Exigen que Turquía cumpla demandas de presos y presas en huelga de hambre

En Turquía, los presos y presas políticas han estado luchando contra el aislamiento de Abdullah Öcalan y las inhumanas condiciones carcelarias durante 252 días, llevando adelante una huelga de hambre alternada.

Las madres de los presos y presas en huelga de hambre ayer realizaron una conferencia de prensa en el que presentaron un pedido urgente. Las madres estuvieron acompañadas por el titular en Diyarbakir de la Asociación de Derechos Humanos (IHD), Abdullah Zeytun.

El integrante de la IHD remarcó que en Turquía “los principios legales no se pueden implementar”, algo que genera “grandes problemas”.

Zeytun afirmó que desde la IHD “observamos que las violaciones de derechos en las cárceles están aumentando”.

A finales de julio, la IHD presentó al Consejo de Ministros del Consejo de Europa, junto con otras organizaciones de derechos humanos, una petición en relación con las condiciones carcelarias del líder Abdullah Öcalan (encarcelado y aislados desde 1999), y los presos políticos Hayati Kaytan, Emin Gurban y Civan Boltan.

Las organizaciones pidieron al Consejo de Ministros que supervise y garantice el cumplimiento de las decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) con respecto a los cuatro casos y las violaciones a los derechos humanos que el Estado turco comete en la isla-prisión de Imrali, donde se encuentra detenido Öcalan, Kaytan, Gurban y Boltan.

Zeytun señaló que las leyes deben aplicarse de forma igualitaria a todos y todas las presas, pero esto no se cumple. A su vez, agregó que este problema debe resolverse con base en normas legales universales.

“Además del aislamiento en Imrali, hay un ambiente muy represivo –remarcó-. Decimos que se deben poner fin a los problemas y las violaciones de derechos, y se debe detener el aislamiento. El problema debe resolverse de inmediato en términos legales antes de la condición de salud de los presos y presas se deteriore aún más”.

Por su parte, Nafiye Yiğit, integrante del colectivo Madres por la Paz, expresó que “nuestros hijos son insultados. Debido a que están recluidos lejos de casa, no podemos visitarlos. Cuando nos llaman, nos hablan de la opresión a la que se enfrentan. Nuestros hijos son parte de nosotros, y nosotros los respaldamos”.

Yiğit criticó que “nadie nos está escuchando en nuestros pedidos de paz. Nuestros llamados a la paz son rechazados. El aislamiento ha durado años y queremos que se cumplan las demandas de nuestros hijos. Están decididos a continuar su acción hasta que se cumplan sus demandas. Hacemos un llamado al Ministerio de Justicia (de Turquía) para evitar muertes en las cárceles”.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *