Estados Unidos sanciona a terroristas responsables del asesinato de Hevrin Khalaf

Estados Unidos impuso el miércoles sanciones a un grupo armado sirio que mató a una política kurda, en medio de la incursión de Turquía en 2019. Washington prometió seguir buscando responsabilidades en el país devastado por la guerra.

Estados Unidos también tomó medidas contra dos hombres, acusados ​​de financiar a extremistas en Siria, incluido uno con base en Turquía, así como contra cinco funcionarios de prisiones del régimen del presidente Bashar Al Assad por torturas.

El Departamento del Tesoro dijo que estaba bloqueando cualquier activo y buscaba prohibir cualquier transacción de Estados Unidos con Ahrar Al Sharqiya, un grupo armado que alguna vez fue desconocido y que se convirtió en el centro de atención cuando Turquía envió fuerzas al norte de Siria, en octubre de 2019, luego de conversaciones con el entonces presidente Donald Trump.

La oficina dijo que los combatientes del grupo sacaron de su automóvil a la política kurda-siria de 35 años, Hevrin Khalaf, y la mataron a tiros, algo que se podría enmarcar como un crimen de guerra.

El Departamento del Tesoro dijo que el grupo ha matado a cientos más desde 2018. La organización funciona cerca de Alepo y está integrada por ex miembros del Estado Islámico (ISIS).

“Nuestras designaciones de hoy deberían servir como recordatorio de que Estados Unidos utilizará todas sus herramientas diplomáticas para promover la rendición de cuentas de las personas que han infligió abusos y sufrimientos contra el pueblo sirio”, dijo Aimee Cutrona, una alta funcionaria del Departamento de Estado.

En declaraciones a periodista, indicó que “estas designaciones llegan en un momento en el que estamos viendo un aumento de la violencia en el noroeste de Siria. Estados Unidos sigue pidiendo un alto el fuego nacional inmediato y una reducción de la violencia en Siria”.

El Departamento del Tesoro tomó medidas contra cinco funcionarios de prisiones y ocho prisiones, ya que estimó que 14.000 personas han sido torturadas hasta la muerte mientras Al Assad aplasta un levantamiento de una década.

También impuso sanciones a Hasan al-Shaban, un presunto recaudador de fondos de Al-Qaeda, con sede en Turquía, y Farrukh Furkatovitch Fayzimatov, quien es señalado de financiar la alianza Hayat Tahrir al-Sham, liderada por la ex afiliada de Al-Qaeda en Siria.

Estados Unidos ha tenido relaciones complicadas con Turquía, aliado de la OTAN, aunque Donald Trump apoyó al presidente Recep Tayyip Erdogan, que acusa a los kurdos sirios, que lideraron la lucha respaldada por Estados Unidos contra el grupo Estado Islámico, de tener supuestos intereses separatistas.

La administración del presidente Joe Biden ha criticado duramente a Turquía en varios frentes, más recientemente por Chipre, pero también ha dado la bienvenida a Ankara que ahora protegerá el aeropuerto internacional de Kabul, mientras las fuerzas estadounidenses se retiran de Afganistán.

FUENTE: Jonathan Edwards / Info Barcelona

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *