Continúan los ataques turcos sobre el noreste de Siria

La fuerza aérea turca continúa atacando el norte y el este de Siria. En Kobane, los bomberos fueron atacados en una fábrica previamente bombardeada, mientras que dos trabajadores de una fábrica en Amûdê resultaron heridos.

La campaña genocida del Estado turco contra la región autónoma del norte y el este de Siria bajo el pretexto de “luchar contra el terrorismo” continuó sin cesar el domingo por la tarde. Los aviones de combate y los aviones no tripulados turcos siguen sobrevolando los cielos de la región, atacando infraestructuras y civiles.

En Kobane, los bomberos fueron atacados por aviones de combate turcos mientras realizaban operaciones de extinción de incendios en el emplazamiento de una antigua fábrica de cemento. La fábrica de la aldea de Çelebiyê (al-Jalabiyya), al sureste del cantón, ya había sido alcanzada desde el aire al menos tres veces ese mismo día. Las imágenes publicadas por la agencia de noticias Hawar (ANHA) muestran que el impacto se produjo en un almacén a pocos metros de un camión de bomberos en el que se encontraba un empleado de la brigada de bomberos.

Otros ataques en Kobane se dirigieron contra silos de grano y un pequeño bosque en las afueras del sur de la ciudad. Anteriormente, una granja ganadera, una base de las Asayish (Fuerzas de Seguridad Interna) y una central eléctrica que abastecía de energía eléctrica a unas 300 aldeas de la región ya habían sido bombardeadas en el cantón. La planta quedó fuera de servicio y miles de hogares se quedaron sin suministro eléctrico.

En Qamishlo, se llevaron a cabo ataques aéreos contra la instalación de suministro de energía en Hîzama Bakur y se produjo un gran incendio. También se informó de ataques contra infraestructuras energéticas vitales en Amûdê. Una subestación se vio afectada por los ataques, que también tuvieron como objetivo las aldeas de Merkeba y Kotih. Además, el molino situado al borde de la carretera que conecta Amûdê y Hesekê fue alcanzado por aviones de combate. Dos trabajadores resultaron heridos y fueron trasladados al hospital.

Los graneros del distrito de Dirbêsiyê, en el cantón de Hesekê, y la casa de un ciudadano de la aldea de Girbetli fueron blanco directo de los ataques turcos. Los hermanos Can y Rojan y su madre resultaron heridos durante el ataque, mientras que la casa quedó inutilizable. Los civiles heridos fueron trasladados al hospital del distrito para recibir tratamiento.

Por tercer día consecutivo, Turquía está atacando la región autónoma del norte y el este de Siria desde el aire, además de intensos bombardeos en la región del Kurdistán iraquí (IRK). El gobierno de Ankara justifica los ataques con “represalias” por la muerte de soldados turcos durante “operaciones transfronterizas” en el norte de Irak.

Mientras tanto, los activistas advierten que Turquía podría atribuir los ataques llevados a cabo por su fuerza aérea en su propio territorio a las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) o a las Unidades de Defensa Popular (YPG) con el fin de crear una base para una nueva guerra de agresión contra el norte y el este de Siria. En la ciudad fronteriza kurda de Suruç, que se encuentra en la provincia de Urfa y justo enfrente de Kobanê, se lanzaron bombas sobre una zona rural.

Los medios locales afirmaron que se trataba de un presunto ataque con drones desde Rojava. No sería la primera vez que Ankara bombardea su propio territorio y atribuye el incidente a las YPG/SDF con el fin de fabricar una base para crímenes de guerra.

Fuente: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *