Ejército turco quiere establecer una “zona de amortiguamiento” en el sur de Kurdistán

Como es bien sabido, la región histórica de Kurdistán se dividió en cuatro partes. Los respectivos regímenes impusieron violentamente una política de turquificación, arabización y persianización en las partes bajo su control. Esto estuvo sistemáticamente acompañado de masacres. Al Estado turco, conocido por su crueldad y expansionismo, se le asignó la tarea más importante. Inmediatamente después de la proclamación de la República, en Turquía se lanzó una política de negación, exterminio y expulsión. Desde entonces, cada gobierno sucesivo se ha propuesto implementar consistentemente este concepto de homogeneización y aniquilación.

El régimen baazista en Siria intentó desgarrar a la población kurda en Rojava con el llamado “Cinturón Árabe”. El régimen baazista en Irak siguió la misma política contra la población del Kurdistán del Sur (Bashur, norte iraquí). Las masacres en Bashur fueron acompañadas de medidas para cambiar la estructura de la población; incluso los uzbekos fueron reasentados en Kurdistán con este fin.

Kurdistán del Sur: abierto sistemáticamente a los turcos

Kurdistán quedó rodeado por todos lados por las potencias coloniales y la mayoría de las zonas civiles fueron convertidas en emplazamientos militares. Si hoy visitas muchas ciudades del norte de Kurdistán (Bakur, sudeste de Turquía), te darás cuenta de que las instalaciones militares son a veces más grandes que las zonas residenciales civiles. Esto se ha convertido en una estrategia. Estas áreas militares se han ampliado tanto dentro como fuera del país.Es decir, las fronteras de los Estados ocupantes entre las partes de Kurdistán. Lamentablemente, la misma situación se observa actualmente en el Kurdistán del Sur. Muchas regiones han sido completamente despobladas a lo largo de los años debido al asentamiento de las fuerzas de ocupación turcas por parte del partido gobernante, el PDK (Partido Democrático de Kurdistán), que colabora con el fascismo turco. Desde la década de 1990, el Kurdistán del Sur se ha abierto sistemáticamente a los turcos.

El Estado turco bajo Recep Tayyip Erdogan ha maximizado sus ataques en los últimos años, obviamente con el objetivo de completar el genocidio. Mientras el Estado turco continuaba sus intentos de invasión en las zonas guerrilleras, también estaba previsto el establecimiento de una zona de amortiguación. Esto se extendería desde Bakur hasta la frontera del Kurdistán del Este (Rohjilat). Para lograrlo, la población debía ser desplazada mediante una amplia ola de ataques y la región debía transformarse en una zona puramente militar. El Estado turco erigió cientos de kilómetros de muros y llevó a cabo innumerables ataques para crear una zona de amortiguación de 30 kilómetros de ancho. Los ataques continúan sobre esta base.

Los guerrilleros pudieron frustrar en gran medida los ataques gracias a su resistencia, pero los colaboracionistas no dejaron de entregar cada vez en bandeja de plata al ejército turco lo que no podían hacer por sí solos. Durante los últimos tres años, las tropas del PDK han conducido personalmente en repetidas ocasiones al ejército turco a zonas guerrilleras. A partir de Behdînan, el PDK instaló decenas de bases para el ejército turco y comenzó a expulsar a la población de estas zonas. En particular, los pueblos cercanos a las zonas guerrilleras fueron atacados directamente.

Cientos de pueblos evacuados

Casi 100 civiles han muerto en los ataques del Estado turco a estas zonas civiles. Cientos de aldeas han sido evacuadas y convertidas en zonas de ocupación turca. Estas zonas están cerradas a la población civil, ni ellos ni sus animales pueden acercarse a unos cientos de metros de estas zonas. Lo más vergonzoso es que son las fuerzas del PDK las que niegan a la gente el acceso a estas zonas y garantizan la seguridad de las bases turcas.

Las personas que se ganan la vida cultivando uvas y jardines en la región están reducidas a la pobreza. No se les permite entrar a sus jardines. Como resultado, los habitantes de la región, que ya se encontraban en una situación económica muy precaria, se enfrentan a dificultades aún mayores. Mientras algunos de ellos migran a las ciudades, los jóvenes intentan llegar a Europa. Muchos de ellos mueren en el camino. Mientras el PDK y la familia Barzani, que intentan apropiarse de cada centímetro cuadrado del Kurdistán del Sur en interés del Estado turco, se enriquecen día a día, el pueblo del Kurdistán del Sur está condenado al hambre y la miseria.

De Behdînan a Bradost

En los últimos dos años, en particular el Estado turco, con la ayuda del PDK, ha intentado conectar muchas áreas de las que la población civil ha sido desplazada y crear una zona de amortiguamiento a lo largo de la frontera del Kurdistán del Sur. Esta zona se extiende desde Behdînan hasta Bradost. Se han establecido numerosas bases a lo largo del frente Amêdîyê. Aunque aparentemente se trata de fuerzas del PDK, hay tropas turcas en estas bases. El ejército turco, que recientemente estableció una nueva base en la región de Bradost, está intentando incrementar aún más sus actividades en esta región. Ha establecido muchas bases nuevas en la región de Balekayetî. Las fuerzas del PDK han hecho todos los preparativos para ello. El Estado turco también ha establecido nuevas bases en la región de Mehmudiyê, en las fronteras de Rojava con Bashur, así como en las de Zaxo y Batûfa. El objetivo es ampliar esta zona de amortiguamiento y preparar el interior para una nueva operación de invasión contra Rojava. Quienes se oponen a la ocupación son atacados y asesinados basándose en la información de inteligencia proporcionada por las tropas del PDK.

El PDK sacrifica el Kurdistán del Sur

En la actualidad, se están haciendo intentos de rodear completamente las Zonas de Defensa de Medya en el Kurdistán del Sur (donde están las bases de las guerrillas del PKK) y crear una zona de amortiguación militar con estas bases y las que ya se han construido antes. Se sabe que en los últimos dos años se han construido pistas para los aviones de reconocimiento del Estado turco en las zonas controladas por el PDK. Muchas unidades militares terrestres y aerotransportadas utilizadas en los ataques de invasión contra zonas guerrilleras se despliegan desde estas zonas. El PDK está sacrificando completamente el Kurdistán del Sur a la ocupación turca sólo para dañar la lucha guerrillera. Por lo tanto, es particularmente importante que todos los habitantes del Kurdistán del Sur se unan y participen juntos en la lucha abnegada de las guerrillas kurdas por la libertad.

FUENTE: Pirdogan Kemal / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *