La Tercera Guerra Mundial y su impacto en Kurdistán

Fortalecer el Movimiento de Liberación Kurdo, que promueve una agenda independiente de la modernidad capitalista y también avanza concretamente en la construcción de la modernidad democrática a través del ejemplo de Rojava, equivale a fortalecer a todos los actores democráticos alternativos en todo el mundo.

Ha pasado el primer trimestre de 2022, lo que nos permite determinar características y dinámicas clave de la fase política actual. Una comprensión adecuada de los desarrollos políticos en su contexto histórico es central para que las fuerzas democráticas defiendan a las sociedades de ser capturadas por la modernidad capitalista y desarrollen una agenda independiente. Después del estado de emergencia mundial desencadenado por la pandemia de coronavirus, cuyas consecuencias sociales de gran alcance aún no son previsibles, la guerra en Ucrania ahora está atrayendo la atención del público mundial. La guerra y la paz se han convertido (de nuevo) en los temas centrales del discurso occidental. Tras el colapso de la Unión Soviética (URSS) y el final de la Guerra Fría, los pensadores neoliberales habían hablado del “fin de la historia” y la “victoria de la democracia”. Sin embargo, hoy en día, titulares como “Es la guerra otra vez” o “La guerra ha regresado a Europa” dominan el estado y el discurso general en el hemisferio occidental.

Apuntalando este discurso dominante hay una suposición eurocéntrica básica: el mito de que el mundo ha vivido en paz desde 1945 y que el orden mundial establecido bajo la hegemonía de los Estados Unidos ha mantenido en gran medida bajo control las tendencias belicosas de los estados capitalistas competidores. En consecuencia, la competencia interestatal en Europa, que condujo a dos guerras mundiales, se había contenido en gran medida, de acuerdo con esta narrativa, y Alemania Occidental y Japón se habían reintegrado pacíficamente al sistema capitalista mundial después de 1945. Además, se han creado instituciones de cooperación a nivel internacional, incluso europeas (el mercado común, la Unión Europea, la OTAN, el euro, etc.). Esta lectura dominante ignora el otro lado de la historia. Mientras tanto, se han librado numerosas guerras “calientes” (tanto guerras civiles como interestatales) desde 1945. Comenzando con las Guerras de Corea y Vietnam, seguidas por las Guerras yugoslavas y el bombardeo de Serbia por parte de la OTAN, dos guerras contra Irak (una de las cuales fue justificada por obvias mentiras estadounidenses sobre la posesión de armas de destrucción masiva por parte de Irak), las guerras en Yemen, Libia, Siria y en otras partes del mundo. No sorprende entonces que, especialmente para las sociedades de Asia, África y América Latina, la crisis de Ucrania vuelva a revelar la hipocresía y el doble rasero de Occidente en lo que se refiere al valor de la vida humana, la migración o la soberanía de los estados-nación.

La Tercera Guerra Mundial

Para una evaluación adecuada de los desarrollos actuales en torno a la guerra en Ucrania, pero también de las otras disputas (interestatales), el marco conceptual y teórico de la “Tercera Guerra Mundial” ofrece una orientación central. Este término, que ha sido utilizado por el Movimiento por la Libertad de Kurdistán durante más de dos décadas, describe el proceso de reordenamiento global que ha tenido lugar desde el colapso de la Unión Soviética. La lucha por el poder global, que el Movimiento por la Libertad del Kurdistán define como la Tercera Guerra Mundial y que ahora se ha utilizado cada vez más en los debates principales en los últimos meses, comenzó con el fin del orden mundial bipolar en 1989/90 y la ruptura asociada de los antiguos equilibrios. Desde entonces, las sociedades han sido testigos de una brutal lucha de poder entre los estados nacionales, pero también de la resistencia de los actores no estatales. Una breve mirada a los desarrollos de las últimas tres décadas confirma este análisis y muestra de manera impresionante que no se puede hablar de un «fin de la historia».

Sin embargo, esta fase del nuevo orden, la Tercera Guerra Mundial, tiene un carácter y características diferentes en comparación con las guerras mundiales anteriores. Primero, en el orden mundial multipolar actual, las luchas por el poder político y económico no pueden describirse como una lucha entre diferentes ideologías o sistemas sociales. Por el contrario, todos los actores del estado-nación y los centros de poder emergentes, como China, India e incluso Rusia, son parte de la lógica capitalista y del sistema mundial capitalista. En segundo lugar, ante el desmoronamiento de la hegemonía estadounidense, nos enfrentamos a todos los estados-nación o fuerzas regionales e internacionales que aprovechan el momento para expandir sus respectivas hegemonías. Cada actor legitima estas afirmaciones y políticas de diversas formas. Aquí, la historia a menudo juega un papel central, como podemos ver en el ejemplo de las ambiciones expansionistas neo-otomanas del estado turco. Tercero, no hay líneas de frente absolutas en este conflicto; hay una simultaneidad de cooperación en un lugar y confrontación en otro. Cuarto, los métodos de guerra en la Tercera Guerra Mundial no son comparables a los de las guerras del siglo XX. Mientras que la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial todavía se caracterizaban por batallas materiales, las potencias internacionales de hoy en día rara vez chocan directamente, sino que conducen sus conflictos a través de guerras por poderes. Los primeros años de la guerra en Siria o la guerra civil de Ucrania después de los acontecimientos en Maidan en 2013/14 son ejemplos de este tipo de guerra de poder. Además, la guerra mediática, la guerra biológica y las guerras comerciales también son métodos importantes de la Tercera Guerra Mundial. La escalada de la guerra comercial que comenzó entre Estados Unidos y China en 2018, o la reciente guerra comercial entre Estados Unidos/RU/UE y Rusia, también pueden verse en este contexto.

El marco geográfico de este proceso de reordenamiento global fue resumido por el estratega estadounidense Zbigniew Brzeziński como el “gran tablero de ajedrez”. Tenía en mente a “Eurasia” como el escenario principal de las futuras luchas por el poder: el enorme complejo terrestre que forman juntas Europa y Asia. En 1997, el ex asesor de Seguridad Nacional del presidente estadounidense Jimmy Carter escribió que la batalla por la supremacía global se libraría en este tablero de ajedrez, porque el mayor peligro para Estados Unidos desde una perspectiva geoestratégica surgiría si una potencia extranjera lograra combinar Europa y Asia (“Eurasia”) en un bloque de poder cohesivo. Después de la retirada de la Unión Soviética, esta lucha por el poder intraimperialista se centró inicialmente en Oriente Medio y se libró en paralelo en otras partes del mundo. En este contexto, la guerra de Ucrania constituye una continuación de la Tercera Guerra Mundial en Europa.

Fortalecimiento de la alianza transatlántica

Echemos un vistazo más de cerca a las políticas actuales y los objetivos estratégicos de los diversos actores, que una vez más se han vuelto muy evidentes a raíz de la crisis de Ucrania. Desde el colapso de la Unión Soviética, las cuestiones centrales de la política exterior estadounidense han sido: ¿cómo pueden aplastarse las cualidades imperialistas de Rusia y China? ¿Cómo se puede poner a Europa (especialmente Alemania y Francia) bajo la hegemonía estadounidense y cómo se pueden eliminar los poderes regionales si son antioccidentales (como Irán)? ¿Cómo se puede obtener el control sobre las fuerzas que podrían abandonar la alianza occidental (Turquía)? Esta política se aplica contra los estados seleccionados utilizando una mezcla de métodos de “poder blando” (diplomático, económico, cultural, mediático e ideológico) y “poder duro” (fuerza militar abierta y encubierta). Incluye la opción de guerra como su característica más importante, especialmente con respecto a los países seleccionados (como Rusia, China e Irán). Esto se debe a que la dinámica de desarrollo de algunos estados no se puede romper solo con el “poder blando”, por lo que se considera necesaria una guerra caliente contra estos poderes respaldada por el “poder blando” para lograr resultados. Los Estados Unidos y Gran Bretaña han desarrollado así una estrategia en la que las diferentes fases se entrelazan, se complementan entre sí y se desarrollan gradualmente en la dimensión de una guerra mundial.

Con la guerra en Ucrania, Estados Unidos ha fortalecido significativamente su hegemonía en la región europea y, por lo tanto, la alianza transatlántica. Al hacerlo, ha hecho retroceder la política de “autonomía estratégica” impulsada por la UE en los últimos años. La OTAN, a la que el presidente francés Macron acusó hace tres años de tener “muerte cerebral”, ha demostrado claramente su raison d’être para “Occidente” frente a la “amenaza rusa”. Por lo tanto, Suecia y Finlandia están considerando seriamente unirse a la OTAN. La membresía en la OTAN todavía había sido rechazada por la mayoría de los finlandeses y suecos antes de la guerra en Ucrania. El aumento del gasto militar que Estados Unidos y la OTAN reclaman desde hace años ahora también se ha cumplido. Y económicamente, también, la dependencia de Europa del gas natural estadounidense inevitablemente aumentará indefinidamente con la interrupción del gasoducto North Stream 2. Con la guerra en Ucrania, Europa está ahora, en cierto sentido, condenada a comprar gas natural caro de los Estados Unidos.

“El fin de la restricción militar”

A la luz de la guerra en Ucrania, las cartas se barajan de nuevo en Europa. El alcance de estos cambios también se puede ver en las últimas decisiones, discursos y políticas de Alemania. Los gobernantes políticos anuncian la creciente militarización de la República Federal con palabras como “punto de inflexión en el tiempo”, “cambio de paradigma” y “revolución estratégica en la política de seguridad y defensa”. Los mensajes del discurso clave del Bundestag del canciller Olaf Scholz y las declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores del Partido Verde son claros e inequívocos: el fin de la moderación militar. “Nuestro objetivo es desarrollar uno de los ejércitos más capaces y poderosos de Europa en el transcurso de esta década”, declaran funcionarios del gobierno alemán. Ahora se superará el objetivo del dos por ciento de la OTAN, y este año se proporcionará a la Bundeswehr un fondo especial de 100.000 millones de euros. Berlín se compromete expresamente a reclamar el liderazgo mundial y a hacerlo cumplir, incluso por medios militares. Estos discursos ya han sido elaborados en los medios de comunicación y think tanks políticos en los últimos años, reforzando así la línea política elaborada en el documento de estrategia de 2013 “New Power – New Responsibility” del Instituto Alemán para Asuntos Internacionales y de Seguridad (SWP). En este artículo, se formula el reclamo para adoptar una postura más ofensiva en la política mundial. La República Federal todavía se ve a sí misma como “una potencia en espera”. Esto debe cambiar ahora: “Alemania tendrá que liderar más a menudo y con más decisión en el futuro”. La principal potencia alemana se ha acercado a pasos agigantados a este objetivo con 100.000 millones de euros y más del dos por ciento de la producción económica para el ejército, así como importantes entregas de armas a Kiev. Hasta ahora, la población de Alemania se interpuso en el camino. Pero con el estado de ánimo creado por la guerra en Ucrania, el ambiente social y la militarización de la sociedad, el gobierno alemán puede contar con altos índices de aprobación.

El “mundo ruso”

La posición y el papel de Rusia en el mundo multipolar también ha cambiado significativamente en las últimas tres décadas. Después de la caída de la Unión Soviética, la consolidación del estado ruso frente a múltiples crisis estuvo inicialmente en la agenda. Sin embargo, sobre todo -los Estados Unidos, y cada vez más Alemania y la UE junto a ellos- sometieron a Moscú a una presión política cada vez mayor. Un medio fueron las “revoluciones de color”: derrocamiento pro-occidental, promovido masivamente por Washington y luego por Berlín y Bruselas, primero en Yugoslavia (2000), luego en Georgia (2003), en Ucrania (2004) y en Kirguistán (2005). En cada caso, las “revoluciones de color” consistieron en reemplazar gobiernos que cooperaron con Rusia, o al menos siguieron algún tipo de política de equilibrio entre Moscú y Occidente, con fuerzas pro-occidentales. Además, se impulsó la expansión de la OTAN a la frontera rusa. En el curso de esta expansión hacia el este, la OTAN ahora ha crecido de 16 (1990) a 30 (2020) países.

Sin embargo, a pesar del continuo aumento de la agresión occidental, Rusia ha logrado consolidarse en cierta medida y ganar influencia en la política exterior. La presencia rusa en Siria desde 2015 y la cooperación ruso-turca son ejemplos de ello. Rusia quiere ser no solo un actor central en Europa, sino un actor mundial al mismo nivel que Estados Unidos y China. Por lo tanto, en las negociaciones previas a la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania, Putin no percibió a los estados europeos como interlocutores, pero afirmó repetidamente que este tema tenía que ser resuelto entre Estados Unidos y Rusia.

Un elemento central que da forma a las políticas y el lenguaje de Putin, y muy frecuente entre el público ruso, es la percepción de que Rusia estuvo en desventaja y fue engañada en las negociaciones posteriores a la Guerra Fría. Esta sensación de humillación ha sido cimentada por el trato económico de Rusia y la actitud de Occidente hacia el lugar de Rusia en el orden global. La declaración de Putin “Quiero recuperar el estatus perdido de Rusia” también puede interpretarse en este sentido como un llamado a una nueva Conferencia de Yalta. Tras la Segunda Guerra Mundial, la Conferencia de Yalta configuró el mapa de Europa y el orden mundial bipolar, en el que Rusia era uno de los principales actores junto con Estados Unidos e Inglaterra. Después de la Guerra Fría, Rusia perdió esta posición y el mapa geopolítico europeo se reformó a pesar de la oposición de Rusia. Sabemos por la historia que la humillación es una herramienta perniciosa en la política exterior, a menudo con efectos duraderos y desastrosos. La humillación de Alemania en Versalles jugó un papel importante en la preparación para la Segunda Guerra Mundial. Después de 1945, las élites políticas impidieron que se repitiera esta humillación de Alemania Occidental y Japón con el Plan Marshall, solo para repetir el desastre de humillar a Rusia (a veces activamente, a veces sin querer) después del final de la Guerra Fría.

Así, los representantes del estado ruso justifican sus políticas imperialistas en la Tercera Guerra Mundial en general y hoy en Ucrania en particular con elementos centrales del concepto del “Mundo Ruso” (Russkij Mir – 1). Por lo tanto, no solo las causas de la política interior y exterior subyacen a la guerra en Ucrania, sino también las motivaciones a más largo plazo, así como los conceptos ideológicos y geopolíticos. El concepto de “Russkij Mir” habla de los rusos como un “pueblo dividido” y enfatiza el “esfuerzo del mundo ruso, de la Rusia histórica por la restauración de la unidad”. Enfatiza la existencia de una “gran civilización rusa” que debe ser protegida del mundo exterior (especialmente de Occidente) y que se define como esfera de interés de Rusia. En este sentido, esta concepción (similar al neo-otomanismo de Turquía) es un conglomerado de varias corrientes del nacionalismo ruso antioccidental, antiliberal y neoimperial.

Resistencia contra el aislamiento internacional

Ejemplares de la falsa autoimagen (eurocéntrica) de Occidente, pero también del nuevo equilibrio político de poder dentro del orden mundial multipolar, son los esfuerzos de las potencias transatlánticas para aislar a Rusia internacionalmente. Mientras que los estados europeos están en su mayoría unidos en su oposición al ataque de Rusia a Ucrania, el panorama fuera de Europa se ve muy diferente. Hasta la fecha, por ejemplo, el número de países que participan en las sanciones occidentales contra Rusia no supera los 48 – la mayoría de los estados de Europa y América del Norte, así como seis de sus socios más cercanos en la región de Asia-Pacífico. Estos no son ni siquiera una cuarta parte del total de 193 estados miembros de la ONU; tres cuartas partes de los estados miembros de la ONU se niegan a unirse a las sanciones de Rusia Occidental a pesar de la considerable presión en algunos casos. Las razones de ello son, por un lado, consideraciones económicas o geoestratégicas derivadas del desmoronamiento de la hegemonía estadounidense. India, por ejemplo, está ampliando sus relaciones económicas con Rusia y trabajando en un sistema de pago independiente del dólar estadounidense y SWIFT. En Sudáfrica, Gazprom está en conversaciones para un acuerdo de gas natural de mil millones de dólares. Turquía está actuando como punto de transferencia para el tráfico de pasajeros o el comercio con Rusia. Israel se abstiene de adoptar una postura firme sobre Rusia. Los Emiratos y Arabia Saudita también continúan negándose a ceder a la presión occidental para aumentar la producción de petróleo más de lo planeado para hacer posible un embargo petrolero global contra Rusia. La visita del dictador sirio Assad a los Emiratos Árabes Unidos a fines de marzo, el primer viaje de Assad a un país árabe desde el comienzo de la guerra siria, también ejemplifica la posible política de equilibrio de poder. Sin embargo, además de estas razones económicas y geoestratégicas, otra razón de la oposición generalizada a las sanciones occidentales es el legado colonial de Occidente, particularmente en Oriente Medio, Asia y América Latina. Para estos países, la “violación del derecho internacional” no tiene gran trascendencia, y no se reconoce gran diferencia entre las guerras contra Irak (Estados Unidos, 2003) y Ucrania (Rusia, 2022). La “doble moral” para los refugiados tampoco ha escapado al público crítico.

El problema del militarismo de la sociedad

Con la guerra en Ucrania, el problema del militarismo de la sociedad ha vuelto a pasar a primer plano. Aquí, una declaración del líder de pensamiento kurdo Abdullah Öcalan es reveladora: “Aunque el militarismo es una fuerza que ha penetrado, controlado y gobernado la sociedad a lo largo de la historia y en todos los estados, su crecimiento ha alcanzado su punto máximo en la era de la clase media (burguesía)” (2). Actualmente, nos encontramos en una fase en la que el régimen internacional de desarme, construido en la última década antes del final de la Guerra Fría, está sufriendo el golpe más duro. La retirada de los tratados históricos de desarme por parte de Estados Unidos y Rusia en los últimos años refleja esta tendencia mundial. Europa, que lleva años rearmándose contra Rusia, ha registrado las mayores tasas de aumento de importaciones de armas del mundo.

No es casualidad que el histórico rearme de las Bundeswehr (fuerzas armadas de Alemania) esté siendo promovido por una coalición gubernamental alemana de socialdemócratas Cuando Alemania entró en guerra en Yugoslavia con la OTAN en 1999, Jürgen Rüttgers, uno de los principales políticos conservadores de la época, dijo, parafraseando: “Si hubiéramos enviado aviones Tornado, el mundo sin duda se habría levantado. Pero cuando lo hacen el SPD y los Greens, ni los sindicatos ni las iglesias ni el movimiento por la paz y el público internacional se oponen”. En este sentido, el programa de rearme más grande desde la Segunda Guerra Mundial no ha enfrentado hasta ahora ninguna oposición seria por parte de los sindicatos, las iglesias o el público. En su reunión de primavera, los obispos católicos de Alemania incluso declararon que las entregas de armas eran “fundamentalmente legítimas” y que el anuncio del gobierno alemán de invertir 100.000 millones de euros adicionales en la Bundeswehr también era “fundamentalmente plausible”. Esto va acompañado de elogios de los comentaristas conservadores por el “sentido verde de la realidad” que ha llevado a una relativización de la protección ambiental en el liderazgo del Partido Verde en vista de la guerra de Ucrania. La dirección del Partido Verde declaró abiertamente que “en caso de duda” la política de seguridad tenía una prioridad más alta que la política climática y que “el pragmatismo debe vencer a cualquier determinación política”. En el transcurso de unas pocas semanas, los Greens han comenzado a defender muchas cosas que en realidad declararon que rechazarían fundamentalmente: acuerdos de gas con autócratas, fracking de gas, cuya extracción daña el medio ambiente, centrales eléctricas de carbón como reservas para producción de electricidad o envíos de armas a zonas en crisis. Cuando se considera que el gasto militar global de 1,93 billones de dólares en 2020 hubiera sido suficiente para financiar la mitad de las inversiones totales en transición energética necesarias para estar libre de emisiones en 2050, queda claro qué intereses tienen prioridad absoluta para las fuerzas de la modernidad capitalista.

La necesidad de una “Tercera Vía” en Europa

Los acontecimientos de los últimos meses, ya sea el belicismo fomentado principalmente por los medios de comunicación o el fortalecimiento del nacionalismo y el militarismo, han vuelto a dejar en claro cuán grande es la necesidad de una política alternativa que se aleje de la agenda de la modernidad capitalista, los estados nacionales e intereses de capital. No solo en el contexto de la guerra de Ucrania, sino también en la Tercera Guerra Mundial, es necesario fortalecer una tercera posición basada en el principio “el principal enemigo está en el propio país” y apoyada por fuerzas y sociedades democráticas. Esto incluye una posición consistente contra la guerra de los gobernantes. En países como Italia y Grecia ya se han dado los primeros signos de tal capacidad política de acción. Allí, los trabajadores del transporte bloquearon las exportaciones de armas a Ucrania. El 31 de marzo hubo incluso una huelga portuaria de un día en la ciudad italiana de Génova contra el transporte de armas y municiones a Ucrania. Es tarea estratégica de las fuerzas democráticas en Europa defender el antimilitarismo sin concesiones. Tienen que defenderse de las diversas estrategias de los estados para socavar las actitudes contra la guerra en grandes sectores de la población por medio de “discursos sociales”. Para ello debe encenderse un nuevo movimiento por la paz, en el marco del cual las fuerzas democráticas, como polo alternativo, tomen posición en la Tercera Guerra Mundial y promuevan su agenda.

El declive del modelo de Estado-nación en Oriente Medio

El Medio Oriente también se encuentra en medio de la agitación y es el foco de la Tercera Guerra Mundial. Esto no es casualidad, sino que está relacionado con la crisis de la modernidad capitalista. Porque las crisis se hacen sentir menos en su propio centro que en la periferia. La orden Sykes-Picot en la región, implementada por Gran Bretaña y Francia hace más de 100 años, se ha vuelto cada vez más obsoleta en las últimas décadas. Los diversos actores- potencias internacionales, estados-nación regionales y fuerzas locales -están operando cada vez más fuera del modelo de estado-nación importado de Europa. Abdullah Öcalan analizó la fase actual de declive de los estados-nación en la región de la siguiente manera: “Para los estados-nación en el Medio Oriente, la ejecución de Saddam Hussein en Irak es comparable al final de los regímenes monárquicos que fue introducido por la ejecución de Luis XVI. Así como los regímenes monárquicos no pudieron recuperarse de la ejecución de Luis XVI y entraron en la época de su declive, los regímenes fascistas de los estados-nación no se han recuperado desde la ejecución de Saddam Hussein y entraron en la época de su partida. Así como el sistema hegemónico en Europa usó en vano todo su poder para restaurar los regímenes monárquicos en el período de 1815 a 1830, el esfuerzo por preservar los estados-nación en Irak y Afganistán también será en vano. No son solo estos dos países los que están experimentando la desintegración del Estado-nación. Todos los estados-nación, desde Kirguistán en la frontera con China hasta Marruecos en el océano Atlántico, desde los estados-nación de Yemen y Sudán hasta los estados-nación de los Balcanes y el sur del Cáucaso, están experimentando crisis similares, al no quedar una división clara entre Pakistán y Afganistán. Líbano, Yemen y Sudán están en constante ebullición. Al menor movimiento democrático, el régimen en Egipto se enfrenta a su posible colapso. Argelia aún no ha salido completamente de la guerra civil. Turquía, que se llama a sí misma una isla de estabilidad, solo puede mantenerse en pie con la ayuda de las operaciones especiales de la OTAN. Parece que no hay estado en el Medio Oriente que no esté experimentando problemas”. (3)

Proceso revolucionario en curso en Kurdistán

En este estado caótico, la Primavera Árabe fue un breve despertar de los pueblos árabes para tomar un lugar en esta lucha por nuevos equilibrios políticos en la región. Sin embargo, debido a las intervenciones de los poderes regionales e internacionales, así como a la debilidad de las fuerzas democráticas en los países involucrados, un proceso de transformación democrática de largo plazo en estos países no se materializó. En contraste con esta revuelta democrática de corta duración en el contexto de la Primavera Árabe, los desarrollos políticos actuales en Kurdistán continúan siendo codeterminados por el Movimiento de Liberación Kurdo bajo el liderazgo del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK). Contrariamente al secuestro por parte de las fuerzas de la modernidad capitalista, la existencia de este movimiento de libertad, que tiene un paradigma social y un programa político alternativo, ha garantizado el proceso revolucionario en curso en Kurdistán. La lucha por un Kurdistán libre y democrático también se ve como una lucha por una Federación Democrática de Medio Oriente. Hoy, el Movimiento de Liberación Kurdo interpreta el eslogan “Libertad para Kurdistán” en el sentido de democratizar el estado respectivo (Turquía, Siria, Irak e Irán) mientras permite desarrollos democráticos en Kurdistán.

Las manifestaciones y eventos en torno al Día de la Lucha de la Mujer el 8 de marzo, así como la participación masiva en el festival de Año Nuevo kurdo Newroz de este año, han puesto de manifiesto el papel central del PKK y su autor intelectual Abdullah Öcalan. El anclaje social del Movimiento de Liberación Kurdo en Kurdistán y en todo el mundo se mostró claramente, contrario a toda la anti-propaganda. La demanda de la libertad de Abdullah Öcalan y el fin de su aislamiento en İmralı se reforzó una vez más como una demanda central nacional e internacional.

Persiste el plan de desmantelamiento de Turquía

Si bien la sociedad kurda demostró claramente en Newroz que continuará su resistencia, también es evidente la adhesión del gobierno turco a nuevas masacres e invasiones de Kurdistán. Con su política de guerra agresiva y genocida contra la sociedad kurda y el Movimiento de Liberación Kurdo, Turquía representa un peligro no solo dentro de sus propias fronteras, sino también para las personas en la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (Rojava), en Kurdistán del Sur; y aquí especialmente al campo de refugiados de Mexmûr y la región de Shengal (Sinjar). A la sombra de la guerra de Ucrania, Rojava en particular se ve afectada por constantes ataques de drones, que nuevamente han resultado en varias muertes y muchos heridos en los últimos meses. Los ataques de artillería y drones en áreas residenciales e infraestructura civil y militar ocurren diariamente como parte de una “guerra de baja intensidad” llevada a cabo completamente en línea con los manuales de contrainsurgencia de la OTAN. Los ataques están diseñados para desgastar y desplazar a los civiles y también tienen como objetivo expandir la zona de ocupación yihadista turca. La guerra del agua de Ankara contra la región también continúa. Desde el comienzo de la guerra de Rusia contra Ucrania, la actividad diplomática relativamente activa por parte de Ankara en el ámbito internacional ha tenido lugar en paralelo con la intensificación de los ataques aéreos y terrestres de Turquía y sus aliados en Rojava. Detrás de esto se encuentra el esfuerzo de los líderes turcos por obtener luz verde para otra invasión de Rojava con el fin de seguir avanzando en su curso de expansión imperialista.

Después de sus infructuosas operaciones militares contra las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG) en las montañas de Kurdistán, Turquía ha estado confiando en los bombardeos masivos contra las Zonas de Defensa de Medya en el sur de Kurdistán desde principios de año y, mientras tanto, ha invadido el área nuevamente – un estado de asuntos que la gente de Rojava conoce lo suficientemente bien. La Unión de Comunidades Democráticas de Kurdistán (KCK) emitió un comunicado el 26 de marzo de 2022, llamando la atención sobre el peligro de una operación de ocupación en un futuro próximo. Según el comunicado, los medios kurdos del sur han estado debatiendo una nueva invasión del ejército turco y un acuerdo correspondiente con el KDP (Partido Democrático del Kurdistán). Según estos informes, también se está discutiendo concretamente una participación directa de los Peshmerga del KDP. La KCK apeló una vez más a que el KDP no debería participar en la guerra de ocupación del estado turco y no debería ser instrumentalizado por el fascismo del AKP-MHP. Como todos sabemos, lamentablemente este llamamiento ha sido ignorado.

Ataques a Shengal democrático-autónomo

Que Turquía esté siguiendo un plan holístico de Kurdistán para aplastar el Movimiento de Liberación Kurdo también se puede ver a la luz de los recientes acontecimientos en la región de Shengal. El ejército iraquí, junto con el KDP del sur de Kurdistán, ha intentado en repetidas ocasiones controlar la región autoadministrada de Shengal. Para aislar a la comunidad yezidí y dividir los grupos de población en Shengal, el gobierno iraquí está ejerciendo una enorme presión sobre las aldeas árabes de la región. También ha comenzado la construcción de un muro fronterizo de 250 kilómetros de largo y tres metros de alto entre Shengal en el norte de Irak y Rojava en el norte de Siria. El cerco y el cierre de Shengal cerrarán el corredor de escape que cientos de miles de personas usaron para escapar a Rojava cuando el Estado Islámico atacó la región en 2014. Estos últimos ataques contra la región democrática y autónoma de Şengal tienen como objetivo principal debilitar la línea política allí y son una expresión del peligro de un nuevo genocidio. Porque en Shengal, también, se está impulsando la construcción de la Autonomía Democrática con su concepto de una sociedad democrática libre, multiétnica, multirreligiosa y de base, y esto constituye una espina en el costado de una amplia variedad de fuerzas reaccionarias.

Defendiendo la revolución en Kurdistán

Además de los aspectos de política exterior de la política de guerra de Turquía, el gobierno turco también continúa basándose en la represión y la supresión en su política interna. La alianza gobernante AKP/MHP ha perdido masivamente apoyo entre la población. Esto se debe a problemas fundamentales como la crisis económica, la destrucción de la política democrática y el total desprecio por la justicia. En respuesta a la disminución del apoyo popular y la legitimidad, y solo un año antes de las elecciones presidenciales y parlamentarias, la alianza AKP-MHP en el parlamento turco ha aprobado nuevas enmiendas a la ley electoral destinadas a asegurar su propio poder. Con la ayuda de estos cambios en la ley electoral, que fueron aprobados por el parlamento turco el 31 de marzo, será posible manipular las elecciones a favor del AKP/MHP. Por ejemplo, el umbral electoral se redujo del diez al siete por ciento. La enmienda está destinada a permitir que el MHP fascista ingrese al parlamento y permite al presidente Erdogan, en su calidad de primer ministro, hacer campaña a favor del AKP con fondos estatales. Paralelamente continúa la represión contra activistas del Partido Democrático de los Pueblos (HDP). Miles de ellos están actualmente en prisión. Se han iniciado los procedimientos de prohibición contra el HDP y muestran claramente la actitud del estado turco hacia una solución pacífica y democrática a la cuestión kurda. Así como las operaciones de ocupación de Turquía en varias regiones de Kurdistán, que violan el derecho internacional, están legitimadas por el discurso del “terror del PKK”, también lo está el procedimiento de prohibición contra el HDP. Al legitimar todos estos ataques como una lucha contra el terrorismo, el Estado turco y sus aliados internacionales pretenden hacer imposible la protesta en público. Para defender eficazmente la revolución en Kurdistán contra todos estos ataques también este año, es aún más importante romper el discurso del terror. La campaña mundial de la iniciativa “Justicia para los kurdos” para la eliminación del PKK de las “listas de terroristas” con el objetivo de entregar más de cuatro millones de firmas al Consejo de Europa a finales de año tiene implicaciones concretas para los desarrollos actuales en Kurdistán. Porque una ruptura con este discurso de legitimidad destruiría los cimientos de la política de guerra turca y le daría aire a la sociedad en Kurdistán. Pero el “discurso del terror” no es solo la base con la ayuda de la cual se ha continuado la guerra en Kurdistán durante décadas. También sirve para criminalizar a la fuerza democrática mejor organizada y con más experiencia en Oriente Medio. Fortalecer el Movimiento de Liberación Kurdo, que promueve una agenda independiente de la modernidad capitalista y también avanza concretamente en la construcción de la modernidad democrática a través del ejemplo de Rojava, equivale a fortalecer a todos los actores democráticos alternativos en todo el mundo.

Notas:

1- La palabra rusa ‘mir’ significa tanto ‘mundo’ como ‘paz’.

2- Abdullah Öcalan, The Sociology of Freedom (Manifesto of the Democratic Civilization, Vol. 3).

3- Quinto volumen del “Manifiesto de la Civilización Democrática” de Abdullah Öcalan, aún no publicado en inglés.

FUENTE: Ali Cicek / Academia de la Modernidad Democrática

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.