Cultura de la democracia

Lo que más buscamos son siempre las cosas de las que sentimos que estamos más privados. Esta es la razón por la que hemos estado discutiendo y centrándonos tanto en la democracia en los últimos años que, de hecho, es natural y esencial. Tanto la sociedad como cada individuo están ahogados, acorralados por lo que han estado viviendo y lo que se han visto obligados a vivir. Nos roban la última gota de felicidad, el último trozo de pan que queda.

La democracia no es un término con un significado único para todos. Todos tienen una definición propia. La gente tiende a definirlo en el contexto de la depravación. Cada uno de nosotros busca la cura que sane nuestras heridas sangrantes en la democracia. Esto también es natural. No tiene nada de extraño.

Podemos hacer una definición general de democracia, basada en el derecho universal y las cartas de derechos humanos. De hecho, podemos enumerar fácilmente los principios básicos de la democracia relacionados con la administración estatal, las relaciones sociales, la economía o las relaciones entre individuos. Un mejor modelo de administración democrática puede derivarse teóricamente de un estudio de diversas prácticas desde las antiguas ciudades-estados de Atenas. La Constitución, las leyes, los reglamentos y la burocracia pueden configurarse totalmente de acuerdo con los principios democráticos.

Todos estos son posibles y pueden implementarse en Turquía y, de hecho, la gravedad sin precedentes de las próximas elecciones, radica en el hecho de que el deseo y la promesa de la democracia estarán, por primera vez, en el centro de todos los problemas. Este es un desarrollo notable. Si bien se ha pagado un alto precio, la búsqueda de la democracia finalmente se ha convertido en el tema principal de la agenda de la oposición social y política. Tenemos que evitar subestimar esto. Bien, entonces contamos con esto, pero todavía no me siento cómodo. Parece que todavía falta algo; y de hecho algo realmente grande. Así que déjenme intentar explicar las cosas, pensando en mis heridas sangrantes.

Tenemos una cultura culinaria gracias, principalmente, a nuestras madres, ¿no es así? Ellas, a su vez, la heredaron de generaciones anteriores y la trajeron hasta el presente con sus propias contribuciones. Incluso una cultura de cocina simple y de apariencia ordinaria tarda siglos en emerger. No nace ni se pierde tan fácilmente. Este es el elemento más básico de la cultura. La cultura culinaria está tan naturalmente integrada en nuestra vida diaria que podemos distinguir instantáneamente un plato enviado por el vecino. Siempre es diferente al de nuestra madre, ya sea por la cantidad de sal o especias que contiene, o por la cantidad de tiempo que se ha cocinado.

Una acción en particular se convierte en parte de la cultura solo después de que se ha repetido una y otra vez durante un largo período de tiempo. Nuestras creencias religiosas, idiomas, tradiciones y estilos de vida, solo podrían convertirse en parte de nuestra cultura después de que se hayan practicado durante generaciones. ¿Y dónde se encuentra la democracia dentro de esta cultura? Desafortunadamente, casi no tiene lugar. Incluso, podemos decir con gran pesar que no tenemos una cultura de democracia en absoluto. Tal cultura ni siquiera representa el uno por ciento de nuestra cultura culinaria, por la razón de que la democracia nunca ha sido practicada por una sucesión de generaciones en el pasado. Por el contrario, somos como los supervivientes de un desastre democrático, que ha sido frecuentemente roto y sometido a golpes de Estado.

Entonces, ¿cuál es el significado de inflar la esperanza de que logremos una transición a la democracia en las próximas elecciones? ¿El reemplazo de una administración opresiva significa necesariamente una transición automática a la democracia? Ciertamente, no. En realidad, es molesto que el problema se reduzca a una ecuación tan simple.

Se crea la impresión de que todo estará bien una vez que volvamos al sistema parlamentario. Esta actitud es muy inadecuada. Creo que quienes creen que el tema de la democracia se resolverá mediante un proceso de democratización parcial, no tienen ni idea de democracia. La democracia no la puede construir el Estado. El Estado no puede crear una cultura de democracia. A lo sumo, un Estado puede obstruir la democracia o apoyar el desarrollo de una cultura democrática. Esto último es todo lo que puede ser un Estado democrático.

Lo que se supone que va a construir la democracia, y gradualmente convertirla en cultura, es esencialmente la sociedad y los individuos. Y pueden lograr esto no solo a través de la política, sino a través de la educación (lo que quiero decir con esto obviamente no es la educación nacional oficial), las artes y la literatura. Esto se debe a que la democracia no es una cuestión de leyes o Constitución, sino de una cultura. La Constitución y las leyes sólo pueden apoyar el proceso evitando ser represivas.

Podemos tener un profesor, pero no un demócrata al final, si no ha tenido lecciones obligatorias sobre derechos humanos, discriminación, democracia e igualdad en todas las fases de la educación; lo mismo, si hemos descuidado las lecciones de ciencias sobre la historia evolutiva del universo, la tierra y la humanidad; o si no hemos estado enseñando la historia de las religiones, creencias y estados de manera objetiva.

¿Cuál sería el significado de ser artista o estrella internacional si no lo ha explicado en sus películas, series de televisión, anuncios, obras de teatro, novelas, historias o pinturas sobre la justicia, la libertad y la igualdad de las mujeres, nuestros sufrimientos y traumas históricos, la explotación, ecocidio o el amor a los animales?

Si la toma de decisiones o la auditoría externa no se toman a través de procesos democráticos en las ONG, los medios de comunicación, las universidades, los sindicatos, las empresas manufactureras o los partidos políticos, y si el trabajo no se compensa de manera justa, ¿cuál sería el significado de ser presidente o jefe o un rector?

¿Cuál sería el significado de defender el sistema parlamentario o ser parte de la oposición, si disfrutamos de nuestra propia autoridad personal mientras nos jactamos de haber confinado a una mujer en una casa, tratarla como esclava, golpearla y humillarla, e incluso asesinarla?

¿Cuál sería el significado de obtener el 60 o el 90 por ciento de los votos si le negamos un saludo a alguien que es de otra fe, otra denominación, otro género u otra nación; si no se está tomando una foto o sentado en la misma mesa con alguien que es miembro de otro grupo político, o de otro barrio, o simplemente fanático de otro equipo de fútbol?

La democracia es una cuestión de cultura. Es un estilo de vida, una suma de actitudes que no caben en una urna. Nuestra generación no vivirá lo suficiente para presenciar cómo la democracia se convierte en una cultura, un estilo de vida. Pero nuestra generación tiene la responsabilidad y el deber de sembrar las semillas de una cultura democrática en estas tierras ancestrales. Por ello, todos los procesos, incluidas las actividades relacionadas con las elecciones, deben realizarse como parte de la construcción de la cultura de la democracia. Todas las observaciones, programas, principios, planificación, deben hacerse y llevarse a cabo de manera que contribuyan a este objetivo. Los enfoques superficiales y tácticos no solo no contribuyen a la institucionalización de la democracia y su transformación en cultura, sino que también hacen que la lucha por la democracia sea infructuosa.

Tengamos siempre presente que ninguno de nosotros somos demócratas en el sentido cultural. O somos demócratas teóricos o falsos. Solo quería echar un vistazo a la situación desde esta perspectiva. Creo que este es esencialmente el problema. Los gobiernos son temporales. Dejarán de existir mañana. Solo el florecimiento de una cultura democrática significará un logro permanente, y ningún gobierno tendrá el poder de quitárselo a la sociedad. Por lo tanto, será permanente como nuestra cultura culinaria. Ahora es el momento de trabajar en la cocina. Todos juntos.

FUENTE: Selahattin Demirtaş (ex copresidente del Partido Democrático de los Pueblos. Encarcelado injustamente en Turquía) / Artı Gerçek / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *