“La guerra popular revolucionaria es el único camino contra la guerra especial”

La coordinación del Partido de las Mujeres Libres del Kurdistán (PAJK) publicó una declaración llamando a ampliar la guerra revolucionaria popular.

A continuación publicamos los extractos más importantes:

Desde el principio hasta hoy, el sistema patriarcal y estatista ha mantenido su existencia a través de las guerras. Los Estados actuaban según la consigna: cuanta más guerra, más acumulación de poder. En estas guerras se utilizó de todo. El más sucio de estos métodos es la guerra especial, una forma de guerra practicada en secreto. Ya a finales del siglo XIX, los centros de poder utilizaban los métodos de la guerra especial en relación con las guerras que libraban para prolongar su existencia.

Estos métodos han seguido diferenciándose e intensificándose hasta nuestros días. Especialmente después de la Segunda Guerra Mundial, los centros de poder combatieron a todos los movimientos de izquierda y socialistas con la guerra especial en nombre de la lucha contra el comunismo.

Las potencias hegemónicas organizadas bajo la dirección de la OTAN crearon diversas instituciones de guerra especial y con Gladio se creó una fuerza secreta adaptada específicamente a cada país. Sin embargo, la guerra siguió librándose desde un único centro.

En esta guerra sucia y secreta contra toda la sociedad se utilizan diversos instrumentos, armas y métodos. El objetivo es arrebatar la voluntad de toda la sociedad y asegurar así su sumisión a los centros de poder. Hoy se libra la Tercera Guerra Mundial. En el mundo moderno, las guerras se libran principalmente con métodos de guerra especiales y se desarrollan conceptos de destrucción basados en ellos. La guerra se transmite esencialmente a toda la sociedad. La gente debe interiorizar la creencia en la indestructibilidad de la concepción estatal del poder.

Desde el principio, los principales objetivos de la guerra especial fueron las organizaciones revolucionarias y los movimientos guerrilleros. Aunque el país, la identidad y los movimientos objetivos cambiaron, los métodos de la guerra especial se siguen aplicando según un guión específico porque se organizan desde un centro único. El objetivo de todas estas iniciativas es destruir completamente los movimientos o integrarlos en el sistema mediante su desintegración. Se ha intentado secar las bases organizativas de estos movimientos, liquidar a sus líderes y disolver así sus estructuras. Se intentó crear una ola de miedo y caos mediante asesinatos y desapariciones (…). Además, había que desarrollar una política de corrupción y sometimiento contra los cuadros dirigentes de los movimientos y tomar medidas para confundir a la población y a los cuadros que creían en el movimiento intentando desmantelar el sistema organizativo desde dentro. En otras palabras, se libró una guerra irregular utilizando métodos irregulares. Estos métodos son las piedras angulares de la guerra especial.

El régimen fascista turco se organizó a sí mismo como un régimen de guerra especial. Ha sido una de las principales fuerzas ejecutivas de esta política desde sus inicios. El método de la guerra especial se utilizó contra todo tipo de movimientos populares resistentes. Querían mantener su poder cometiendo un genocidio físico contra los armenios, asirios, kurdos y alevíes que vivían en el país. Con el pueblo kurdo se utilizó un método muy especial. No sólo se utilizó el genocidio físico, sino también el genocidio cultural con el objetivo de lograr el abandono. Todas las medidas tomadas para llevar a cabo el genocidio cultural formaban parte de la guerra especial (…). Hasta el comienzo del gobierno del régimen AKP-MHP, esta guerra especial se llevó a cabo a través del complejo OTAN-Gladio con la ayuda de grupos implicados en la guerra especial dentro del Estado turco. Sin embargo, con la llegada al poder del régimen AKP-MHP, el Estado turco se ha organizado completamente como un régimen de guerra especial. En otras palabras: con el gobierno de guerra especial del AKP, la guerra contra nuestro movimiento por la libertad ha adquirido una dimensión completamente diferente.

En las notas de conversación de 2014, Rêber Apo (Abdullah Öcalan) describe estas fases del Estado turco de la siguiente manera: “La Oficina de Guerra Especial (Özel Harp Dairesi), establecida a partir de la década de 1950, es la causa de muchas masacres en este país (…). Los asesinatos de Taksim en 1977, el asesinato de siete estudiantes del TIP, fueron obra de la JITEM. El 12 de septiembre (1980) esta organización fue nacionalizada. No quiero decir que a partir de ese momento JITEM estuviera completamente fuera del control de Estados Unidos, pero la organización fue sacada del control directo de Estados Unidos y nacionalizada. A partir de los años 90, con Çiller y Güreş, JITEM fue incluso privatizada. Fue JITEM quien fue responsable del asesinato de Turgut Özal y Bitlis Pasha. JITEM hizo posible las masacres de Sivas y Başbağlar. La masacre de Başbağlar fue llevada a cabo por miembros de la JITEM que se habían infiltrado en nuestro movimiento en aquella época. La secta (Gülen) también forma parte de la Oficina de Guerra Especial, que trabaja con la policía y el poder judicial”.

El principal foco del régimen de guerra especial practicado por las potencias dominantes es Rêber Apo. Con el sistema de Imrali, organizado bajo las instrucciones de la OTAN, las prácticas de guerra especial contra Rêber Apo fueron sistemática y deliberadamente implementadas. Esta oleada de ataques ha aumentado exponencialmente en todas sus fases, desde ataques físicos de todo tipo hasta ataques psicológicos. En la fase más reciente, se intenta proseguir este proceso con una política de aislamiento más profunda. Se utilizan repetidamente diversas tácticas y se intentan crear falsas percepciones. El régimen de guerra especial del AKP siempre ha intentado explotar a Rêber Apo, pero él ha frustrado todos estos intentos gracias a su enorme resistencia.

Estamos en un proceso en el que el enemigo está llevando a cabo operaciones serias en todos los ámbitos. Pero en las últimas operaciones se hace hincapié en la guerra especial. La guerra se libra principalmente a través de la tecnología, la inteligencia y la diplomacia. Si no olvidamos la realidad del enemigo asesino y colonialista y tomamos precauciones en todos los ámbitos, podremos frustrar todas sus aspiraciones. Mientras el enemigo fascista utilice todo tipo de métodos para destruir nuestro movimiento y nuestro pueblo, la perspectiva más importante para nosotros es la resistencia total. Es esencial que vayamos a la guerra y a la práctica con esta conciencia y actitud.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *