La semilla que brota en Shengal

“Los yezidíes que viven en el monte Shengal (Sinjar) brindan la última oportunidad para que la cultura yezidí sobreviva. La humanidad está obligada a no permitir que la ocupación de Shengal tenga lugar”, aseguró Zozan Sima, en su columna para Yeni Özgür Politika, donde evaluó la importancia de la preservación de la cultura yezidí.

“La tierra te hace sentir y recordar lo que sucedió en su superficie. Si tienes la sensibilidad para sentir, la tapa de los misterios se levantará ante tus ojos”, expresó Sima, que señaló que Shengal es uno de esos territorios valiosos, donde se esconden los misterios de miles de años. “Solo si sabes buscar, aprender y descubrir podrás empezar a resolver los misterios del sentido de comunidad, las creencias, la naturaleza de los kurdos y la sociedad ético-política existente en esas tierras”, apuntó.

Sima indicó que Shengal es una de las raras tierras que aún conserva su papel de célula madre de la sociedad y del espíritu comunitario. Por eso, defender y abrazar a Shengal va más allá de establecer una resistencia adecuada a la ocupación de un pueblo.

Sima detalló que los yezidíes creen que lo que estaba por venir fue escrito en cuadernos antiguos, antes del 73 farman (el término que los yezidíes usan para el genocidio contra ellos). “La llegada de un ejército oscuro y una masacre peor que cualquiera anterior estaba escrita en esas páginas, así como la profecía de la salvación, según el mito yezidí. Aunque el mito pueda parecer surrealista, refleja la realidad a la que se han enfrentado los yezidíes a lo largo de la historia”, aseveró la autora.

“Las guerrillas de las Fuerzas de Defensa de los Pueblos (HPG) y las Unidades de Mujeres Libres (YJA-Star), son las portadoras del misterio del ejército de los ángeles del Sherfeddin o del Ángel Pavo Real, para los yezidíes de Shengal. Y los yezidíes, que establecieron su autonomía en el monte Shengal, han declarado la autonomía como garantía de su propio futuro”, analizó.

Según Sima, el pueblo yezidí se ha organizado de acuerdo con un paradigma democrático, ecológico y de mujeres libres: cientos de redes organizativas comunales que unen tribus, castas, fiestas y rituales, han creado este cambio de paradigma. “Si puedes quitar el polvo, la destrucción creada por las masacres y el pulido del capitalismo y el patriarcado, serás testigo de la forma más pura de comunidad ético-política. Shengal es una de las tierras más fértiles en las que puede florecer la cultura de la autonomía, la autodefensa, la libertad de la mujer y la vida democrático-comunitaria. Entonces, la profecía es verdadera”, manifestó.

Finalmente, Sima explicó la importancia de apoyar a los yezidíes contra la amenaza de ocupación del monte Shengal, que ha sido su antiguo hogar. “Los yezidíes que aún viven en el monte Shengal son la última oportunidad para que la cultura yezidí sobreviva, porque aunque los yezidíes pueden continuar viviendo en otras partes de Kurdistán, la principal fuente que da vida a la cultura yezidí proviene de aquí. La semilla que brotó en Shengal fue llevada allí por los doce guerrilleros que caminaron hacia esas tierras para detener el genocidio 73. Fue plantado por las manos de Agit Civyan, Zeki Şengalî, Zerdeşt, Nûjiyans y Nazês. La humanidad está obligada a no permitir que se produzca la ocupación de Shengal. Decir No a la ocupación de Shengal es responsabilidad de todos los que afirman luchar por la libertad de las mujeres. Es responsabilidad de todos los que afirman abrazar los valores de los kurdos. Esta debe ser la lucha conjunta de todos los que creen en una lucha ecológica, democrática, socialista de izquierda”.

FUENTE: Yeni Özgür Politika / Medya News / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *