El movimiento político pro-kurdo en Turquía: cinco cosas que hay que saber

Introducción

Cuando se acercan las elecciones en Turquía y las alianzas de la oposición y el gobierno están casi igualadas en las encuestas, el Partido Democrático de los Pueblos (HDP) y su base predominantemente kurda pueden estar preparados para dar forma al futuro de la política turca.

El HDP está sometido a una gran presión. Un caso de cierre activo podría cerrar el partido en cualquier momento. Todos los miembros en activo del HDP en el Parlamento turco están bajo investigación penal, y dos diputados elegidos en 2018 ya han sido despojados de sus escaños y encarcelados. De los 65 municipios ganados por el partido en las elecciones locales de 2019, el gobierno se ha hecho con el control de todos menos de seis, privando del derecho a voto a millones de votantes.

Pero el HDP es la última iteración de la tradición política más aguerrida y resistente de Turquía, que ha utilizado estrategias innovadoras para capear el cierre de partidos, las detenciones masivas, las amenazas e incluso la violencia armada en sus esfuerzos por dar voz a los kurdos en el sistema político turco.

Las decisiones políticas que el gobierno de Turquía ha tomado para cooptar o reprimir el movimiento político pro kurdo representado actualmente por el HDP han tenido importantes repercusiones nacionales y regionales en el pasado. Las medidas que podría tomar en el futuro para aplastar al HDP o dividir una posible coalición de oposición que pudiera incluirlo, así como las opciones políticas que la oposición podría proponer para atraer un apoyo potencialmente decisivo de los votantes del HDP, podrían tener el mismo impacto.

Para entender las posibles trayectorias de la democracia y la política exterior turcas en el período previo y posterior a las elecciones de 2023, es esencial comprender la historia del movimiento político pro-kurdo del que procede el HDP y su visión de futuro.

¿Qué es el movimiento político pro-kurdo?

La tradición política pro-kurda es el único movimiento político en Turquía que representa los intereses de los kurdos que priorizan su identidad kurda y defienden los intereses colectivos kurdos dentro del sistema político existente en el país.

Ha estado representado por no menos de 10 partidos políticos distintos desde 1990, cuando se creó el Partido del Trabajo del Pueblo (HEP). El Tribunal Constitucional de Turquía prohibió a cinco de estos partidos por cargos antiestatales. Dos se disolvieron para evitar los casos de cierre, uno se reestructuró y dos están activos en la actualidad.

Los partidos pro-kurdos son el principal objetivo del autoritarismo en Turquía porque representan la actividad política organizada en nombre de la identidad y los intereses kurdos.

La legislación turca y las estructuras del Estado se organizan en torno a la prevención de dicha actividad política, tanto explícitamente a través de disposiciones que niegan, restringen o criminalizan la expresión política y cultural kurda, como implícitamente a través de la centralización descendente y las amplias restricciones a la disidencia que se utilizan de forma desproporcionada contra las comunidades kurdas. Esta es una de las principales causas del conflicto armado entre el gobierno de Turquía y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Con la excepción de una breve ventana democrática durante el proceso de paz entre Turquía y el PKK de 2013-2015, el gobierno de Turquía ha seguido una estrategia de represión sostenida para excluir a los partidos pro-kurdos y a sus partidarios, activistas, miembros y políticos de la política democrática.

Esta estrategia, por su diseño, implica graves violaciones de los derechos humanos dirigidas a los civiles en función de su etnia y opinión política: cientos de desapariciones forzadas y decenas de ejecuciones extrajudiciales; decenas de miles de detenciones arbitrarias; tortura generalizada; y la negación constante del derecho a la participación política, la libertad de expresión, la libertad de reunión, entre otros derechos y libertades fundamentales.

¿Qué quieren los partidos pro-kurdos?

Los partidos políticos pro-kurdos de Turquía apoyan una solución política a la cuestión kurda por medios pacíficos dentro de las fronteras existentes de Turquía, junto con demandas progresistas universalistas relacionadas con la expansión de la democracia y los derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales. Entienden la “cuestión kurda” como un problema político que se remonta al establecimiento del Estado turco moderno, y no como un problema de seguridad nacional o de lucha contra el terrorismo.

Las propuestas políticas que se derivan de esta visión y que diferencian a estos partidos de otras fuerzas políticas en Turquía se centran en tres áreas principales: la reforma legal y constitucional, la descentralización administrativa y el apoyo a las conversaciones de paz entre el gobierno y el PKK.

Las reformas legales y constitucionales que proponen los partidos pro-kurdos se dividen en dos categorías. Muchas de ellas son ampliamente pro-democráticas, desafiando el poder estatal expansivo e irresponsable y las restricciones a los derechos y libertades individuales y colectivas en Turquía. Todos los partidos políticos pro-kurdos desde 1990 han argumentado que la constitución de 1982, redactada bajo la influencia directa de los militares, otorga demasiado poder al gobierno y muy poco al pueblo.

Los partidos pro-kurdos también se oponen a la amplia legislación antiterrorista de Turquía y a sus prohibiciones de “insultar” a los funcionarios del gobierno, a las fuerzas de seguridad y a la identidad turca, argumentando que el gobierno las utiliza como prohibiciones de facto de la disidencia y la crítica no violentas.

Otros cuestionan las restricciones específicas sobre los derechos y la identidad kurdos. La prohibición del uso de lenguas no turcas en la educación, la política y la administración pública es una de las principales quejas de los kurdos en Turquía y un objetivo del movimiento político pro kurdo. Los políticos pro kurdos suelen practicar una forma de desobediencia civil al utilizar el kurdo, así como otras lenguas minoritarias como el armenio y el arameo, para comunicarse con sus electores a pesar de las prohibiciones.

La definición de la “nación turca” utilizada en la Constitución, que confunde la nacionalidad turca con la etnia turca, es otro problema importante. La constitución obliga al Estado turco a servir a la nación turca tal y como se define en estos términos, y estipula que todos los ciudadanos pertenecen a esta nación. El movimiento político pro-kurdo, por su parte, argumenta que cualquier concepción constitucionalmente reconocida de la nación, la ciudadanía y la identidad nacional debe denotar la pertenencia a una comunidad política multiétnica y democrática dentro del país de Turquía, y no sólo la etnia turca.

Los partidos políticos pro-kurdos argumentan que la descentralización administrativa también es necesaria para una solución política de la cuestión kurda. Turquía es un Estado unitario cuyo gobierno central tiene un alto grado de poder sobre los gobiernos locales. El funcionario local más poderoso es el gobernador provincial nombrado por el Estado, y el gobierno central conserva constitucionalmente el amplio poder de “tutela administrativa” sobre todos los municipios.

Esto tiene repercusiones negativas en la gobernanza local de todo el país: Las instituciones europeas han criticado a Turquía por no cumplir algunas de las normas de la Carta Europea de Autonomía Local, que ratificó en 1992. En las regiones kurdas, esta política ha dejado a las comunidades gobernadas por quienes perciben como foráneos hostiles a su lengua y cultura y que no rinden cuentas a sus electores.

Sin embargo, los kurdos han sido capaces de utilizar los limitados poderes del gobierno municipal en su beneficio a pesar de estas desventajas estructurales. Los alcaldes pro kurdos y sus electores pudieron aplicar algunas de sus políticas preferidas tras las victorias en las elecciones locales de 1999 y 2004, a pesar de la falta de representación parlamentaria para la política pro kurda y de la ausencia de medidas a nivel nacional sobre la cuestión kurda durante ese tiempo.

Teniendo en cuenta estas experiencias, el movimiento político pro kurdo presentó un proyecto de descentralización conocido como autonomía democrática. El concepto tiene sus raíces en las teorías de Abdullah Öcalan, el fundador y líder encarcelado del PKK. Como modelo de gobierno, se caracteriza por instituciones flexibles y descentralizadas; una comunidad organizada y comprometida que participa activamente en la vida política y social para determinar su futuro; y una promoción básica del pluralismo cultural, étnico y lingüístico, la igualdad de género y la ausencia de explotación económica.

Traducido a términos políticos por los partidos pro-kurdos, esto significaba la creación de 20-25 administraciones regionales con asambleas legislativas elegidas y un liderazgo que se coordinaría entre los gobiernos locales existentes y el parlamento turco. La propuesta de autonomía democrática también promovía una amplia filosofía de “menos Estado y más sociedad”, abogando por una mayor participación democrática dentro de las estructuras formales de gobierno y un mayor compromiso político y social fuera de ellas.

Los partidos políticos pro-kurdos también apoyan activamente las conversaciones de paz entre el gobierno y el PKK para poner fin a los enfrentamientos armados activos y permitir que la cuestión kurda se convierta en un asunto de puro debate político, en lugar de uno de guerra. Este es el ámbito en el que más desafían las normas del establishment turco: ningún otro partido importante pidió abiertamente conversaciones cuando el movimiento político pro kurdo comenzó a hacerlo, y ningún otro partido importante ha pedido la reanudación de las conversaciones desde que se rompió el proceso de 2013-2015.

Las recomendaciones políticas específicas que formulan en este sentido se refieren tanto a las relaciones internacionales de Turquía como a su política interna. Los partidos pro kurdos son regularmente la única oposición parlamentaria a las operaciones militares transfronterizas de Turquía, condenadas internacionalmente, en Irak y Siria, argumentando que éstas sólo prolongan el conflicto y perjudican a personas inocentes sin vínculos con el PKK en el proceso. Las delegaciones del HDP han visitado incluso las zonas afectadas por el conflicto para reunirse con los civiles y compartir sus demandas.

En el frente interno, abogan por varias medidas para hacer más probables las conversaciones, incluido el fin de las restricciones a las reuniones legales y a las visitas familiares impuestas a Öcalan para evitar que se comunique con el mundo exterior. Creen que, como líder reconocido al que muchos kurdos apoyan, su participación es esencial para que la paz funcione.

¿En qué se diferencia el HDP?

El HDP es el partido pro kurdo más longevo y con mayor repercusión política de Turquía. Representa una evolución distinta de sus predecesores en tres aspectos principales.

En primer lugar, ha llevado las aspiraciones democráticas de sus predecesores un paso más allá, llegando abiertamente a nuevos grupos no kurdos. El HDP fue fundado en octubre de 2012 por el Congreso Democrático de los Pueblos (HDK), una coalición que incluía al pro kurdo Partido de la Paz y la Democracia (BDP), así como a partidos de izquierda, asociaciones de mujeres, grupos ecologistas y asociaciones que representan a otras comunidades étnicas y religiosas minoritarias.

No se define en términos étnicos, sino como “el partido de todos los oprimidos y explotados”. Aspira a reunir a todos los segmentos de la sociedad turca que se encuentran marginados por el orden establecido del país.

En su programa, reclama la democratización de Turquía y una solución pacífica de la cuestión kurda en el marco de la autonomía democrática, pero también los derechos de los trabajadores, la igualdad de la mujer, la protección del medio ambiente, el fin de la discriminación contra el colectivo LGBT, una política exterior basada en la paz y la cooperación, y muchas otras prioridades progresistas.

En la práctica, ha cumplido estos compromisos. En todos los niveles, sus dirigentes y representantes elegidos proceden de diversos orígenes étnicos, religiosos, culturales y políticos. Cuenta con medidas internas para garantizar la igualdad de género y el compromiso de incluir a miembros de minorías étnicas no kurdas.

En segundo lugar, ha tenido la oportunidad de participar en las negociaciones de paz entre el Estado y el PKK y de actuar en un entorno político libre de conflictos armados.

El HDP se convirtió en el “partido del proceso de paz” poco después de su creación. Las históricas negociaciones entre el Estado y el PKK comenzaron a finales de 2012 y principios de 2013. Todos los partidos pro kurdos anteriores habían pedido una solución política a la cuestión kurda, pero el HDP fue el primero en tener la oportunidad de participar en un intento serio de poner fin a la guerra.

Sus políticos estuvieron a la altura de las circunstancias. Figuras populares del HDP, como el copresidente Selahattin Demirtas, participaron directamente en el diálogo con Öcalan y con altas figuras del PKK en las montañas de Qandil. Los políticos del HDP también promovieron sistemáticamente la paz e instaron a la paciencia y la no violencia entre los electores cuando parecía que las conversaciones estaban destinadas a fracasar y cuando la retórica de otras figuras de ambos bandos se había intensificado.

Las negociaciones permitieron que floreciera el modelo de gobernanza del movimiento político pro kurdo, ya que los políticos y activistas podían trabajar sin temor a ser encarcelados o a la violencia del Estado por primera vez. Los municipios en los que ganaron los alcaldes pro kurdos en 2014 establecieron asambleas populares, consejos de mujeres, cooperativas, programas de lengua kurda y otras estructuras prácticas que se ajustaban a su teoría sobre la descentralización y la democracia. Los kurdos pudieron ver, por primera vez, cómo podía ser la política pro kurda en una democracia, y votaron en consecuencia.

