Las tácticas de Turquía para 2023 en la guerra de guerrillas solo dejó muerte a los ocupantes

El ejército turco probablemente se haya dado cuenta mejor después de estos últimos golpes de que su equipo técnico no puede salvarlos. Si no se dan cuenta, los guerrilleros y guerrilleras se lo harán saber.

Cuando los ejércitos fracasan en las operaciones militares, tienden a culpar a quienes son responsables de la coordinación y el liderazgo. Creen que pueden evitar pérdidas y tener éxito cambiando de personal. Estos cambios pueden utilizarse como táctica en la guerra convencional, es decir, cuando ejércitos regulares de fuerzas relativamente iguales luchan entre sí, pero en la guerra de guerrillas, esta táctica no conduce a ningún resultado. Por el contrario, el nuevo nivel de mando puede poner a sus soldados en situaciones peligrosas y en condiciones imposibles para demostrar su poder y demostrar su valía. Un ejemplo de esto es la situación en las Zonas de Defensa de Medya en el sur del Kurdistán. Cuando el ejército turco sufrió grandes derrotas y pérdidas en 2022, ideó una salida reemplazando el mando operativo en 2023 y ampliando los límites de la operación. Este nuevo comando envió voluntariamente a sus propios soldados a morir contra la guerrilla para mostrar su poder y complacer a sus amos. Hay muchas razones para las pérdidas resultantes.

Los equipos guerrilleros móviles desgastan al enemigo

La reestructuración en guerrilla de la modernidad democrática, aplicando con éxito la doctrina de la guerra revolucionaria en las condiciones más difíciles, ha demostrado y mostrado a todos el nivel de lucha que se puede alcanzar. La Guerrilla de la Libertad del Kurdistán está elevando el listón de la lucha al volverse tácticamente más profesional cada día que pasa. Lo demuestran en la zona de guerra contra las técnicas y equipos tecnológicos más avanzados del enemigo. Se logran enormes éxitos a través de la profesionalización en diversos sectores. Los guerrilleros utilizan diversas tácticas para llevar a cabo acciones orientadas a resultados, desde francotiradores hasta sabotajes y armas pesadas. Estas tácticas se utilizan tanto solas como en combinación.

Este estilo se practica en dos áreas principales. La primera zona son los equipos guerrilleros en los túneles de batalla y la segunda zona son los equipos móviles que se mueven por el terreno. La resistencia en los túneles de batalla representa una culminación de la lucha desarrollada en el último siglo. Observamos continuamente que el Estado de ocupación turco utiliza todas las técnicas modernas contra los túneles de la guerrilla, además de las armas convencionales. Existe una gran resistencia contra esta forma de agresión en los túneles. La resistencia consiste no sólo en una defensa pasiva, sino también en atacar al enemigo antes de que se acerque y retirarse a los túneles de batalla sin sufrir bajas. El estilo de los equipos guerrilleros móviles en el campo es el que más desgasta y golpea a las tropas enemigas. Con este estilo, los equipos guerrilleros camuflados según el terreno pueden observar al enemigo de un momento a otro, controlarlo y atacarlo y destruirlo inesperadamente en el momento más oportuno.

Efectos psicológicos

El ejército turco no estaba preparado para ese estilo y, a medida que la invasión se hizo más larga y extensa, las condiciones de la guerra, aparte de los ataques guerrilleros, golpearon duramente a sus propias tropas. Además, desde un punto de vista psicológico, la presencia de guerrilleros en los túneles, incluso cuando no están llevando a cabo ataques, y la presencia constante de grupos guerrilleros móviles, que no pueden predecir dónde y cuándo se encontrarán nuevamente, ha un gran efecto desmoralizador sobre los soldados enemigos. La resistencia en los túneles de batalla de Sîda y Girê FM en la región de Zap, que dura casi dos años, es uno de los mejores ejemplos de ello. El ejército de ocupación ha desplegado todo el arsenal de su inventario contra los túneles, pero la resistencia guerrillera continúa. Los guerrilleros tienen la gran ventaja de conocer el terreno.

A pesar del control ininterrumpido desde el aire, la guerrilla todavía se mueve. Para interrumpir las conexiones entre las zonas, las líneas de paso estratégicas de la guerrilla son bombardeadas constantemente. Sin embargo, los guerrilleros no sufren bajas por estos bombardeos. La razón son los túneles construidos por la guerrilla y la experiencia que han adquirido en los últimos años.

Las operaciones guerrilleras revolucionarias pusieron patas arriba la situación sobre el terreno

Los ocupantes intensificaron sus ataques con un nuevo estilo en 2023 para compensar la derrota sufrida el año anterior y compensar sus pérdidas. Pensaron que podrían lograr el éxito cambiando el nivel de mando en la operación. Sin embargo, los duros golpes que recibieron durante el año han avergonzado a este nuevo mando. Las operaciones guerrilleras revolucionarias de los últimos dos meses han trastornado completamente la situación sobre el terreno. Cuanto más tendía el ejército a expandirse sobre el terreno, más favorecía esta situación a las guerrillas. Sobre todo, su enfoque de subestimar a la guerrilla ha demostrado en la práctica el error que ha cometido. Con la decisión del llamado nuevo centro de mando, se decidió no retirarse este invierno de algunas zonas como en años anteriores. Esta decisión equivocada fue el comienzo de un duro golpe para los ocupantes, ya que gracias a su reorganización, la guerrilla ha eliminado en gran medida los efectos negativos de las diferencias estacionales sobre su capacidad de lucha.

Sólo los guerrilleros y guerrilleras pueden sobrevivir aquí.

Pensaron que podrían tomar fácilmente las Zonas de Defensa de Medya y especialmente Zap. Sin embargo, en invierno, estas zonas se convierten en un infierno para quien no las conoce. Las condiciones allí son tan duras que puedes sentir hasta los huesos la guerra de la naturaleza contra los humanos. Aquí sólo los guerrilleros y guerrilleras pueden sobrevivir. En invierno la nieve alcanza metros de altura, las tormentas de nieve y las tormentas nunca están lejos. La guerrilla lleva años luchando contra estas condiciones, pero el ejército de ocupación no puede resistirlas.

Esta es una dimensión relacionada con la voluntad humana. El espíritu apoísta de sacrificio sostiene a la guerrilla incluso en las condiciones y circunstancias más imposibles y aumenta la determinación de luchar. Porque la guerrilla persigue el objetivo sagrado de luchar por la libertad hasta que no quede ni un solo ocupante. Esto permitirá a las personas hacer cosas con las que normalmente ni siquiera podrían soñar. A pesar de las difíciles condiciones, los guerrilleros paralizaron al ejército de ocupación con sus operaciones revolucionarias los días 22 y 23 de diciembre. En medio de una densa niebla y nieve, se infiltraron en posiciones enemigas, demostrando una vez más la eficacia de la guerra de guerrillas profesional. El enemigo no puede dañar a la guerrilla, incluso si cambian cientos de niveles de mando. Lo hemos visto en términos concretos.

El régimen de Erdoğan siguió enviando a sus soldados a la muerte

El año pasado, el ejército de ocupación turco sufrió más de 900 muertes. Esto fue hecho público por las fuerzas guerrilleras, a veces con imágenes específicas. En muchos casos, se publicaron los nombres de los soldados asesinados, sus placas de identificación y el equipo que les habían quitado. Sin embargo, el régimen de Erdoğan continuó enviando a sus soldados a la muerte y ocultó sus pérdidas para evitar la presión pública. Ahora es evidente que existe un importante estancamiento en la política interna. Los problemas económicos del pueblo de Turquía han alcanzado su punto más alto y, aunque se está pintando un cuadro utópico, la sociedad ya no cae en estas mentiras y comienza a cuestionarlas. Al menos un determinado sector ha empezado a cuestionarse.

Por lo tanto, el régimen fascista de Erdoğan ha encontrado una vez más un medio para difundir el fascismo y la propaganda sobre la muerte de los soldados. Es evidente que el anuncio de la muerte de doce soldados tras las últimas operaciones guerrilleras sirve para cambiar la percepción social en una dirección antikurda e impedir que la opinión pública cuestione los problemas existentes. El ejército turco está sufriendo una pérdida tras otra sobre el terreno y el sistema está colapsando. A la luz de todo esto, es importante que la percepción de la sociedad vea más allá de estos juegos sucios y adopte una postura contra el régimen de Erdoğan. El ejército de ocupación no tendrá éxito, no importa lo que se haga contra la lucha guerrillera. El peso de la guerra recae sobre toda la sociedad turca. Los soldados son cegados por la letanía de la patria y la nación y enviados a la muerte para mantener el poder del régimen.

Los ocupantes tienen dos opciones.

Como ha dicho Murat Karayılan, comandante del cuartel general de las Fuerzas de Defensa del Pueblo, la realidad sobre el terreno muestra que las fuerzas de ocupación tienen dos opciones: o se retiran y abandonan las zonas guerrilleras por completo o se quedan y son aniquiladas. Los invasores no tienen otra opción contra la guerrilla. Probablemente, después de estos últimos golpes, se hayan dado cuenta mejor de que su equipo técnico no puede salvarlos. Si no se dan cuenta, los guerrilleros se lo obligarán a hacerlo con golpes efectivos. No hay duda sobre eso.

Fuente: PİRDOĞAN KEMAL, ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *