Sakine, Fidan, Leyla: Hasta que se haga justicia

Hoy hace once años que Sakine Cansiz, Fidan Dogan y Leyla Saylemez fueron asesinadas en París.

Desde entonces, los kurdos y sus amigos han marchado incansablemente en París y en toda Francia para exigir a las autoridades francesas el levantamiento del secreto de defensa y para obtener finalmente justicia para las tres activistas, sus familias, sus seres queridos y toda la comunidad kurda.

El TJA, Movimiento de Mujeres Libres, detalló lo sucedido aquella noche y los días siguientes en un amplio texto.

El TJA escribió: “Hacia la 1 de la madrugada del 10 de enero, sus amigas y amigos, preocupados por no poder localizarlas desde el principio de la tarde, se dirigieron al 147 rue La Fayette [donde se encontraba el Centro de Información del Kurdistán, CIK] y vieron una luz encendida en el primer piso.

Consiguen abrir la puerta del centro y descubren los cuerpos de Sakine, Fidan y Leyla en el salón. Habían sido ejecutadas con varios disparos en la cabeza. Media hora más tarde, la policía y las unidades criminales llegan al lugar. Poco después, tras el anuncio del asesinato de los tres activistas, miembros de la comunidad kurda empezaron a reunirse frente a la sede del CIK. Entre la multitud se encontraba también Ömer Güney, presunto autor de este triple asesinato, que sería detenido por la policía y encarcelado una semana después.

A las 9 de la mañana, Manuel Valls, entonces Ministro del Interior, llegó al lugar del crimen rodeado de una horda de periodistas, y se dirigió directamente a la 1ª planta, a la sede del CIK. Hacia las 9h30, declaró: “Se trata de un asunto grave, de ahí mi presencia. Se trata de un crimen inaceptable. La investigación acaba de comenzar bajo la autoridad de la fiscalía; los servicios se movilizan para esclarecer este acto totalmente insoportable. También he venido a expresar mi compasión por los seres queridos de estas tres mujeres. Mucha gente conocía a la presidenta del Centro de Información [Fidan Dogan]”.

Desde el 11 de enero, miles de kurdos y amigos del pueblo kurdo marcharon hacia el 147 de la rue La Fayette, en compañía de los diputados kurdos Gultan Kisanak y Selahattin Demirtas [en prisión desde 2016] y de numerosos representantes de organizaciones políticas y cargos electos franceses.

El presidente de la República, François Hollande, calificó de “horrendo” el asesinato de las tres activistas kurdas y subrayó que Fidan Dogan era conocida suya y de muchos actores políticos con los que se reunía regularmente.

El 12 de enero de 2013, 150.000 manifestantes de toda Europa marcharon por las calles de París para gritar su rabia y tristeza, y exigir a las autoridades francesas que esclarecieran este crimen atroz.

El 15 de enero de 2013, los féretros de las tres activistas kurdas fueron transportados a hombros de sus camaradas hasta el lugar de la ceremonia fúnebre, en Villiers-le-Bel, donde una gran multitud acudió a rendir un último homenaje a Sakine, Fidan y Leyla.

El 16 de enero de 2013, sus restos fueron recibidos en Diyarbakir, capital del Kurdistán, por cientos de miles de personas.

Al día siguiente, cada una fue enterrada en su ciudad natal: Sakine en Dersim, Fidan en Elbistan y Leyla en Mersin”.

Investigación

El TJA escribió esto sobre la investigación del triple asesinato: “Desde el 10 de enero, cuando la policía empezó a interrogar al entorno de las tres activistas kurdas, parecía concentrarse únicamente en la pista de la resolución de una disputa interna. Las asociaciones kurdas, sin embargo, cooperan activamente, proporcionando toda la información que pueda ser útil para la investigación.

Unos días más tarde, mientras se preparaba la ceremonia fúnebre, los dirigentes de las asociaciones kurdas descubrieron la identidad de la última persona que había visto a Sakine Cansiz el 9 de enero de 2013, y pidieron a la policía que le interrogara. Así es como Ömer Güney comparece como testigo por primera vez el 14 de enero de 2013. Fue detenido el 18 de enero junto con su compañero de piso.

El 20 de enero, un correo electrónico anónimo dirigido a la jefatura de policía de París (revelado por la revista l’Express, en un artículo del 15 de junio de 2013 titulado Tres asesinatos y una pista turca) afirma que Ömer Güney es un agente turco y da información sobre sus viajes por Turquía, información que será corroborada por los datos que aparecen en el pasaporte de Güney, descubierto dos meses después, oculto tras la consola de la radio de su vehículo.

El fiscal, François Molins, anunció entonces, durante una rueda de prensa, el encarcelamiento de Ömer Güney (31 años), originario de Sivas, y la puesta en libertad de la otra persona detenida.

En febrero de 2013, la prensa turca reveló que Güney viajó tres veces a Turquía entre agosto y diciembre de 2012. Según sus compañeros de piso, Güney utiliza 4 o 5 teléfonos móviles que no le fueron incautados durante el primer registro. A instancias de asociaciones kurdas, la policía decidió registrar más seriamente el apartamento de Güney, pero tuvo que hacerlo dos veces. Los teléfonos que deberían haber sido precintados durante el primer registro fueron incautados un mes después del crimen.

Fue el 12 de enero de 2014 cuando se publicó en YouTube una grabación sonora que contenía una conversación entre Ömer Güney y dos personas presentadas como miembros del MIT (Servicio de Inteligencia turco), lo que hace ahora indiscutible la tesis del crimen de Estado. En esta grabación, se escucha a Güney describir sus planes de asesinato contra varios activistas kurdos y representantes políticos en Europa.

No fue hasta agosto de 2015, al final de una investigación que duró dos años y medio, cuando Ömer Güney fue remitido al Assize Court. En el auto de remisión, la juez de instrucción Jeanne Duyé señala los “conocidos” de Ömer Güney con el MIT. Posteriormente, el juicio que inicialmente iba a celebrarse entre el 5 y el 16 de diciembre de 2016 fue aplazado sin motivo alguno a finales de enero de 2017, mientras que Ömer Güney falleció en diciembre de 2016. Se dice que padecía desde hacía tiempo un cáncer cerebral, que estaba afectado por la legionelosis y que murió de neumonía.

En marzo de 2017, los abogados de las familias presentaron una querella contra los patrocinadores, añadiendo al expediente nuevos elementos que apoyan la identificación de determinados patrocinadores.

El comité ejecutivo de la Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK) reveló en enero de 2018 información importante facilitada por dos altos cargos del MIT detenidos por el PKK desde agosto de 2017. En particular, reveló la identidad del agente del MIT responsable de planificar asesinatos. Se trata de Sabahattin Asal, que en aquel momento era vicepresidente del departamento del MIT encargado de las operaciones internacionales.

También formaba parte de la delegación enviada por el Estado turco a Imrali, al principio del proceso de conversaciones que comenzó a finales de diciembre de 2012, unas semanas antes de los asesinatos. Esta información corrobora un elemento importante del expediente de la investigación francesa: el nombre de Asal figura entre los firmantes de un documento del MIT fechado en noviembre de 2012, en el que se mencionan los preparativos de un atentado contra Sakine Cansiz. Este documento se filtró a la prensa turca en enero de 2014.

En marzo de 2018, las familias presentaron una demanda de acción civil basada en los múltiples vínculos de Ömer Güney con el MIT. A raíz de esta denuncia, se abrió una nueva investigación sobre el triple asesinato.

En mayo del mismo año, en el veredicto emitido tras una sesión sobre Turquía y los kurdos celebrada en París en marzo de 2018, el Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP) consideró que “la audiencia permitió establecer que el Estado turco había cometido, organizado o protegido delitos de derecho común, o crímenes de Estado contra personas o asociaciones kurdas, en su territorio y fuera de su territorio”. Subraya al respecto que “el caso más reciente es el del asesinato de tres activistas kurdas en París, el 9 de enero de 2013: Fidan Dogan, Sakine Cansiz y Leyla Saylemez”, habiendo demostrado la investigación “la implicación de altos cargos de los servicios secretos turcos, MIT”.

En 2020, el juez encargado de investigar el caso del triple asesinato pidió al Ministerio del Interior que levantara el secreto de defensa para acceder a la información en poder de la DGSI y la DGSE sobre las circunstancias del crimen. Esta petición no surte efecto.
El 16 de febrero de 2021, el ex jefe de la inteligencia militar turca Ismail Hakki Pekin proporcionó una confirmación adicional de la implicación del MIT en el asesinato de las tres mujeres kurdas. En una emisión en CNN Türk, el teniente general retirado afirma que deben llevarse a cabo liquidaciones selectivas contra los líderes del PKK en Irak, Siria y Europa, y añade: “Debemos hacer algo contra sus elementos en Europa. Ya se ha hecho una vez en París…”.

Fuente: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *