El sultán de los drones

En enero de este año, fotografías de fragmentos de misiles proporcionaron evidencia material de que Etiopía usó un dron turco en un ataque que mató a 58 civiles refugiados en una escuela. Los expertos militares de la organización no gubernamental holandesa PAX y Amnistía Internacional (AI), que estudiaron esas fotografías, identificaron el arma utilizada como una bomba MAM-L, instalada en un dron Bayraktar TB2. La guerra de Etiopía con la región de Tigray ha matado a más de 300 civiles.

La seguridad o el negocio de proporcionar medios letales para matar se ha convertido en un componente clave del compromiso de Turquía con el continente. Turquía abrió su base militar más grande en el extranjero en Somalia, en 2017, y ha entrenado a miles de fuerzas de seguridad somalíes en la lucha contra Al Shabab. El apoyo militar de Ankara al gobierno libio ha sido vital para repeler a las fuerzas del señor de la guerra Khalifa Haftar. Un analista político con sede en Estambul, Serhat Orakçı, autor de un libro de 2018 sobre las relaciones turco-africanas, afirmó: “Muchos gobiernos africanos que luchan contra las insurgencias o simplemente quieren mejorar sus capacidades militares, han admirado la creciente industria de defensa local de Turquía. Eso se debe, en parte, al hecho de que los productos militares turcos son más baratos en comparación con los producidos en Occidente, pero se adjuntan menos condiciones previas”.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, impulsado por la arrogancia y cegado por la arrogancia, pronunció: “Donde quiera que vaya en África, todos preguntan por los UAV (drones)”. Esto fue después de una visita a Angola, Nigeria y Togo, en octubre de 2021. Junto con su familia, el sultán de los drones es el único beneficiario de las exportaciones de dinero sangriento de Turquía en África. La exhibición por parte de las Fuerzas Armadas de Djibouti de un dron de combate turco Bayraktar TB2 en sus celebraciones del Día de la Independencia de este año, es un testimonio de la forma en que la familia de Erdogan se ha beneficiado de la apertura de Turquía a África. Ankara se basó en drones de fabricación israelí a principios de la década de 2000, y ahora fabrica los suyos, con el yerno de Erdogan, Selçuk Bayraktar, director de tecnología (el director ejecutivo es el hermano de Selçuk, Haluk) del contratista de defensa Baykar, que produce los drones Bayraktar.

Turquía tiene 43 embajadas que operan en el continente, en comparación con solo 12 en 2009. La aerolínea de bandera de Turquía vuela a 60 destinos en África. Y la agencia de desarrollo de Turquía, TIKA, tiene 30 centros de coordinación en todo el continente africano.

Económicamente, el volumen de comercio de Ankara con los países africanos para 2021 había alcanzado los 35 mil millones de dólares, desde los 5,4 mil millones de dólares de 2003. Las inversiones turcas han superado los seis mil millones de dólares, ya que las empresas turcas han emprendido alrededor de 1700 proyectos, por un valor aproximado de 78 mil millones de dólares en el continente, según el gobierno turco.

Este creciente comercio con África es especialmente importante dada la crisis económica interna de Turquía, con una inflación que alcanza el 36% interanual. Según las cifras de la Asamblea de Exportadores de Turquía- las exportaciones turcas de defensa y aviación a Etiopía aumentaron a 94,6 millones de dólares en menos de un año en 2021, desde alrededor de 235.000 de dólares en el mismo período de 2020. Las ventas a Angola, Chad y Marruecos experimentaron saltos similares. Los datos oficiales no desglosan los detalles de las ventas militares a países individuales, solo dan el monto total de las ventas de cada mes.

Recientemente, se entregaron Bayraktar TB2 al Estado de Togo, en África Occidental. , y en mayo de 2022 Níger adquirió menos de una docena de drones para sus operaciones militares al sur del desierto del Sahara y alrededor del lago Chad. Según se informó, Turquía ha vendido sus infames drones Bayraktar TB2 a Marruecos, Túnez, Etiopía y Nigeria.

A pesar de estas impresionantes estadísticas, para el sultán de los drones y sus beneficiarios el contexto importa. Cuando se trata de influencia e importancia en el continente africano, Turquía todavía está muy por detrás de Estados Unidos, China y las potencias europeas. En última instancia, esto puede funcionar a su favor. En África Occidental, por ejemplo, donde las relaciones con la antigua potencia colonial Francia están siendo objeto de un escrutinio cada vez mayor, la retórica anti-colonial y anti-occidental de Turquía ha recibido una acogida particularmente cálida, y sus drones y contratos de infraestructura tampoco molestan. El socio de Turquía en la OTAN, Estados Unidos, no ha tomado ninguna medida para detener las ventas a ningún país, pese a que se produjeron no menos de 40 ataques con aviones no tripulados en Rojava en mayo de 2022 con víctimas civiles.

El poder letal de los drones armados fue utilizado en las administraciones de George W. Bush y Barack Obama, para asesinatos selectivos en lugares como Irak y Afganistán, donde cientos de civiles fueron asesinados. A partir de entonces, los reguladores internacionales se han centrado en gran medida en vigilar las ventas de modelos más grandes, como los drones Predator y Reaper, en términos del ineficaz Régimen de Control de Tecnología de Misiles, en el que el Bayraktar TB2, como un dron más pequeño, no está dentro del ámbito de ser regulado como los UAV más grandes. Turquía está trabajando en su nuevo dron Akinci, que será más sofisticado, y con mayores capacidades de sigilo y vigilancia que el Bayraktar TB2, incluidas nuevas contramedidas contra la tecnología anti-drones emergente.

Esto no es motivo de celebración, ya que significa el uso de medios más sofisticados para matar civiles y una posible carrera armamentista emergente. Definitivamente, es más fácil y rápido hacer un dron que un buque de guerra, y todos los beneficios financieros que obtienen los contratistas de armas son un factor motivador. El desafío es para la comunidad internacional y los activistas de derechos humanos que luchan por mitigar la influencia de la creciente disponibilidad de drones en los conflictos y las operaciones lanzadas bajo el subterfugio de la lucha contra el terrorismo en todo el mundo, más aún para los Estados en desarrollo ansiosos por una alternativa más barata a sus fuerzas aéreas limitadas, o incluso inexistentes.

Turquía, signatario del tratado de comercio de armas de la ONU desde 2013 -que no ha ratificado-, no exonera al delirante sultán y sus beneficiarios, a los drones que llueven sobre los civiles y causan estragos. Ante esto, se requiere una posición moral y ética de todos los estados e instituciones internacionales y regionales.

Esta posición moral y ética debe garantizar que la retórica y “el glamour de los drones”, que cambian los resultados del campo de batalla y empoderan a los regímenes, deslegitiman la preocupación genuina por el asesinato desenfrenado de civiles, sin consecuencias para el fabricante, el vendedor y los estados que los utilizan para sus intereses personales.

La guerra perpetua por ganancias y el mantenimiento del poder a toda costa se ha normalizado, un legado apropiado para el delirante sultán de los drones.

FUENTE: Mahmoud Patel (jurista, académico y activista de derechos humanos, presidente del Grupo de Acción de Derechos Humanos Kurdo en Sudáfrica) / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.