreso de nuestra gente a sus países de origen”.

“Invitamos a las instituciones internacionales, a quienes luchan por los derechos humanos y a quienes se oponen al asesinato de mujeres y niños, a visitar Siria –afirmó Abdullah-. Pueden venir y ver los hechos por sí mismos. Estás invitado a presenciar esta realidad. Se ha establecido una frontera en nuestro territorio ocupado por el Estado turco. Más de lo que contamos aquí se experimenta allí. Hemos pasado por mucho más que eso. Como mujeres, organizaremos paneles para discutir los eventos en el noreste de Siria y sus implicaciones para el futuro de las regiones ocupadas y Siria. Como mujeres, lucharemos en este tema para compensar nuestras deficiencias. Como mujeres, continuaremos luchando por todos los sirios contra la ocupación continua de nuestros territorios por parte de Turquía hasta el final”.

Finalmente, Marion Böker, experta en derechos humanos y género, explicó que era una judía nacida en Alemania en la década de 1960, después de la Segunda Guerra Mundial y que perdió a una gran parte de su familia en el Holocausto. Böker declaró que entiende lo que es el genocidio y agregó: “Necesitamos encontrar respuestas más claras y rápidas. Tenemos tiempo para demorarnos. Escribir una carta de reprimenda no solucionará el problema. Ya tenemos muchos mecanismos para esto. Debemos entrar en acción”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *