Llaman a defender a las prisioneras políticas en Irán

La Comunidad de Mujeres Libres del Kurdistán Oriental (KJAR, por sus siglas originales) emitió una declaración escrita sobre la detención continuada de la política kurda Zeinab Jalalian, la falta de noticias de Warishe Moradi, miembro de la KJAR secuestrada por la inteligencia iraní, y las presiones sobre las prisioneras políticas en Irán en general.

A continuación publicamos la declaración completa:

La resistencia “Jin, Jiyan, Azadi”, que energizó a las mujeres, continuó a pesar de las intensas presiones. En los últimos días, surgieron informes del interrogatorio de Zeinab Jalalian, una prisionera política kurda condenada a cadena perpetua, y todas aquellas cuyo corazón late por la libertad expresaron su preocupación. Durante 16 años, Zeinab Jalalian no ha dado un paso atrás a pesar de toda la tortura que ha sufrido a manos del gobierno fascista iraní.

Zeinab Jalalian se encuentra actualmente detenida en la prisión de Yazd. Sufre aftas bucales, conjuntivitis, discapacidad visual, asma, problemas digestivos y renales, y todavía se le niega el acceso a atención médicos. Por supuesto, los ataques y la violencia contra Zeinab Jalalian no se limitan a esto. Los funcionarios del Ministerio de Información han impuesto repetidamente el arrepentimiento a Zeinab Jalalian, pero durante 16 años ella ha opuesto una resistencia radical a estas presiones. El régimen nunca ha logrado su objetivo mediante la represión.

El régimen antimujeres de Irán ve a las mujeres activas que hablan sobre su identidad y existencia como un obstáculo para su propia existencia. Otras mujeres activas como nuestras amigas Warishe Moradi, Golrokh Ebrahimi Iraei, Azizi Phrafan y Narges Mohammadi también se han pronunciado sobre la identidad, la existencia y los derechos de las mujeres durante este período. Los constantes interrogatorios, la presión sobre las familias, la censura, etc., son la guerra psicológica del régimen iraní contra las mujeres. Mientras tanto, la prisión se ha convertido en un espejo de toda la sociedad. Ya sea el hogar, la ciudad, la prisión o la calle, los bastiones de resistencia están interconectados y son inseparables. Hemos visto cómo la sociedad amante de la libertad en todo Irán se ha convertido en la voz de las mujeres activas.

Además del traslado de Azizi Phrafan al pabellón de mujeres de la prisión de Evin, esta semana también hubo informes de una sentencia judicial a favor de la ejecución de Samira Sabzian. Samira es una joven que lleva diez años en prisión. Es madre de dos hijos y el gobierno antimujeres de Irán está intentando quitarle la vida.

La KJAR siempre ha creído que las cárceles son también baluartes de lucha y resistencia. Muchas mujeres han sacrificado sus vidas en la lucha en el Kurdistán Oriental e Irán. Afirmamos que continuaremos nuestra lucha por la libertad de las mujeres y pedimos a todos los activistas civiles y políticos que sean la voz de las presas.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *