Desde América Latina manifiestan solidaridad con las mujeres de Kurdistán

Solidaridad de los pueblos de América Latina. Eso pidió el jueves pasado en una declaración el Movimiento de Mujeres de Kurdistán (MMK), espacio que nuclea a decenas de organizaciones sociales, políticas, de autodefensa, feministas y culturales en el territorio kurdo como en su diáspora, principalmente esparcida en Europa.

En el comunicado, el MMK remarcó que la situación en Kurdistán es crítica, debido a los constantes ataques militares lanzados por Turquía en diferentes regiones. Los últimos bombardeos, que se cobraron la vida de civiles, líderes y comandantes de las fuerzas de autodefensas vinculadas al Movimiento de Liberación de Kurdistán (MLK), cayeron en Rojava (Kurdistán sirio), Shengal (zona de mayoría yezidí en el norte de Irak) y en el campamento de refugiados de Makhmur, donde desde hace más de una década viven 12.000 pobladores, en la región de Bashur (Kurdistán iraquí).

En la declaración se precisó que el 1 de febrero, Turquía “bombardeó simultáneamente Makhmur, Shengal y el pueblo de Teqil Beqil, en Rojava”, luego de la derrota del Estado Islámico (ISIS) en la ciudad de Hesekê. En esa localidad de Rojava, varias células del grupo terroristas atacaron, el 20 de enero, la prisión de Sina’a, donde se encuentran recluidos alrededor de 5.000 milicianos que le juraron lealtad al Califato. Para el MMK, los grandes medios de comunicación y la comunidad “trataron de tapar” estos hechos simultáneos y “culpabilizar a las fuerzas kurdas, cuando, en la región hay un sin número de etnias defendiendo sus tierras”.

En el comunicado se enfatizó que en debido a la crisis interna que vive Turquía, donde la fragilidad financiera es la principal problemática, el gobierno del presidente Recep Tayyip Erdogan “quiere encubrir su caída a través de estos ataques”. Al mismo tiempo, se denunció que los bombardeos “tienen como objetivo acabar con la lucha por la libertad del pueblo kurdo y del Kurdistán”.

En la actualidad, las fuerzas militares turcas –en muchos casos acompañadas por grupos yihadistas- mantienen ocupadas varias zonas de Rojava y Bashur, como es el caso del cantón de Afrin, que fue invadido en 2018. Al referirse a este caso, desde el MMK recordaron que la ocupación ilegal de Afrin tiene el objetivo de destruir a “una región multiétnica, libre y, sobre todo pacífica” en medio de la guerra de más de 10 años en Siria.

“Alentado por el silencio de la comunidad internacional, el Estado turco apunta a un genocidio kurdo en el siglo XXI a través de estos ataques. Instamos a todas las instituciones internacionales, especialmente a la ONU y la Unión Europea (UE), a que asuman sus responsabilidades y se opongan a estos terribles ataques”, expresaron en el Movimiento de Mujeres de Kurdistán.

Desde el MMK convocaron a “romper el silencio” impuesto sobre Kurdistán por las “instituciones internacionales” y que se deben “tomar medidas concretas contra el Estado turco fascista”. A su vez, criticaron la complicidad del Partido Democrático de Kurdist´na PDK), que gobierna la región autónoma de Bashur, con el gobierno turco, al que le permite realizar bombardeos sobre el territorio.

Luego de conocida esta declaración, la integrante de Madres de Plaza de Mayo –Línea Fundadora-, Nora Cortiñas, grabó un video en el que se solidarizó con las mujeres kurdas y denunció la represión de Turquía. En tanto, un grupo de cineastas argentina, que trabajan en el proyecto documental Lêgerîn. En busca de Alina, sobre la vida de la médica argentina e internacionalista Alina Sánchez, también manifestó su solidaridad con los pueblos de Kurdistán. En un comunicado expresaron su apoyo con el pueblo y las mujeres kurdas “en su lucha en defensa de sus derechos políticos y culturales, y en sus demandas de autonomía y democracia”.

Por su parte, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) manifestó: “Como espacio articulado de feministas del Abya Yala y como organización que lucha por reivindicar los derechos territoriales del pueblo Lenca, la justicia, la libertad y la paz, condena enérgicamente los bombardeos  por parte de Turquía”.

El COPINH, organización dedicada a la defensa del medioambiente, el territorio y de la cultura Lenca, calificó a Turquía de “Estado criminal que tiene un plan de eliminación de la resistencia del pueblo kurdo, que lucha por su autonomía”. Y alertó que el silencio internacional beneficia a los poderes hegemónicos, a los cuales “le es muy conveniente la pérdida de identidad, la memoria y la existencia de pueblos que defienden su territorio”.

“Lloramos junto al pueblo kurdo la pérdida de vidas humanas de nuestras hermanas hermanos. Especialmente, abrazamos a nuestras compañeras kurdas sobre las que pesa la labor emancipadora de su pueblo”, finalizó la declaración de la organización fundada por la lideresa Berta Cáceres.

Los apoyos a las mujeres kurdas y a su lucha también llegaron de otras organizaciones de México y Ecuador, que coincidieron en denunciar al Estado turco por impulsar una política patriarcal y guerreristas contra las minorías étnicas de la región.

FUENTE: La tinta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.