Intervención turca en Siria: una amenaza existencial para los yezidíes

La intervención turca en el norte de Siria pone en peligro la existencia a largo plazo de las comunidades yezidíes en el país, al tiempo que beneficia a personas y entidades implicadas en actos genocidas contra los yezidíes de Sinjar (Shengal). Las políticas y estrategias turcas que han creado estas condiciones también suponen graves riesgos para la seguridad regional e internacional.

Para asegurar la justicia para los supervivientes del genocidio, garantizar un futuro para los yezidíes en su tierra natal en Siria y promover la estabilidad y la seguridad a largo plazo, se debe privar del territorio a Turquía y a los grupos armados respaldados por Turquía, e impedir que lancen futuras operaciones militares contra la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES), y los autores de abusos contra los yezidíes y otras minorías étnicas y religiosas deben rendir cuentas.

Estrategia turca en el norte de Siria: dañar a los más vulnerables

Tres de las opciones estratégicas de Turquía en el norte de Siria han tenido un impacto negativo desproporcionado en los civiles yezidíes: el ataque a las regiones de Siria donde viven yezidíes, la facilitación de un cambio demográfico forzado a gran escala en estas regiones y el uso de milicias que amenazan abiertamente a las minorías étnicas y religiosas y que tienen vínculos con ISIS y otros extremistas. Es importante tener en cuenta que este impacto desproporcionado es medible, serio y digno de una respuesta política, independientemente de si es intencionado o no.

Dos de cada tres campañas militares turcas contra la AANES y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) han apuntado a regiones donde viven yezidíes. La Operación Rama de Olivo (enero-marzo de 2018) resultó en el control de Afrin por Turquía y el Ejército Nacional Sirio (ENS), previamente una región de mayoría kurda con importantes minorías yazidíes y alevíes. La Operación Primavera de Paz (octubre de 2019) resultó en el control turco y del ENS de Ras al-Ain, que era el hogar de kurdos, árabes, yezidíes, asirios, armenios y otros.

En sus operaciones militares en Afrin y Ras al-Ain, Turquía siguió una estrategia doble de cambio demográfico forzado: desplazar a las comunidades no árabes y no musulmanas y trasladar predominantemente a los desplazados internos y refugiados árabes sunitas de otras partes de Siria a las zonas ocupadas.

Un comunicado de prensa de la Oficina de la Presidencia turca explicaba esta estrategia en enero de 2018, justo después de que comenzara la Operación Rama de Olivo: “El presidente Erdogan indicó que anoche se tomaron las medidas necesarias con la operación aérea que fue seguida por una operación terrestre aún en curso. Llamando la atención sobre el hecho de que la población de Afrin consiste en un 55% de árabes, un 35% de kurdos posicionados posteriormente y un 6-7% de turcomanos, el presidente Erdogan hizo las siguientes observaciones: ‘Ahora, el objetivo principal es entregar Afrin a sus verdaderos dueños. ¿Cuál es nuestro objetivo? ¿tenemos 3,5 millones de refugiados sirios viviendo en nuestras tierras? Sí, los tenemos. Nuestro objetivo es repatriar a estos hermanos y hermanas sirios lo antes posible. Hay pasos actuales tomados en esta dirección'”.

Al hacer la falsa afirmación de que Afrin era una región de mayoría árabe y discutir explícitamente la transferencia de sirios desplazados a la zona, Erdogan reveló que el cambio demográfico era un componente oficial de la estrategia de Turquía en Siria.

Esto se reflejó rápidamente en la práctica. Ya en junio de 2018 se informó de una afluencia de desplazados internos de otras partes de Siria a Afrin, tres meses después de que Turquía capturara la región. Un informe de Amnistía Internacional de 2019 reveló que, antes de la Operación Primavera de Paz, Turquía comenzó a deportar ilegalmente a Siria a los sirios que vivían en Turquía.

Para luchar y gobernar estas regiones, Turquía ha utilizado grupos armados sirios responsables de un claro patrón de violencia y discriminación contra las minorías étnicas y religiosas y las mujeres.

Las facciones del Ejército Nacional Sirio respaldadas por Turquía han incorporado a miembros de ISIS a sus filas, destruido sitios religiosos y culturales minoritarios, obligado a los no musulmanes a convertirse al islam, impuesto restricciones a la vestimenta y conducta de las mujeres, y ha sido declarado responsable de tortura, violencia sexual, desapariciones, detenciones arbitrarias y otros abusos contra la población local. Turquía no ha logrado prevenir este comportamiento ni castigar a las personas responsables de abusos.

Comunidades yezidíes sirias diezmadas bajo la ocupación turca

Como resultado directo de estas políticas, miles de yezidíes sirios han sido desplazados. Aquellos que no pudieron o no quisieron huir han sido sometidos a una violencia brutal sobre la base de su identidad. Casi todos los sitios religiosos y culturales yezidíes en Afrin han sido dañados o destruidos, y los grupos armados han impuesto interpretaciones extremistas del islam en regiones que alguna vez estuvieron pobladas por yezidíes.

Existe consenso entre expertos, organizaciones internacionales y líderes comunitarios de que la gran mayoría de los yezidíes que alguna vez vivieron en las zonas de Peace Spring y Olive Branch han sido desplazados por la fuerza.

En un informe exhaustivo sobre los yezidíes en Siria publicado por el Wilson Center, la Dra. Amy Austin Holmes encontró que: “Las dos intervenciones turcas en Siria en 2018 y 2019 han expulsado a casi toda la población yezidí en Afrin y Ras al-Ayn en Siria de sus hogares. Todas las aldeas en el noroeste y el centro-norte de Siria con habitantes yezidíes, unas 51 aldeas en total, están ahora bajo ocupación por el ejército turco y sus milicias afiliadas, muchas de las cuales defienden ideologías islamistas”.

Estas conclusiones fueron citadas y reafirmadas por el informe del Comité de Justicia Yezidí Sobre la responsabilidad del Estado y el genocidio de los yezidíes.

Hoy en día, se estima que entre 1.000 y 2.000 yezidíes permanecen en Afrin, de los aproximadamente 20.000 que vivían allí antes de la invasión turca. Al menos el 90% de la población yezidí de Afrin ha huido. Las cifras de Ras al-Ain no están fácilmente disponibles, aunque una fuente afirma que ocho de las quince aldeas yezidíes de la zona se vaciaron en la primera semana de la Operación Primavera de Paz y que “cientos” de yezidíes habían huido durante ese tiempo.

Los desplazados internos de otras partes de Siria que han sido traídos a Afrin se han asentado en aldeas yezidíes desiertas allí. Por ejemplo, en la aldea de Shadiriya, que una vez estuvo habitada por yezidíes y kurdos, recientemente se construyeron casi 100 apartamentos destinados a albergar a desplazados internos árabes sunitas con el apoyo de varias ONG islámicas de diferentes países.

Violencia contra civiles yezidíes

Las milicias del ENS respaldadas por Turquía atacan constantemente a los yezidíes que permanecen en regiones bajo su control. Los miembros de estos grupos demuestran abiertamente un prejuicio extremo contra los yezidíes sobre la base de su identidad: los informes de conversiones forzadas y el establecimiento de mezquitas y escuelas islámicas en las aldeas yezidíes surgieron en los primeros meses del control turco y del ENS de Afrin.

Una mujer yezidí de Shadiriya proporcionó el siguiente relato de una redada rutinaria en una casa al Centro de Alto el Fuego para los Derechos civiles:

“Seis combatientes enmascarados de (la milicia del ENS) Faylaq Al-Sham irrumpieron en nuestra casa alrededor de las 9 de la noche y nos acusaron de cooperar con las YPG. Blandieron sus armas en nuestras caras: yo, mi esposo, nuestros cinco hijos y mi hermana, que estaba con nosotros esa noche. Afirmaron que estábamos escondiendo terroristas y armas en nuestra casa…

“Más de una vez, intentaron acercarse a mí y a mi hija mayor, que tiene 14 años. La llamaron terrorista y la acusaron de portar armas. Un combatiente trató de llevarla sola a su habitación para registrarla, alegando que estaba escondiendo armas debajo de su manta. Se estaba cubriendo con una manta porque estaba en pijama cuando irrumpieron en la casa. Estábamos aterrorizados de que él la agrediera sexualmente. Le grité en la cara y me negué a dejarlo cerca de ella, insistiendo en que una mujer realizara la búsqueda, y él retrocedió. Registraron toda la casa.

