Erdogan no se va sin un estallido

Las elecciones generales en Turquía se llevarán a cabo a más tardar en 2023, y las encuestas de opinión muestran que el AKP, liderado por Recep Tayyip Erdogan, está en declive. El bloque gobernante de los partidos AKP y MHP ha caído por debajo del 30 por ciento, y las posibilidades de Erdogan de ser reelegido presidente están disminuyendo cada día que pasa.

El esfuerzo principal del personal del palacio de Erdogan se centra en revertir esta imagen negativa. La táctica, hasta ahora, ha sido intentar dividir el bloque de los partidos CHP e Iyi, y demonizar al Partido Democrático de los Pueblos (HDP). Sin embargo, a medida que se acerca la fecha de las elecciones, esta práctica anti-kurda se vuelve cada vez más difícil de mantener. Por el contrario, incluso la liberación de detenidos políticos kurdos, especialmente Selahattin Demirtaş, puede tener lugar antes de los comicios.

En estas condiciones, se realizan cálculos aritméticos sensibles con la participación del líder del MHP, Devlet Bahçeli, para reducir el umbral electoral y cambiar a un sistema de distrito electoral reducido. Sin embargo, lo que es más significativo: hasta llegar a las urnas, se están realizando importantes maniobras políticas e ideológicas para reunir los votos religiosos / conservadores bajo el paraguas del AKP.

Renacimiento islamista a través de la des-secularización

El intento más importante de recuperar y consolidar el electorado religioso fue arrastrar al presidente de Asuntos Religiosos (Diyanet), Ali Erbaş, al frente y crear una polarización creyentes-no creyentes sobre el debate sobre el secularismo. La señal de des-secularización más fuerte del gobierno fue que los jueces del tribunal superior, oraran detrás de Erbaş en la ceremonia de apertura del año judicial, en septiembre pasado. Sin embargo, el bombardeo de declaraciones del presidente de la Diyanet en tan poco tiempo sugiere mucho más que la des-secularización del Poder Judicial: su llamado a regular las redes sociales de acuerdo con los principios islámicos; énfasis en la necesidad de reorganizar los espacios comerciales, sociales y privados en el eje de la creencia; codificación de las preferencias para comer / beber, y el lenguaje utilizado en la vida diaria de acuerdo con criterios religiosos, etc. Estas declaraciones presagian una intervención totalitaria e integral del Estado en todos los aspectos de la vida, incluida la sociedad civil, la familia e incluso el individuo, sometiendo a todas las entidades políticas, cívicas y privadas al control religioso. Es de esperar que este movimiento combinado de des-secularización e islamización, que comenzó con la conversión de la iglesia de Santa Sofía en una mezquita, se intensifique a medida que se acerca la fecha de las elecciones, con regulaciones legales, prohibiciones y sanciones más estrictas.

Otro paso importante en esta dirección es volver a usar la camiseta “Visión Nacional”, que Erdogan y sus amigos se quitaron hace veinte años mientras fundaban el AKP. Visión Nacional es el nombre del movimiento islamista iniciado por Necmettin Erbakan en la década de 1960. El Partido Justicia y Desarrollo (AKP), dirigido por Erdogan, se formó al escindirse del Partido Virtud, el último de una cadena de partidos islamistas formados constantemente por Erbakan y sus seguidores, y cerrados por las autoridades. Los fundadores del AKP anunciaron que abandonaban esta línea con un programa islamista moderado y moderno. Con el nuevo giro de Erdogan, esta línea islamista “clásica”, que había quedado atrás, ahora está siendo recuperada.

La primera reunión entre Erdoğan y Oğuzhan Asiltürk, el “fideicomisario” del movimiento Visión Nacional y presidente del consejo asesor del Partido Saadet (SP, el principal partido islamista de la oposición), resultó en la retirada de Turquía de la Convención de Estambul, que protege los derechos de las mujeres. Después de la segunda visita de Erdogan a Asiltürk en agosto pasado, éste último anunció que el SP se uniría al bloque gobernante a cambio de la garantía de veinte escaños parlamentarios. El liderazgo del SP no aprobó esta declaración. La hospitalización de Asiltürk, de 88 años, con diagnósitco de COVID-19, justo en medio de esta controversia debe ser realmente preocupante para Erdogan.

Se habla de un movimiento encubierto para el intento de unidad en el frente religioso, como el restablecimiento del diálogo con la comunidad de Fethullah Gülen. Especialmente, desde el intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016, Erdogan declaró la guerra al líder religioso Gülen y a su comunidad, con quienes había cooperado anteriormente. La guerra de Erdogan consistió en el encarcelamiento de cientos de gülenistas y la expulsión de miles de las filas del ejército, el Poder Judicial, la policía, las universidades y la educación nacional. El portavoz gülenista, Emre Uslu, confirmó el supuesto intento de acercamiento, afirmando que una de las principales figuras del AKP, Mücahit Aslan, solicitó reunirse con los líderes de la comunidad en Estados Unidos. Conocida como la “caja negra” de Erdogan, Mücahit Aslan también es conocido por intentos fallidos de cabildeo en Estados Unidos por solicitud de Erdogan, tras el nombramiento de Biden como presidente. Como una indicación de un acuerdo secreto Erdogan-Gülen, no sería una sorpresa que algunos de los prisioneros gülenistas fueran puestos en libertad cuando la fecha de las elecciones sea clara.

Con el objetivo de unir al electorado piadoso bajo la hegemonía de Erdogan, estos movimientos esencialmente esperan estrangular a los partidos de la tendencia alcista Deva y Future (ambos divididos del AKP), y arrancar al otro partido islamista, SP, del bloque de oposición. Además, se espera que los votos kurdos conservadores que han volado al HDP desde 2015 regresen al AKP.

Guerra y guerra civil: estrategias fatales

Sin embargo, encuestas de opinión recientes indican que estos gestos populistas hacia la religión no cambiaron las tornas. Por el contrario, la reciente posición de Erdogan de negar los principales problemas, incluida la escasez de alojamiento asequible para estudiantes, el aumento de la inflación y la cuestión kurda, ha empañado aún más la reputación del gobierno.

La única forma de ganar la reelección en este clima parece ser recurriendo al discurso de seguridad, desencadenando la paranoia nacionalista de la “amenaza existencial”. En un momento en que incluso la oposición nacionalista demuestra su voluntad de resolver el problema kurdo, parece difícil crear una atmósfera de conflicto sobre los kurdos. En estas condiciones, algunos expertos de Oriente Medio llaman la atención sobre la posibilidad de iniciar una guerra con Siria, con la anexión oficial de la provincia de Idlib, donde decenas de miles de yihadistas armados se concentran bajo protección turca. Tal movimiento no es posible sin el consentimiento de Estados Unidos o Rusia (o ambos). Erdogan fue rechazado por el presidente Biden durante su reciente visita a Estados Unidos y comenzó a hablar sobre la importancia de una reunión con Vladimir Putin programada para finales de esta semana.

Aunque parece poco probable que Putin prefiera a Erdogan, que no encaja de un día para otro con respecto a Bashar Al Assad, a quien logró apoderarse con inmensos sacrificios rusos, nada es imposible en el ámbito internacional, especialmente en Oriente Medio.

Si ni el renacimiento islamista ni la paranoia nacionalista son suficientes para salvar la menguante popularidad de Erdogan, entonces surge la pregunta de qué tipo de “plan de contingencia” puede ponerse en práctica. Los rumores varían. La primera opción es evitar las elecciones, y si este intento fracasa, interferir violentamente en los colegios electorales, las urnas y los resultados.

El primer escenario prevé la suspensión de las elecciones “hasta nuevo aviso”. En este camino, tanto el mafioso Sedat Peker como el periodista Ahmet Nesin advierten que puede haber importantes asesinatos políticos en un futuro próximo. De hecho, la intención original del ataque a la oficina provincial del HDP en Izmir, en junio pasado, fue un asesinato político o un asesinato en masa. Había una reunión programada de las principales figuras del partido en la oficina en el momento del ataque, pero en el último momento la reunión fue cancelada sin el conocimiento del asesino, Onur Gencer. En este caso, el tirador solo encontró a la militante del partido Deniz Poyraz, a quien mató en la escena. Entre las posibles víctimas de una cadena de asesinatos políticos se encuentra el ex primer ministro Binali Yıldırım, que parece haber sobrevivido por casualidad al intento de golpe de Estado del 15 de julio. Peker, por otro lado, advierte persistentemente que figuras prominentes de la comunidad aleví o templos alevíes pueden ser blancos de ataques.

El escenario continúa mientras el caos resultante de tales asesinatos o masacres en masa, conduciría a la declaración de un estado de emergencia. En medio de la agitación social, se espera que la fuerza paramilitar SADAT de Erdogan se despliegue junto con el ejército regular y la policía. Sedat Peker afirma que los mercenarios de la SADAT fueron movilizados durante el intento de golpe del 15 de julio. Se cree que los grupos islamistas armados, formados a partir de varias alas de yihadistas de Al Qaeda, bajo el nombre de Ejército Libre Sirio (ELS) para servir como fuerzas de poder de Turquía en Siria y Libia, también se incluirán en esta ecuación. En este contexto, sería correcto recordar que el asesino Onur Gencer, que atacó al HDP de Izmir, también está vinculado tanto a la SADAT como al ELS como “trabajador médico”. Como parte de este plan, también se menciona la presencia de miles de refugiados varones jóvenes, algunos de uniforme, que han entrado en Turquía a través de Irán en los últimos meses y se cree que son desertores del ejército afgano.

Estos escenarios de pesadilla sonarían como fantasías forzadas si no se conociera la voluntad extrema de Erdogan de aferrarse al poder y lo que hizo entre el 7 de junio y el 1 de noviembre de 2015* o el 15 de julio de 2016**.

Notas:

*El AKP perdió su mayoría parlamentaria para formar un gobierno monopartidista en las elecciones del 7 de junio de 2015. En lugar de buscar opciones de coalición, el presidente Erdogan decidió que se programarían elecciones anticipadas para el 1 de noviembre. Entre las dos elecciones, una violencia sin precedentes, principalmente por parte de los extremistas islamistas, sacudió al país. Los incidentes más importantes fueron el atentado de Suruç del 20 de julio, que se cobró la vida de 34 activistas políticos pro-kurdos y el atentado de Ankara del 10 de octubre, cuando un mitin por la paz fue atacado por terroristas suicidas, matando a 109 manifestantes. Mientras tanto, el gobierno turco también declaró el fin del proceso de paz con los kurdos e inició ataques militares por tierra y aire en ciudades kurdas, con el pretexto de luchar contra el terrorismo. Al final, las tornas cambiaron y el AKP ganó las elecciones anticipadas de noviembre.

**Presunto intento de golpe militar en Turquía.

FUENTE: Zafer Yörük / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *