El arte encarcelado en Irán

En los últimos días, se conocieron los arrestos de cineastas y artistas en Irán, acusados de supuesta conspiración contra el régimen islámico.

La agencia de noticias Medya News informó que el viernes pasado fueron detenidos los cineastas Mohammad Rasoulof y Mostafa Al-Ahmad, luego de lanzar una campaña en las redes sociales instando a la policía a no utilizar armas contra los manifestantes.

La campaña denominada #put_your_gun_down comenzó como reacción a la violencia policial contra las protestas pacíficas por el derrumbe de un edificio en Abadan, el 23 de mayo pasado, que dejó al menos 41 muertos.

La campaña tuvo el respaldo de al menos otros 70 cineastas y trabajadores de la industria cinematográfica iraní.

Los productores Kaveh Farnam y Farzad Pak, que trabajan con Rasoulof, emitieron un comunicado condenando a las autoridades de Teherán por su “desprecio por los derechos humanos básicos y las libertades civiles, y la persistente represión y presión infligidas a los cineastas iraníes comprometidos e independientes”.

A su vez, exigieron la liberación inmediata e incondicional de Rasoulof y Ahmad.

El sábado, la llamada Coalición Internacional de Cineastas en Riesgo también publicó un comunicado en el que demandó al Estado iraní que libere a los dos cineastas. Además, convocó a colegas de todo el mundo a sumarse a los pedidos de liberación.

Por su parte, los y las organizadores del Festival Internacional de Cine de Berlín, en Alemania, difundieron una declaración en la que expresaron que “es impactante que los artistas sean detenidos por sus esfuerzos pacíficos contra la violencia”.

La película “There Is No Evil”, de Mohammad Rasoulof, ganó el Oso de Oro en el Festival Internacional de Cine de Berlín en 2020. Poco después de recibir el premio, fue condenado a un año de prisión en Irán por “propaganda contra el sistema”. El cineasta permaneció bajo custodia durante algún tiempo y se le prohibió filmar películas y viajar al extranjero. Anteriormente, su pasaporte había sido confiscado al regresar a Irán del Festival de Cine de Telluride, en Colorado, Estados Unidos, en 2017, y se le ordenó comparecer ante un “tribunal de cultura y medios” en Teherán.

Rasoulof fue arrestado en 2011 junto al director Jafar Panahi, por filmar sin permiso. Ese mismo año, su película “Goodbye” ganó un premio en el Festival Internacional de Cine de Cannes, en Francia.

Rasoulof y Panahi fueron condenados a seis años de prisión y se les prohibió hacer películas durante 20 años, acusados de “hacer propaganda”. Finalmente, la sentencia fue reducida un año en apelación.

Por otra parte, se conoció que la profesora de danza azerbaiyana Jilla Ibrahimi fue detenida en Irán. Según Rojnews, Ibrahimi fue arrestada bajo el cargo de “difusión de propaganda en las redes sociales” y enviada a la prisión central de Tabriz.

Como acusación, el Estado iraní le imputó integrar de la Asociación de Organizaciones de Tabriz.

FUENTE: Medya News / ANF / Rojnews / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.