İmralı, aliento y médicos

Turquía ha detenido al líder del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), Abdullah Öcalan, en total aislamiento e incomunicación desde marzo de 2021 en la pequeña isla de Imralı, situada en el mar de Mármara. El aire es denso, la humedad es alta y los médicos han notado los efectos perjudiciales de la intensa variedad climática sobre su salud. En un artículo publicado por Özgür Politika, la médica y académica kurda Dersim Dağdeviren compara las presiones ambientales y políticas experimentadas por Öcalan con la necesidad más amplia y apremiante de acción climática y paz internacional.

A continuación publicamos el artículo de Dersim Dağdeviren:

Según Köppen y Geiger, la clasificación climática del Mar de Mármara, donde se encuentra la isla Imralı, es Csa. La zona climática Csa significa un clima templado cálido con veranos calurosos y secos. Sin embargo, se deben considerar los cambios en las zonas climáticas.

La humedad en la isla a veces alcanza el 80 o 90 por ciento, yestá sujeta a fuertes fluctuaciones. Enero tiene la humedad relativa más alta y septiembre la más baja, pero sigue siendo del 68,86 por ciento.

La humedad óptima debe estar entre el 40 por ciento y el 60 por ciento. Es importante que la humedad ambiental al conciliar el sueño sea sólo ligeramente superior al 40 por ciento, ya que la humedad del aire aumenta continuamente durante la noche debido al aire respirable y al sudor nocturno.

Una humedad relativa excesiva afecta directamente a las condiciones climáticas higiénicas. Esto conduce a la proliferación de bacterias y otros contaminantes.

La calidad del aire en la región de Mármara se considera, actualmente, moderada. Sin embargo, el principal contaminante PM2,5 es 3,4 veces superior al valor de referencia anual de la OMS. Como las PM2,5 son muy pequeñas pueden penetrar más profundamente en el sistema respiratorio.

De hecho, la ventilación puede reducir la humedad y crear así un aire ambiental favorable. Para ello, las ventanas deben abrirse completamente de tres a cinco veces al día, cada vez durante 5 a 10 minutos. Si no hay viento y las temperaturas dentro y fuera son similares, también es posible ventilar durante 15 minutos. En climas fríos el tiempo de ventilación debería ser menor. Estas medidas no son posibles en la isla de İmralı, por un lado debido a la humedad y por otro debido a las normas penitenciarias.

“Los médicos me dicen que tanto el aire húmedo como las condiciones en las que no puedo obtener suficiente aire son desfavorables para un tratamiento definitivo y exitoso, especialmente en lo que respecta a las afecciones respiratorias”.

Este punto expuesto por el líder kurdo Abdullah Öcalan en su reunión con sus abogados es un llamado a nosotros, los médicos.

Para que el señor Öcalan respire, todos debemos dar un respiro. Y el paradigma del señor Öcalan también es significativo en términos de clima. Como médicos debemos luchar para que todos respiremos aire puro y sople el viento de la paz.

FUENTE: Dersim Dağdeviren/ Özgür Politika / Medya News / Traducción y edición del inglés al castellano: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *