Irán: condenan a prisión a la periodista que investiga la muerte de la adolescente Armita Geravand

Armita Geravand, de 16 años, fue detenida y herida por la llamada policía moral en Teherán el 1 de octubre pasado, en lo que grupos de derechos humanos denunciaron un ataque deliberado porque no llevaba velo obligatorio.

Geravand sufrió una grave lesión en la cabeza después de que agentes estales la empujaran contra un poste dentro del metro. Los medios oficianles negaron la violencia por parte de la policía moral. La joven de 16 años, que según su familia era deportista de taekwondo, se cayó y se golpeó la cabeza tras sufrir una baja de su presión arterial. La adolescente kurda fue declarada con muerte cerebral y falleció en un hospital de la capital iraní el 28 de octubre de 2023, luego de 28 días en coma.

La joven fue enterrada en el cementerio Beheshti Zera, de Teherán, el 30 de octubre. La abogada Nesrin Sotuteh, que asistió a la ceremonia, fue detenida de manera violenta y puesta en libertad dos semanas después.

Ahora, un tribunal iraní condenó a prisión a la periodista Sara Masoumi por investigar la muerte de Armita Geravand. Según los medios iraníes, el abogado Ali Muctahedzadeh afirmó que el veredicto contra la periodista Masoumi está vinculado a una publicación en línea que cuestionaba la causa de la muerte de la joven.

“Masoumi fue condenada a seis meses de prisión y a dos años de prohibición de ejercer el periodismo por difundir información falsa”, escribió el periódico Sharq.

La periodista iraní Maryam Lutfi también fue detenida brevemente en Teherán a principios de octubre después de viajar al hospital para investigar el estado médico de la adolescente, según Sharq.

El asesinato de Armita se produjo a un año del de la mujer kurda de 22 años, Jina Mahsa Amini, que fue arrestada por la llamada policía moral el 13 de septiembre de 2022 durante una visita familiar a Teherán porque no llevaba puesto de forma correcta su hijab. Jina fue brutalmente torturada y sufrió en estado de coma hasta su muerte, el 16 de septiembre. Amini murió en la unidad de cuidados intensivos del hospital Kasra, de Teherán.

El feminicidio de Jina Mahsa Amini desencadenó una revolución bajo el lema “Jin, Jiyan, Azadî” (Mujer, Vida, Libertad) en todo el país. Los levantamientos liderados por mujeres que se extendieron desde Rojhilat (Kurdistán iraní) a todo Irán han creado una revolución irreversible en la mente de la gente, que ha provocado la muerte de al menos 500 personas y miles de heridos más. A pesar de la denuncia de la familia contra los responsables de la muerte de Amini, hasta el momento no se ha tomado ninguna medida en contra de los responsables de crímen.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *