Descentralizar Irán para que los kurdos se beneficien de los recursos naturales

Un nuevo estudio concluyó que la mejor manera de permitir que las comunidades kurdas de Irán prosperen gracias a sus ricos minerales, densos bosques y enormes depósitos de agua es que se produzca una “descentralización radical” de la actividad del gobierno central iraní.

El estudio de la Universidad de Exeter, publicado en la revista Journal of World Systems Research, cita la deforestación de Irán, la explotación del medio ambiente y la extracción de metales preciosos, por ejemplo el oro y el aluminio, como cuestiones que provocaron problemas medioambientales y de salud entre el pueblo kurdo, así como sequías y escasez de agua.

Además, la población local considera que las políticas económicas y de desarrollo de Irán en el Kurdistán son insostenibles, discriminatorias y colonialistas, mientras que los grupos ecologistas kurdos fueron atacados por los sistemas judicial y de seguridad iraníes, según el estudio.

“El enfoque económico y de desarrollo del Estado iraní respecto a los recursos naturales del Kurdistán, así como la extracción y explotación de los mismos, dieron lugar a una amplia degradación medioambiental que afecta a la salud pública”, afirmó el Dr. Mansour Sohrabi, investigador independiente y coautor del estudio.

Los investigadores aseguran que el método de gestión del agua de Irán se considera destructivo y mal gestionado, ya que transfiere el agua del Kurdistán iraní a otras regiones, lo que amenaza con la desertificación y el hundimiento del terreno.

En el Kurdistán se construyeron 22 presas en el marco del Proyecto de Anatolia Sudoriental (GAP) de Turquía, lo que tiene un impacto negativo en el paisaje y la cultura de la región.

“En las últimas décadas, el entorno natural del Kurdistán fue objeto de una degradación masiva, y los recursos naturales del Kurdistán -que deberían haber sido la fuente de riqueza y prosperidad de la población de la región- fueron ampliamente explotados por diferentes instituciones estatales, entre ellas el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) y sus suborganizaciones y contratistas”, expresó el Dr. Allan Hassaniyan, de la Universidad de Exeter, coautor del estudio.

El estudio indicó que el pueblo kurdo podría beneficiarse mejor de los recursos naturales del Kurdistán si se produjera una descentralización del sistema de toma de decisiones políticas en Irán, que permitiera a los kurdos participar en diferentes aspectos de las actividades políticas y económicas, permitiéndoles así incidir directamente en las iniciativas que afectan a sus ecosistemas.

FUENTE: The Jerusalem Post / Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.