En tercer lugar, su popularidad ha desafiado el poder del gobierno turco, contribuyendo directamente a las dos únicas derrotas electorales del AKP en los últimos 10 años. El primer revés electoral de Erdogan desde que llegó al poder a principios de la década de 2000 fueron las elecciones parlamentarias de junio de 2015, cuando el AKP perdió su mayoría por primera vez. El segundo fue las elecciones a la alcaldía de Estambul de 2019, cuando el candidato del AKP y ex vicepresidente Binali Yildirim perdió frente al candidato del Partido Popular Republicano (CHP) de la oposición, Ekrem Imamoglu. El HDP fue parte integrante de ambas derrotas, lo que lo convierte en una mayor amenaza para los gobernantes de Turquía que cualquier partido pro kurdo que lo haya precedido.

En 2015, el HDP se convirtió en el primer partido pro kurdo que se presentó a las elecciones parlamentarias como partido, y no como parte de una alianza o bloque de candidatos independientes. Superó fácilmente el umbral electoral del 10% con el 13% de los votos a nivel nacional -6.058.489 votos en total- y se convirtió en el segundo partido de la oposición en el parlamento turco, con un total de 80 escaños.

Si el HDP no hubiera superado el umbral, las normas electorales turcas habrían dado más escaños a los candidatos del gobernante AKP, que quedó en segundo lugar en la mayoría de las regiones donde ganaron los candidatos del HDP. Pero tal y como quedaron los resultados, el AKP no tenía suficientes escaños para formar un gobierno en solitario por primera vez desde 2002.

En 2019, el HDP decidió no presentar su propio candidato en Estambul. En su lugar, aconsejó a sus votantes allí -que fueron más de un millón en las elecciones parlamentarias de 2018- que apoyaran a Imamoglu para propinar al AKP una derrota en una ciudad que controlaba desde 2004 y que había lanzado la carrera política de Erdogan en la década de 1990. La estrategia funcionó: Imamoglu ganó por un estrecho margen de apenas unos cientos de miles de votos.

¿Cómo ha respondido el gobierno de Erdogan al éxito del HDP?

El gobierno de Erdogan respondió a las dos derrotas facilitadas por el HDP intensificando y ampliando las prácticas autoritarias. El revés parlamentario de 2015 fue el principal impulso interno para que el gobierno abandonara las conversaciones de paz con el PKK. Aunque los acontecimientos en Siria y las decisiones de diversos actores de todas las partes ya habían amenazado las negociaciones, el hecho de haber creado una atmósfera política más democrática que beneficiaba a los partidos pro-kurdos y su mensaje de democracia, pluralismo y descentralización las hacía insalvables.

Erdogan utilizó la reanudación del conflicto con el PKK para castigar al HDP y a su base, impedir que volvieran a desafiar el gobierno del AKP y asegurarse de que ninguna otra fuerza política tuviera la oportunidad de hacer lo mismo. Los ataques indiscriminados de las fuerzas gubernamentales contra centros urbanos poblados en los que los partidos pro kurdos habían obtenido super mayorías, como Sur, Nusaybin y Cizre, fueron el elemento más violento de esta estrategia. Las Naciones Unidas documentaron el desplazamiento de hasta medio millón de personas y crímenes que incluían “destrucción masiva, asesinatos y otras numerosas y graves violaciones de los derechos humanos” en estas operaciones militares.

El gobierno comenzó a encarcelar y destituir a los funcionarios elegidos democráticamente en las regiones kurdas por la misma época, privando de derechos a millones de votantes. Las detenciones de alcaldes pro kurdos elegidos comenzaron en agosto de 2015. En mayo de 2016, el Parlamento turco votó para eliminar las inmunidades de los diputados del HDP. En septiembre de 2016, el Estado confiscó más de 20 municipios kurdos y los puso bajo el control de administradores no elegidos, y en noviembre de 2016 se detuvo a 12 diputados del HDP, incluidos los copresidentes Demirtas y Figen Yuksekdag. En marzo de 2017, más de 80 municipios pro kurdos habían sido confiscados por el Estado.

La escalada de violencia y la destrucción de la democracia local pusieron a las regiones kurdas bajo un gobierno militar de facto. Como resultado de la represión, casi decenas de miles de personas afiliadas al HDP han sido detenidas, la tortura y la brutalidad policial han aumentado su prevalencia, y decenas de medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil que operan en las regiones kurdas han sido cerrados, entre otros ejemplos de graves violaciones de derechos.

La respuesta a la derrota en 2019 fue más apagada, lo que ilustra la diferencia en las tácticas autoritarias aplicadas a la oposición kurda y no kurda y a las regiones de mayoría kurda y de mayoría turca. El gobierno anuló los resultados iniciales de la carrera por la alcaldía de Estambul. Sin embargo, en lugar de tomar el municipio y nombrar un síndico, fijó la repetición de las elecciones para junio de 2019.

Reconociendo el papel que los votantes del HDP habían desempeñado en el vuelco, el AKP se esforzó por convencerles de que se quedaran en casa en la segunda votación. En un momento dado, publicaron una carta descontextualizada de Abdullah Öcalan que fue malinterpretada por los medios de comunicación progubernamentales para que pareciera que pedía a los kurdos que no participaran en las elecciones.

El HDP y sus bases no se dejaron engañar. Por el contrario, redoblaron su llamamiento al apoyo táctico al CHP para garantizar una derrota del AKP. Los votantes kurdos volvieron a apoyar a la oposición en la repetición de las elecciones, y el margen de victoria de Imamoglu se disparó de menos de un punto porcentual a casi 10 puntos porcentuales.

Una vez que el HDP reveló que todavía podía contribuir a las grandes pérdidas del AKP a pesar de la presión de la represión posterior a 2015, comenzó una segunda ola de represión. Tras la repetición de Estambul, el gobierno inició una nueva campaña de tomas de municipios que el HDP había recuperado por sí mismo en 2019, comenzando por la destitución de los alcaldes de los municipios metropolitanos de Diyarbakir, Mardin y Van.

En junio de 2020, dos diputados del HDP, Leyla Guven y Musa Farisogullari, fueron detenidos. Meses más tarde, los fiscales turcos iniciaron una causa en la que se acusa a más de cien personas -entre ellas muchos políticos actuales y antiguos del HDP- de terrorismo y otras actividades violentas contra el Estado, basándose en publicaciones de seis años en las redes sociales en apoyo de las protestas que criticaban la supuesta inacción del gobierno contra el ISIS en Siria.

El caso de cierre en curso se presentó en marzo de 2021. Los procedimientos siguen activos y el partido podría ser clausurado en cualquier momento.

¿Qué pasará después?

A pesar de la represión, el HDP sigue siendo el partido más popular en las provincias de mayoría kurda de Turquía, el segundo partido de la oposición en el Parlamento turco y, en términos de votos, el partido kurdo legal más popular de Oriente Medio. Su compromiso con la paz y la cuestión kurda “primero la democracia” sigue siendo tan fuerte como siempre, y sus votantes están bien posicionados para cambiar el equilibrio de 2023. Datos recientes de la empresa de investigación MetroPOLL muestran que el HDP obtendría un 12,3% de votos en unas elecciones generales y que Selahattin Demirtas obtendría un asombroso 15% -el doble de su porcentaje de votos en 2018- en unas elecciones presidenciales.

El movimiento político pro kurdo conserva varias opciones que le permitirían sortear el cierre de un sexto partido. Los candidatos pro kurdos podrían competir como el Partido de las Regiones Democráticas (DBP), que ha estado activo desde 2014 y actualmente no se enfrenta al cierre. Sin embargo, este partido se considera menos universalista y más centrado en la problemática kurda que el HDP, lo que podría disminuir su atractivo para algunos votantes del HDP. Podría crearse un nuevo partido, aunque los recientes cambios en la ley electoral turca, que exigen que los partidos se organicen y celebren convenciones en más de la mitad de las provincias de Turquía antes de celebrar elecciones, podrían hacerlo imposible, dependiendo del tiempo que transcurra entre el caso de cierre y las elecciones. También podría volver a su estrategia anterior de presentar bloques de candidatos independientes.

La base organizada del movimiento político pro kurdo sigue siendo lo suficientemente activa como para que sea poco probable que las prohibiciones políticas impuestas en el caso de cierre del HDP afecten a la capacidad de un partido o alianza sucesora para presentar suficientes candidatos, independientemente de la estrategia que se elija.

En última instancia, la continuidad del movimiento político pro kurdo es casi segura. Sin embargo, el comportamiento del gobierno y de la oposición tendrá más consecuencias.

La repetición de Estambul, la toma de decenas de municipios kurdos y el abandono del proceso de paz tras las elecciones de junio de 2015 muestran que el gobierno de Erdogan no respeta los resultados electorales que no favorecen al AKP, especialmente cuando el HDP está involucrado. También demuestran que Erdogan está dispuesto a utilizar la fuerza a nivel interno para mantener o conservar el poder.

Si la votación de 2023 se salda con una estrecha derrota para Erdogan y su bloque -lo que es más probable que ocurra si los votantes del HDP se niegan a votar que si apoyan decididamente a la oposición- es probable que el gobierno se niegue a respetar el resultado de las elecciones. Es posible que se produzca un cierto grado de violencia política y disturbios civiles. Si Erdogan gana legítimamente, la violencia inmediata es menos probable, pero Turquía seguirá en su trayectoria militarista y autocrática, con posibilidades de salir de ella aún más escasas que las actuales.

Si la oposición puede superar sus tendencias nacionalistas más restrictivas y hacer un verdadero llamamiento al HDP y a sus votantes, la probabilidad de una victoria en 2023 demasiado decisiva para que Erdogan la robe es mayor. Para atraer este apoyo, probablemente tendría que alinearse con al menos algunos puntos básicos de la política pro kurda sobre la paz y la democratización.

Esto podría conducir a un verdadero cambio democrático y a la adopción de medidas sobre la cuestión kurda. También coincidiría con algunos nuevos cambios en la opinión pública turca. Recientes encuestas han mostrado que, por primera vez, la mayoría de los ciudadanos turcos se oponen a las operaciones militares transfronterizas, probablemente debido a su enorme impacto económico en un momento en el que muchos luchan por poner comida en la mesa. Otra encuesta reveló que un tercio de los ciudadanos turcos cree que la cuestión kurda influye en la crisis económica, y que la mitad cree que influye en el estado de la democracia en su país.

Hasta cierto punto, el bloque de la oposición dirigido por el CHP parece haber reconocido el beneficio electoral del apoyo del HDP y el impacto de décadas de intentos fallidos de buscar una solución militar a la cuestión kurda en el empeoramiento de la economía y la democracia de Turquía. El CHP votó en contra de la autorización de operaciones militares transfronterizas en Irak y Siria por primera vez en 2021. Por la misma época, el líder del CHP, Kemal Kilicdaroglu, dijo que la cuestión kurda podría resolverse en el parlamento con el HDP.

Sin embargo, el bloque incluye su parte justa de nacionalistas que siguen la línea del Estado en la cuestión kurda a pesar de criticar al gobierno de Erdogan en otros asuntos. Los políticos del CHP apoyaron la última operación militar transfronteriza de Turquía en el norte de Irak en abril, a pesar de haber votado en contra de dichas operaciones menos de un año antes. Y el partido de oposición de extrema derecha IYI, cuyo líder fue ministro del Interior durante el apogeo de la represión anti kurda en Turquía en la década de 1990, es aún más hostil a las demandas básicas kurdas. Ambos partidos han votado a favor de levantar la inmunidad de los diputados del HDP, facilitando su destitución del parlamento y su enjuiciamiento.

El plan de democratización que el bloque presentó en febrero de 2022 es mucho menos ambicioso que los planes de democratización presentados por los partidos pro kurdos, y no aborda en absoluto la cuestión kurda. No obstante, incluye algunas reformas que probablemente beneficiarían a los kurdos y al movimiento político pro kurdo, como el fin del sistema presidencialista, leyes menos restrictivas para los partidos políticos y la promesa de poner fin a la incautación de municipios por parte del Estado.

Si la oposición no puede hacer un llamamiento creíble a los votantes del movimiento político pro kurdo, las elecciones de 2023 serán probablemente más reñidas, lo que aumentará la probabilidad de una victoria de Erdogan, una posible anulación de las elecciones y los consiguientes resultados negativos de ambas. Los recientes comentarios del CHP sobre la amenaza de violencia relacionada con las elecciones por parte del contratista militar SADAT, vinculado al AKP, sugieren que la oposición es consciente de esta amenaza.

Por tanto, el futuro de la democracia electoral y la estabilidad en Turquía podría depender de la resistencia del HDP y de la capacidad de la oposición para apelar a las principales demandas pro kurdas y prometer un progreso legítimo en la cuestión kurda.

FUENTE: Meghan Bodette / Kurdish Peace Institute / Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.