“Durante la prueba, nos llamaron incrédulos que no tienen ningún temor de Dios. Se referían a nosotros como ‘zoroastrianos’ y decían que merecíamos ser masacrados. Le pidieron a mi esposo sus llaves para registrar su auto en busca de armas, y cuando no encontraron ninguna, tomaron el auto y nos hicieron entregar todo el dinero que teníamos”.

Decenas de civiles yezidíes cuyas identidades se conocen han sido secuestrados para pedir rescate, encarcelados por cargos falsos o arbitrarios o desaparecidos por la fuerza por facciones del ENS.

Un informe de las Naciones Unidas de 2021 sobre la detención arbitraria en Siria encontró que los miembros de las milicias respaldadas por Turquía “detuvieron a civiles, principalmente de origen kurdo y yezidí, junto con otras prácticas como la confiscación sistemática de la propiedad de la víctima, la extorsión y las palizas, que en última instancia obligaron a muchos a abandonar sus hogares”.

En diciembre de 2020, Faylaq al-Sham sitió la aldea yezidí de Basofan en Afrin, donde solo quedaban 200 de los aproximadamente 3.000 residentes anteriores a la invasión. Al menos 10 civiles yezidíes, el 5% de la población indígena restante de Basofan, fueron secuestrados y presuntamente torturados. La mayoría fueron liberados más tarde. Una víctima, una mujer llamada Ghazala Salmo, cuyo caso fue citado por la Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional, fue presuntamente condenada a seis años de prisión por un tribunal respaldado por Turquía en Afrin en mayo de este año.

El caso que ha ganado más atención internacional es el de Arin Dalí Hesen. Hesen, una mujer yezidí de la aldea de Kimar, fue secuestrada por miembros de la División Hamza en febrero de 2020. Su destino era desconocido hasta mayo de 2020, cuando fue identificada en un video que mostraba a mujeres detenidas siendo sacadas de una prisión secreta operada por la División Hamza durante los enfrentamientos entre grupos del ENS en el centro de la ciudad de Afrin. Fue liberada mediante rescate en diciembre de 2020, secuestrada por segunda vez por miembros de la División Hamza en septiembre de 2021 y luego liberada nuevamente en febrero de 2022. Según los informes, estaba embarazada la segunda vez que fue secuestrada y presuntamente sufrió un aborto espontáneo debido a la tortura bajo custodia.

La tortura, la violencia sexual y otros tratos crueles y degradantes son comunes en la detención del ENS. Una mujer yezidí citada en el mismo informe de las Naciones Unidas describió su experiencia en una prisión del ENS en Afrin: “Me golpearon y fustigaron con cables. El interrogador me dijo: ‘Los yezidíes son infieles. Os echaremos de nuestra tierra. Morirás aquí'”.

En el informe se describía el trato que el ENS daba a las mujeres pertenecientes a minorías étnicas y religiosas de la siguiente manera: “A medida que las prácticas de detención del Ejército Nacional Sirio evolucionaron rápidamente, las mujeres se volvieron cada vez más vulnerables al secuestro (algunas con fines de matrimonio forzado) y eran detenidas en puestos de control o durante redadas en hogares y aldeas. Mientras estaban detenidas, las mujeres kurdas (y, en ocasiones, yezidíes) también eran violadas y sometidas a otras formas de violencia sexual, incluidos actos degradantes y humillantes, amenazas de violación, realización de ‘pruebas de virginidad’ o la difusión de fotografías o material de video que muestran el abuso de la mujer detenida”.

Sitios religiosos y culturales como objetivos

Las Naciones Unidas han descubierto que la destrucción generalizada de sitios religiosos y culturales yezidíes en Afrin está “desafiando la precaria existencia de la comunidad yezidí como minoría religiosa en las regiones controladas por el Ejército Nacional Sirio, e impactando tanto en los aspectos tangibles como intangibles de su patrimonio cultural”.

El destino del Centro Cultural Yezidí de Afrin muestra cómo estos ataques están conectados a una estrategia más amplia de cambio demográfico. Antes de la Operación Rama de Olivo, el Centro “servía como registro civil, tribunal de justicia, centro de educación religiosa y centro cultural que familiarizaba a los yezidíes con sus costumbres y tradiciones y organizaba ceremonias para sus eventos religiosos”, según uno de los fundadores de la Unión Yezidí de la región.

El centro fue destruido a principios de 2018. Una investigación reciente realizada por Syrians for Truth and Justice ha revelado que se está construyendo en su lugar una escuela de lengua árabe que incluye cursos sobre derecho islámico como parte de su plan de estudios, con el apoyo de ONG turcas y kuwaitíes.

Los perpetradores del genocidio encuentran refugio seguro en la esfera de influencia de Turquía

Si bien son menos obvios que los impactos de la intervención turca en el norte de Siria en las comunidades yezidíes sirias, los impactos de la intervención turca en el norte de Siria en los yazidíes de Sinjar son muy reales. Ocho años después de que comenzara el genocidio, los miembros de ISIS se han aprovechado de las condiciones de seguridad permisivas cerca de las fronteras de Turquía para evadir la justicia y no han enfrentado obstáculos para unirse a los grupos armados respaldados por Turquía. Relacionado, se sabe o se sospecha que muchas mujeres y niños yezidíes desaparecidos se encuentran en la Siria controlada por Turquía.

Líderes de ISIS se esconden en el noroeste de Siria

Las principales figuras de ISIS -Abu Bakr al-Baghdadi, Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi y Maher al-Agal- fueron encontrados y ejecutados cerca de la frontera turca en el noroeste de Siria: Baghdadi y Qurayshi en Idlib, controlada por HTS, donde Turquía mantiene una presencia militar, y Agal en Jinderes en el oeste de Afrin.

Por varias razones, el noroeste de Siria es un lugar ideal para que los líderes de ISIS se escondan. Ni Turquía ni varios grupos armados presentes en la región priorizan la lucha contra ISIS de la manera en que lo hacen otros actores en Siria e Irak: los conflictos con el gobierno sirio y los grupos kurdos, e incluso los conflictos entre facciones rebeldes rivales, ocupan mucho más tiempo y recursos. Tanto en Idlib como en Afrin, la presencia de grandes poblaciones desplazadas móviles, en las que las personas que no desean ser notadas pueden desaparecer fácilmente, también ayuda a las figuras de ISIS a esconderse.

Vale la pena señalar que la presencia de un líder de ISIS en Afrin es una acusación mucho mayor para la política turca que la presencia de tales figuras en Idlib. La presencia institucional militar y civil de Turquía en Afrin es más extensa, y Turquía tiene un nivel de influencia sobre el ENS que simplemente no tiene sobre HTS.

Además, al obligar a las poblaciones indígenas kurdas, yezidíes y alevíes de Afrin a huir, Turquía destruyó una comunidad que no tenía apoyo orgánico para ISIS, al-Qaeda y otros grupos yihadistas y que tenía una voluntad y capacidad demostradas para defender sus fronteras de tales grupos. El territorio que una vez fue una base para la lucha contra los extremistas es ahora, después de la intervención turca, territorio donde los yihadistas de alto rango pueden operar; un fracaso masivo de seguridad y derechos humanos.

Se conocen las identidades de docenas de miembros de ISIS de nivel inferior que se han incorporado activamente a las filas del ENS en Afrin y Ras al-Ain. Los informes de ex combatientes de ISIS que se unieron al ENS para luchar contra las YPG se publicaron cuando comenzó la Operación Rama de Olivo. Informes posteriores del Centro de Información de Rojava y Sirios por la Verdad y la Justicia identificaron a muchos de estos individuos, incluidos algunos que habían ocupado puestos importantes dentro de ISIS y que ahora sirven en facciones del ENS conocidas por abusos contra minorías y mujeres.

La falta de acciones legales significativas para procesar a los miembros de ISIS por genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, y la posibilidad de que ISIS o un grupo con una ideología similar pueda cometer más crímenes contra los yezidíes y otras poblaciones son serios obstáculos para la justicia y la recuperación de los yazidíes. Cualquier líder o miembro de ISIS que se esconda en el noroeste de Siria o que simplemente se haya unido a otra milicia sectaria abusiva allí ha escapado de la justicia, y es capaz de causar más daños civiles y acciones desestabilizadoras en el futuro.

Las Naciones Unidas reconocieron el secuestro y la esclavitud de miles de mujeres y niños yezidíes en 2014 como un elemento de la comisión del crimen de genocidio contra el pueblo yezidí por parte de ISIS. Durante años, la sociedad civil yezidí ha pedido a la comunidad internacional que haga de la búsqueda de todos los yezidíes desaparecidos una prioridad. Mientras estos individuos permanezcan en cautiverio, el genocidio continúa.

Sin embargo, hoy en día, el destino de más de 2.700 yezidíes sigue siendo desconocido. De los que todavía están vivos, se sabe o se sospecha que muchos están en áreas del norte de Siria que se encuentran bajo influencia turca: incluidas las zonas de la Operación Escudo del Éufrates y la Operación Rama de Olivo e Idlib. La presencia de miembros actuales y anteriores de ISIS e individuos con vínculos con ISIS en estas regiones es probablemente una de las principales razones de esto.

Cuando Estados Unidos impuso sanciones a Ahrar al-Sharqiya y dos de sus líderes en 2021, señaló el hecho de que el comandante del grupo “ha estado implicado en el tráfico de mujeres y niños yazidíes y ha integrado a ex miembros de ISIS en las filas” de la milicia. Un informe de 2021 sobre yazidíes desaparecidos publicado por el New York Times presentó a un hombre yezidí que estaba al tanto de seis familiares que estaban cautivos en el noroeste de Siria por un ex combatiente de ISIS que se había unido al ENS. Los medios locales en Afrin han informado que las mujeres yezidíes han sido vistas allí con sus captores de ISIS.

No hay ningún esfuerzo por parte de las autoridades turcas, del ENS o del Gobierno Provisional Sirio (SIG) para encontrar a estas mujeres y niños en las regiones de Siria que controlan, ni para castigar o excluir de las filas del ENS a los combatientes que hayan estado involucrados en el genocidio y la esclavitud de los yezidíes.

Las futuras operaciones turcas desplazarán a los yezidíes y reforzarán a ISIS

Turquía continúa amenazando con una cuarta incursión militar en el norte de Siria. Si se permite llevar a cabo una operación de este tipo, los impactos para las comunidades yezidíes serán devastadores.

La mayoría de los yezidíes que permanecen en Siria viven a menos de 30 kilómetros de la frontera turca al este del río Éufrates, el área que Turquía considera como una potencial “zona segura” en la que puede intervenir. Muchos de los yazidíes que huyeron de Afrin después de la Operación Rama de Olivo ahora están desplazados internamente en Tal Rifaat, una región que Turquía ha amenazado recientemente.

La abrumadora evidencia de Afrin y Ras al-Ain muestra que los yezidíes no pueden vivir de manera segura en las condiciones que existen en la Siria controlada por Turquía hoy en día, y que probablemente existirían en cualquier territorio capturado por Turquía y el ENS en futuras operaciones. Una incursión turca lo suficientemente grande podría posiblemente obligar a casi todos los yezidíes que permanecen en Siria hoy a huir, y no regresar nunca.

Funcionarios estadounidenses y autoridades de la AANES por igual han enfatizado el hecho de que cualquier incursión turca adicional obstaculizará la lucha contra ISIS e incluso podría resultar en la fuga de los miles de miembros capturados de ISIS detenidos en prisiones en toda la región. La Operación Rama de Olivo y la Operación Primavera de Paz habían documentado impactos negativos en la campaña militar contra ISIS.

Si ISIS es capaz de reagruparse mientras las Fuerzas Democráticas Sirias, su enemigo más efectivo, también están lidiando con un ataque turco, el grupo yihadista probablemente intentaría reanudar las mismas prácticas genocidas hacia los yezidíes y otras minorías étnicas y religiosas que cometió antes de su derrota. La posibilidad de llevar a los miembros de ISIS a juicio por genocidio, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, que ya es una tarea difícil, se volvería casi imposible

Respuestas políticas

La comunidad internacional se ha negado sistemáticamente a abordar los peligros que el enfoque militarista de Turquía hacia los grupos armados kurdos y las entidades políticas en Siria e Irak representa para millones de civiles en la región. En ninguna parte es esto más claro que en el impacto de la política turca en las comunidades yezidíes en ambos países en los últimos ocho años.

Expertos legales han descubierto que Turquía no cumplió con su obligación de prevenir el genocidio yezidí y fue cómplice de este genocidio al permitir que los combatientes de ISIS viajaran libremente a Siria y que se llevara a cabo la actividad económica relacionada con ISIS.

Este enfoque moral y legalmente cuestionable de las atrocidades de ISIS fue el resultado de la opinión de Turquía de que la autonomía kurda siria representaba una amenaza mayor que la de ISIS, una priorización de amenazas compartida por ningún otro Estado en el Medio Oriente o el mundo.

Esa misma priorización sesgada de la amenaza impulsó dos campañas militares turcas mortales y desestabilizadoras contra la AANES y las SDF. Una vez más, los civiles de minorías étnicas y religiosas, incluidos los yezidíes, quedaron en peor situación.

Estados Unidos ya reconoce los crímenes de ISIS contra el pueblo yezidí como un genocidio y ha reiterado la importancia de una derrota duradera de ISIS y una resolución pacífica del conflicto sirio como objetivos políticos. Abordar los elementos de la política turca en Siria que tienen el mayor impacto dañino en los yezidíes y otras minorías étnicas y religiosas se alinearía con los objetivos existentes sobre prevención de atrocidades y seguridad regional, y en última instancia beneficiaría a la región en su conjunto.

Con ese fin, los responsables de la formulación de políticas deberían:

-Continuar haciendo un esfuerzo diplomático significativo para prevenir cualquier incursión turca en Siria, incluso mediante la promoción de soluciones políticas sostenibles y justas tanto para la guerra civil siria como para los conflictos entre Turquía y los grupos armados kurdos.

-Presionar a Turquía para que proporcione y se adhiera a un cronograma para retirarse del norte de Siria y eliminar a los grupos afiliados al ENS. Si presionar por una retirada completa es inviable, los responsables políticos deben al menos exigir una retirada de las áreas capturadas en la Operación Rama de Olivo y la Operación Primavera de Paz.

-Coordinar y participar en los esfuerzos internacionales para encontrar a los yezidíes desaparecidos.

-Identificar a todos los miembros de ISIS que se han unido a las filas del ENS y a todos los miembros del ENS, ya sea que estén previamente afiliados a ISIS o no, que hayan participado en el tráfico o la esclavitud de mujeres y niños yezidíes u otros actos de genocidio; sancionar a los grupos del ENS que se sabe que han incorporado a miembros de ISIS yson perpetradores de genocidio; y llevar a los autores ante la justicia.

-Promover y liderar los esfuerzos para repatriar a todos los miembros extranjeros de ISIS de Siria y garantizar que todos los miembros de ISIS que participaron en crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio sean juzgados.

FUENTE: Meghan Bodette / Kurdish Peace Institute / Rojava Azadi Madrid

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.