Instituciones kurdas defienden el derecho al autogobierno en Shengal

Organizaciones e instituciones de Kurdistán rechazaron las amenazas del gobierno iraquí contra los pobladores yezidíes de la región de Shengal (Sinjar), en el norte del país.

Desde el Consejo Ejecutivo del Congreso Nacional de Kurdistán (KNK) expresaron en una declaración que el pueblo yezidí fue perseguido durante siglos y el genocidio más reciente que sufrió “comenzó en agosto de 2014, cuando el llamado grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) invadió Shengal y las áreas circundantes, matando, secuestrando y esclavizando a miles de yezidíes y desplazando a cientos de miles de personas”.

En el KNK recordaron que la invasión de ISIS a Shengal “fue una de las principales motivaciones para la intervención militar internacional contra el grupo terrorista, un esfuerzo que finalmente condujo a la derrota de ISIS como entidad territorial en la región”.

“Sin embargo, años después, miles de yezidíes secuestrados siguen desaparecidos y Shengal lucha por reconstruirse”, explicaron. A esto, agregaron: “El reciente genocidio de los yezidíes ocurrió después de que las fuerzas de seguridad del gobierno federal (central) iraquí y el Peshmerga del Partido Democrático del Kurdistán (PDK) no defendieran a Shengal, y decidieron abandonar el área cuando ISIS se acercó”.

Sobre este punto, desde el KNK afirmaron: “En respuesta a la masacre que siguió a la invasión de ISIS, los pueblos de Shengal, incluidos los yezidíes, formaron su propia administración autónoma y fuerzas de seguridad para protegerse contra futuras agresiones. Ahora, el gobierno de Irak y el PDK están exigiendo que las fuerzas de seguridad locales, los Ezidxan Asayish, abandonen Shengal, aunque los Ezidxan Asayish fueron reconocidos previamente por las autoridades federales iraquíes”.

En KNK denunció el denominado “Acuerdo Shengal”, firmado el 9 de octubre de 2020 por el gobierno iraquí y el PDK bajo la coordinación de representantes de las Naciones Unidas y con el apoyo de Turquía y Estados Unidos. Este acuerdo, según la organización, fue firmado “sin ninguna consulta con los yezidíes. Desde el anuncio de este acuerdo, Shengal ha visto protestas populares rechazando sus términos y mostrando solidaridad con Ezidxan Asayish”.

“La inestabilidad en Siria y el surgimiento de ISIS centraron la atención mundial no solo en las atrocidades cometidas por ISIS contra los yezidíes –continúa la declaración-, sino también en la ubicación estratégica de Shengal, que está al oeste de la ciudad de Mosul y no lejos de la frontera de Irak con Siria. El Estado turco, que persigue abiertamente una campaña de expansionismo militar y ocupación en Irak, Siria y otros lugares, ve a Shengal como esencial para la estrategia de expandir sus zonas de ocupación en la región y recuperar el control de la totalidad de la antigua provincia otomana (vilayet) de Mosul, que comprendía muchas provincias del actual Irak”.

Desde el KNK remarcaron que “tanto Bagdad como el PDK pulieron sus imágenes en el escenario mundial después de recibir al Papa Francisco, y ahora están usando este estatus global mejorado para expandir su poder. Los recientes procesos en Shengal son un componente importante de esta campaña. El Estado turco sufrió una gran derrota a principios de este año después de una ofensiva militar de cuatro días contra las guerrillas del PKK en Garê, Kurdistán del Sur (norte de Irak), y ahora planea aprovechar esta oportunidad para expandirse”.

El KNK hizo suyo el pedido del Consejo Autónomo Democrático de Shengal (Meclîsa Xweseriya Demokratîk a Şengalê, MXDŞ), que demanda soluciones a los problemas de la región de acuerdo con la voluntad de los pueblos que la habitan y de forma pacífica. Además, exigió a Naciones Unidas, la Unión Europea, Estados Unidos y las organizaciones mundiales de derechos humanos “a trabajar para proteger a los yezidíes de futuras masacres, ayudar con la reconstrucción de Shengal y rechazar las medidas políticas y militares tomadas en Shengal que sean contrarias a la voluntad de los pueblos de la región”.

Por su parte, el Movimiento de Mujeres Kurdas en Europa (TJK-E) difundió un comunicado en el que señaló que “Shengal, uno de los centros más antiguos de Mesopotamia, en Oriente Medio, que se llama la cuna de la humanidad, se ha convertido en uno de los principales objetivos de los poderes hegemónicos que buscan subordinar a los pueblos, las culturas, las creencias y las mujeres”.

“El pueblo de Shengal ha sido objeto de 72 masacres a lo largo de la historia. La última fue cometida por el ISIS en 2014. Miles de yezidíes fueron masacrados, decenas de miles fueron desplazados, cientos de mujeres yezidíes fueron secuestradas y puestas a la venta en mercados de esclavos. El destino de muchas de estas mujeres secuestradas aún no se ha aclarado”, advirtió la organización.

En la declaración se remarcó que “la lucha conjunta de los combatientes kurdos por la libertad, las mujeres y el pueblo de Shengal derrotó al ISIS y cambió el curso de la historia. Durante los últimos siete años, el pueblo de Shengal ha establecido su autogobierno. Esta situación, por supuesto, molestó a las potencias hegemónicas. Por esta razón, la administración autónoma de Shengal se ha convertido en un objetivo. El acuerdo celebrado entre Bagdad y Hewler (capital de Bashur), en el que participan las potencias internacionales y el Estado turco, forma parte de un plan más amplio”.

Desde el TJK-E alertaron que “hoy se impone la entrega del control de las fuerzas de seguridad locales al gobierno iraquí, desafiando el sistema autónomo que se construyó a un alto coste. Queremos manifestar que consideramos esta imposición como una aprobación e invitación a un nuevo ataque de invasión que prepararía el camino para un nuevo ataque genocida”.

La organización convocó “al gobierno iraquí, a las fuerzas regionales kurdas y a todas las fuerzas internacionales para que reconozcan la voluntad de la administración de Shengal y respondan a su llamada al diálogo. El mundo entero reconoció y apreció a los combatientes de Shengal y a las mujeres que lucharon contra el ISIS en 2014. Hoy es el momento de pagar nuestra deuda de gratitud con esta lucha y de proteger a Shengal”.

En tanto, en el Congreso Europeo de Sociedades Democráticas Kurdas (KCDK-E) advirtieron que “el Estado turco quiere llevar a cabo una nueva masacre contra las instituciones y fuerzas de defensa creadas por nuestro pueblo yezidí en Shengal. El dictador Erdogan quiere hacer realidad sus planes con la ayuda del gobierno iraquí y el Partido Democrático del Kurdistán (PDK)”.

Desde el KCDK-E apuntaron que el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, discutió el ataque contra Shengal con funcionarios del gobierno iraquí durante sus visitas a Irak y Hewler. Tras las visitas, el 10 de marzo, el gobierno central iraquí pidió a las Fuerzas de Seguridad de Shengal que “abandonaran la ciudad y depongan las armas en 24 horas”. La ONU, el gobierno de Irak y el PDK, que dejaron a Shengal vulnerable frente a los ataques del ISIS, ahora quieren “liberar” la región de quienes lo defienden y protegen.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *