Las perspectivas de Öcalan para una solución política en países como Afganistán

Después de la retirada de Estados Unidos y otras fuerzas de la OTAN de Afganistán y la toma de ciudades de todo el país por parte de los talibanes en un período de tiempo muy corto, se han abierto espacios para la discusión sobre los “puntos muertos”, que muchos consideran inherentes al Estado-nación capitalista. Son sistemas que conducen a conflictos y guerras.

El paradigma de “modernidad democrática”, que se basa en los principios de una “sociedad democrática, ecológica y por la libertad de las mujeres”, formulado por Abdullah Öcalan, el líder encarcelado del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), ofrece alternativas a los círculos viciosos que muchos países (especialmente en Oriente Medio y Asia) parecen estar enredados.

Öcalan, encarcelado en condiciones de aislamiento severo durante 22 años en la prisión de alta seguridad de tipo F, en la isla de İmrali, en Turquía, no solo ha ofrecido soluciones a una serie de problemas (especialmente en relación con la cuestión kurda) en el quinto volumen de su libro titulado “Manifiesto por una civilización democrática”, sino que también parece haber predicho la actual crisis en Afganistán. En su libro presentó perspectivas que sugerían una salida a tales crisis.

Observando que uno de los mayores desastres del Estado-nación se vivió en la línea Afganistán-Pakistán, Öcalan dijo: “El objetivo de la primera ofensiva hacia Afganistán fue actuar con urgencia y tomar la iniciativa para que Rusia y China no llenaran el vacío hegemónico que surgió en Asia Central. Al Qaeda y los talibanes fueron herramientas de primera línea, utilizadas para este propósito”.

Tercera Guerra Mundial

Tras señalar que el ataque a las Torres Gemelas en Nueva York, el 11 de septiembre de 2001, en realidad acomodó un intento del sistema capitalista de iniciar una “Tercera Guerra Mundial”, Öcalan explicó: “Después de que la Rusia soviética fuera derrotada por el sistema hegemónico mundial, en la década de 1990, la OTAN declaró enemigo al Islam radical. De hecho, se utilizó como máscara ideológica. El objetivo era establecer una hegemonía plena del sistema capitalista en los países musulmanes de Oriente Medio, tarea que quedó inconclusa tras la Segunda Guerra Mundial. El objetivo específico era integrar adecuadamente a los estados, definidos como ‘rebeldes’ y ‘bandidos’, como Irán, Irak, Siria, Libia, etc., en el sistema, y ​​así consolidar la hegemonía estadounidense a nivel mundial. El vacío hegemónico que surgió después del colapso del sistema soviético, se llenaría mediante la ‘Tercera Guerra Mundial’, bajo el liderazgo de la hegemonía estadounidense. Además, también se evitaría el surgimiento de un nuevo competidor potencial, China”.

Öcalan aseguró que Al Qaeda y los talibanes “podrían haber sido aniquilados en 24 horas si así lo hubieran deseado, pero para la ‘legitimidad’ de la guerra, su presencia permanecería constantemente en la agenda”.

La intervención de Irak y las dificultades en la arena política

Öcalan declaró que después del derrocamiento del régimen de Saddam Husein en Irak, fue como si se abriera una “caja de pandora” en una región que alberga demasiadas etnias, religiones y sectas.

“Políticamente, habría requerido un régimen estrictamente despótico o el sistema democrático más radical -escribió Öcalan-. Los regímenes políticos liberales occidentales no tenían posibilidades de ser implementados en esta región, y tampoco era un lugar que pudiera ser analizado adecuadamente a través de la sociología occidental. En resumen, no se trataba de una cultura que pudiera dominarse fácilmente mediante instrumentos de los paradigmas ideológicos y políticos de Occidente. La situación que surgió fue similar a la situación que enfrenta Gran Bretaña después de la Primera Guerra Mundial. La victoria militar no se pudo trasladar a la arena política. Por el contrario, a medida que fueron derrocados los regímenes despóticos tradicionales, surgieron problemas sociales reales, que la modernidad capitalista no fue capaz de resolver”.

Un “limpieza superficial” de la modernidad

Indicando que la situación en Afganistán era similar a la de Irak, Öcalan vio la implementación de los estados-nación en estos países como una “limpieza superficial”, lo que creó una “percepción de modernidad” que era solo superficial: “Cuando se limpió ese esmalte, la realidad que emergió reveló problemas culturales que se habían acumulado durante miles de años. Lo que todos los regímenes despóticos tradicionales han hecho hasta ahora, ha sido solo suprimir culturas. Sin embargo, no es posible que destruyan estas culturas. El pulido o limpieza de la modernidad fue tan superficial que incluso con el más mínimo movimiento, estaba destinado a ser eliminado y la verdadera imagen emergería”.

Al señalar que la desintegración del Estado-nación no solo se experimentó en Irak y Afganistán, Öcalan afirmó que se estaban produciendo situaciones similares en muchos países, desde Kirguistán, en la frontera con China, hasta Marruecos, en la costa atlántica; desde Sudán al sur del Sahara; y desde África a Bosnia-Herzegovina, en los Balcanes.

“Pakistán ya no es diferente de Afganistán”, escribió el líder kurdo, y agregó que “Líbano, Yemen y Sudán están constantemente hirviendo. Mientras Egipto estaba a punto de entrar en un proceso ligeramente democrático, se enfrentó al colapso del régimen. Argelia aún no ha salido completamente de la guerra civil. Turquía, que se ha declarado una isla de estabilidad, se mantiene viva solo a través de las operaciones especiales de Gladio. Ni siquiera hay un solo país del Medio Oriente que no tenga problemas”.

Crisis de carácter global

Al subrayar que Estados Unidos y sus aliados estaban lejos de resolver la crisis, y que no era probable que los problemas se resolvieran por medios militares, Öcalan también observó que la crisis provocada por la insistencia en estructurar los sistemas políticos como “estados-nación”, no era exclusivo de países como Irak y Afganistán. Refiriéndose a la formación de la Unión Europea (UE) como respuesta a una crisis de carácter global, escribió: “La Unión Europea ha estado tratando de mejorarse, limitando la soberanía del Estado-nación, durante sesenta años. Dado que incluso estos esfuerzos no son suficientes, queda bastante claro hasta qué punto es un problema global la crisis del Estado-nación. La cuestión ya no es si los estados-nación, y por tanto la modernidad capitalista, están experimentando una crisis estructural; es exactamente lo que surgirá y cómo vivir después de la crisis es un problema. ¿Con ‘qué’ y ‘cómo’ se superará la depresión y el caos? Si comparamos la situación con las secuelas del colapso de los imperios romano u otomano, será necesario discutir y averiguar qué tipo de regímenes, formaciones políticas y estilos de vida social se desarrollarán en lugar de los estados-nación”.

La línea Afganistán-Pakistán

Öcalan hace las siguientes evaluaciones en el último capítulo de su volumen titulado “Solución de la modernidad democrática en la crisis de Oriente Medio”, con respecto a los problemas que han surgido a lo largo de la línea Afganistán-Pakistán: “Uno de los mayores desastres del punto muerto del Estado-nación se ha experimentado en la línea Afganistán-Pakistán. La raíz del problema de Cachemira también se basa completamente en el concepto Estado-nación. Los problemas Pakistán-India, Pakistán-Bangladesh han sido y siguen siendo el resultado de las mismas mentes nacionalistas. Por su propia naturaleza, las perspectivas de ‘solución’ y los ‘acuerdos de paz’ de los estados-nación conducen al estancamiento y la guerra. Estos ejemplos concretos demuestran este hecho con bastante claridad. En Afganistán, se intentaron todos los modelos republicanos, realistas y socialistas reales de nacional-estatismo. El resultado es ahora una sociedad disuelta en una espiral de violencia ciega, sin capacidad para sostenerse a sí misma”.

La “nación democrática” como solución

Öcalan hizo las siguientes sugerencias después de una evaluación exhaustiva sobre la raíz de los problemas: “No es concebible ninguna noción y fuente de voluntad que no sea la noción y el marco teórico de una nación democrática para lograr el objetivo de unir estas sociedades en el camino hacia una existencia libre y democrática. A menos que los problemas sociales se resuelvan cambiando la mentalidad, no se resolverán sólo estructuralmente. La mentalidad de la nación democrática constituye el marco integrador más apropiado para una amplia variedad de culturas y pueblos, desde Asia Central hasta la India. Mientras persista la mentalidad de Estado-nación, ya sea en forma de nacionalismo religioso o secular, es inevitable que estas sociedades se desintegrarán aún más y se ahoguen en conflictos”.

Öcalan también llamó la atención sobre un “proyecto de Unidad Nacional Democrática” como posible solución: una iniciativa con potencial para ser implementado en Oriente Medio: “La alternativa más apropiada a la intensa desintegración que los estados-nación de tipo paquistaní ya están experimentando, es un proyecto de Unidad Nacional Democrática que se desarrollará en todo el Medio Oriente (…) Como hemos dicho claramente, la mentalidad de nación democrática y la estructura de autonomía democrática de la modernidad democrática, constituye el modelo igualitario, libertario y democrático más adecuado y, por tanto, el nuevo paradigma que puede sacarnos de esta caótica situación. Es un modelo que muestra a todos, y a todas las sociedades, el camino hacia una paz y seguridad duraderas”.

FUENTE: Abdullah Öcalan / Medya News / ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *