Llaman a participar en la protesta de Colonia para “detener los 25 años de tortura contra Öcalan”

La organización coordinadora kurda en Alemania, KON-MED, convoca a participar en una manifestación europea por la libertad de Abdullah Öcalan en Colonia el 17 de febrero, exigiendo: “¡Detengan inmediatamente los 25 años de tortura y gobierno arbitrario!”.

El 17 de febrero tendrá lugar en Colonia una manifestación a escala europea por la libertad de Abdullah Öcalan. La protesta en Deutzer Werft marcará el aniversario del secuestro del líder kurdo en Turquía. El fundador del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) fue secuestrado en Kenia el 15 de febrero de 1999 con la cooperación de los servicios secretos internacionales. Este acto de piratería, contrario al derecho internacional, comenzó con la salida forzada de Öcalan de Siria el 9 de octubre de 1998. La comunidad kurda aprovecha el próximo aniversario de su secuestro como una oportunidad para exigir la liberación del líder de 74 años y una solución política a la cuestión kurda.

La organización que agrupa a la diáspora kurda en Alemania, KON-MED, emitió un comunicado llamando a la gente a participar en la manifestación para “poner fin a 25 años de aislamiento, tortura y la falta de leegalidad”.

La apelación publicada por KON-MED incluye lo siguiente:

“El 15 de febrero de 1999, las agencias de inteligencia occidentales secuestraron al líder del pueblo kurdo Abdullah Öcalan, lo ataron y lo entregaron al régimen turco, que planeaba ejecutarlo. Pero las protestas de millones de kurdos y sus partidarios obligaron a Ankara a conmutar su sentencia por cadena perpetua. Luego fue encarcelado por Turquía en la isla prisión de İmralı en el Mar de Mármara. 

“Ni la ley turca ni el derecho internacional funcionan en Imrali”

La prisión de İmralı había sido diseñada y construida específicamente para él, semanas antes de su secuestro. “Es muy diferente del resto del sistema penitenciario de Turquía”, ha señalado Öcalan. Es una prisión especial con un estatus especial, que funciona bajo un régimen agravado conocido como “Sistema de Aislamiento de İmralı”. El área circundante está altamente restringida y declarada zona militar, vigilada por mil tropas en tierra, mar y aire. Allí no funcionan ni el derecho turco ni el internacional. De hecho, al aislar a Öcalan allí, las autoridades turcas tomaron la decisión de matarlo “no sólo una vez, sino todos los días”, afirmó una vez un alto general turco.   

Durante 25 años, Öcalan ha estado recluido en régimen de aislamiento en la prisión de İmralı. Pero desde el 25 de marzo de 2021 se le ha negado el acceso a todos los medios de comunicación y contacto con el mundo exterior, incluidos sus abogados y su familia. Esta condición, conocida como “detención en incomunicación/no comunicación absoluta”, es una forma de tortura que viola el derecho constitucional turco, el derecho de las Naciones Unidas y el Convenio Europeo de Derechos Humanos. 

“Crímenes de guerra practicados en Kurdistán sin consecuencias jurídicas internacionales”

El actual encarcelamiento de Abdullah Öcalan perpetúa la opresión de los kurdos y los ataques genocidas contra ellos.

Con el Tratado de Lausana de 1923, las potencias coloniales europeas ayudaron a dividir la patria kurda en cuatro partes y sembraron las semillas del conflicto que duraría un siglo en Oriente Medio. Desde entonces, Kurdistán se ha convertido en una geografía donde se han practicado todos los crímenes de guerra sin consecuencias jurídicas internacionales. Esto se debe a que los kurdos colonizados fueron considerados oficialmente árabes de Irak y Siria, turcos de Turquía y persas de Irán.

En 1978, Öcalan fundó el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en un intento de liberar al pueblo kurdo de la violencia sistémica de la opresión colonial. Esbozó una nueva visión de la libertad kurda, una que rompía con el patrón estatista y trazó un camino hacia la democracia multiétnica de base, la libertad de las mujeres y la ecología social. Cuando el modelo de autoempoderamiento kurdo propuesto por Öcalan comenzó a ganar apoyo entre muchos kurdos, enfureció a las potencias occidentales, que prefieren que los kurdos acepten su propia destrucción. 

“La visión de Öcalan es el único camino hacia la paz”

Pero la historia muestra que la visión de Öcalan es el único camino hacia la paz, y ha declarado unilateralmente altos el fuego en nueve ocasiones. De 2013 a 2015, Öcalan también sirvió como negociador principal en un intento histórico de resolver la cuestión kurda de Turquía en la mesa de negociaciones. Pero Erdoğan, actuando cada vez más dictatorialmente, creía que podía obtener el control total de Turquía avivando los sentimientos antikurdos, por lo que el diálogo fue reemplazado por invasiones, ataques con aviones no tripulados, encarcelamientos masivos y el rechazo total del Estado de derecho en Turquía. 

Sin embargo, Occidente permanece en silencio, a pesar de que Turquía es miembro del Consejo de Europa y del CPT, de la ONU, y candidato a ser miembro de la UE. ¡Pero el Estado turco debe rendir cuentas y los 25 años de ilegalidad contra Öcalan y el pueblo kurdo deben terminar! Nosotros, el pueblo, podemos ser esa fuerza que impulse a los mecanismos internacionales a actuar. 
¡Detengamos inmediatamente los 25 años de tortura y gobierno arbitrario! ¡Libertad para Öcalan, libertad para los kurdos!

¡Únase a nosotros en Colonia en el 25º aniversario del secuestro de Öcalan para exigir su libertad!”

Fuente: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *