La ejecución de cuatro kurdos muestra la debilidad del régimen iraní

Cuatro kurdos fueron ahorcados en Irán. Estoy segura de que se enteraron porque muchos medios difundieron la noticia y muchas organizaciones de derechos humanos se opusieron ferozmente. Los Estados deben saber que no es posible aplastar la resistencia kurda con absoluta brutalidad y crueldad. Al final, será contraproducente.

Sus nombres eran Hajir Faramarzi, Mohsen Mazloum, Vafa Azarbar y Pejman Fatehi. Habían pasado dieciocho meses en régimen de aislamiento, no recibieron un juicio justo ni representación legal y fueron severamente torturados. El día antes de su ejecución, sus familiares fueron convocados a la prisión de Teherán para su última visita; su primera y última visita, debo decir, porque el aislamiento en el que se encontraban era completo y las visitas familiares habían sido denegadas desde los arrestos.

Hijos y hermanos

Vi una fotografía de las familias en un aparcamiento fuera de la prisión. Clima sombrío, gente dejando sus autos bajo un cielo invernal. Sigo tratando de imaginar cómo se habrán sentido esos miembros de la familia ese día. Desesperación, ira, pena y también mucho amor por sus maridos, hijos y hermanos a quienes estaban a punto de ver por última vez. ¿Cómo podrán sus pies llevarlos hasta las puertas de la prisión?

Esos pensamientos sobre los cuatro hombres ejecutados no me abandonaron. El régimen de aislamiento es una tortura, y quién sabe qué más les habrán hecho los torturadores de la prisión. Escuchar el veredicto después de un juicio falso por cargos que son demasiado absurdos para siquiera mencionarlos aquí y no poder hacer nada al respecto. La última visita de sus familiares, sabiendo todos nosotros lo que eso significa. Tener que soltarse al final de la visita. ¿Han dormido después de eso en su última noche en esta tierra? ¿Cómo podrían sus pies llevarlos a la horca al amanecer?

Entierro apropiado

¿Qué puedes hacer contra un Estado tan absolutamente cruel? El sentimiento de impotencia es muy abrumador. Pero claro, no hay impotencia. No en Kurdistán. El Estado puede tener la ventaja a la hora de decidir quién entra y sale de la cárcel, quién es arrestado y torturado, quién es ahorcado y quién puede ver a sus seres queridos y cuándo, pero ¿cuánto poder se debe tener realmente si esta es la forma? ¿Tienes que aferrarte a ello? ¿Si quieres torturar aún más a las familias de los ejecutados al no entregarles los cuerpos para un entierro adecuado? ¿Qué tan débil debes ser realmente para sentir la necesidad de comportarte así?

Basta mirar de dónde viene el régimen. En los primeros días, durante la revolución de 1979, en realidad contaron con el apoyo de muchos kurdos porque había promesas sobre los derechos del pueblo kurdo que finalmente serían respetados. Esto pronto resultó ser una traición: a la población kurda de Irán, étnica pero también religiosamente una minoría en el país, todavía se le negaban sus derechos. Y cuando se levantaron contra el nuevo gobierno y lograron asegurar su control sobre varias ciudades kurdas importantes, las repercusiones fueron feroces.

El levantamiento fue brutalmente sofocado, con miles de ejecuciones. La ciudad de Mahabad fue la que resistió más tiempo, pero finalmente el régimen también la retomó. Los grupos de oposición se vieron obligados a exiliarse en Bashur (Kurdistán en Irak). Hace unos años, la cineasta kurda-holandesa Beri Shalmashi hizo una maravillosa película interactiva sobre uno de los lugares donde se estableció la resistencia, Gawrede, es decir, la Gran Aldea. Los padres de Shalmashi vivieron allí, y ella también en los primeros años de su vida.

Estos años ya demostraron la debilidad del régimen. Si hubieran concedido a los kurdos su autonomía, habrían contado con el apoyo de un gran grupo de la sociedad, lo que habría fortalecido su dominio. Debieron haber tenido mucho miedo del poder de los kurdos para actuar rápidamente y reunir a las masas populares detrás de ellos. ¿Y si concedieran autonomía a los kurdos, los baluches del sur del país también llamarían a la puerta? ¿Y los azeríes en el norte? El nuevo régimen decidió que no habría tal libertad. La represión de las minorías étnicas y religiosas siguió siendo el escenario predeterminado, y también se restringieron las libertades de las mujeres.

Desde entonces nada ha mejorado. El régimen se vio envuelto en un juego de poder geopolítico en Medio Oriente y en el mundo, lo que lo impulsó a continuar con la represión de los kurdos, baluches y mujeres de mentalidad revolucionaria con toda su fuerza. Esto demuestra lo mucho que tienen miedo. Tienen tanto miedo que hace casi un año y medio mataron a una joven que se atrevió a mostrar parte de su cabello cuando paseaba por Teherán con su familia. Todos sabemos lo que pasó cuando el país se enteró de lo que le había sucedido a Jina Mahsa Amini: su asesinato desencadenó el mayor levantamiento contra el régimen en cuarenta años.

Premio Sájarov

Cada vez que pensamos que el régimen no puede ser más cruel, lo intensifican nuevamente. Asesinar a una joven –a quien oficialmente no se le puede dar su nombre kurdo Jina porque el régimen teme la identidad kurda– no es suficiente. Su funeral fue atacado y su lápida destruida. A su familia se le negó el viaje a Europa para recibir el Premio Sájarov en su nombre, y el abogado que asistió a la ceremonia fue interrogado a su regreso.

Narges Mohammadi, defensora de los derechos humanos desde hace mucho tiempo, recibió el Premio Nobel de la Paz, pero permanece en prisión. Miremos lo fuerte que son las mujeres: Mohammadi y otras dos docenas de mujeres se embarcaron en una huelga de hambre en prisión para protestar por las recientes ejecuciones de kurdos. Eso sí: los cuatro hombres que fueron ahorcados, no fueron los primeros este año. La semana pasada, también fue ahorcado el preso político kurdo Farhad Salimi después de catorce años de prisión, al igual que Mohammad Ghobadlou , un kurdo de 23 años con discapacidad mental que había sido arrestado por unirse a las protestas de “Jin, Jiyan, Azadî”.

¿Les parece eso un gobierno fuerte? No para mí. Más aún porque en los últimos años el régimen había intensificado la presión sobre los grupos de oposición kurdos, como PDK-I (Partido Democrático de Kurdistán-Irán) y Komala, a quienes obligó a exiliarse en 1980. Estos grupos ya se habían debilitado militarmente porque se les permitió permanecer en las montañas de Bashur sólo si no atacaban al régimen desde sus bases. Y no lo hicieron. Pero siguieron existiendo y siguieron atrayendo nuevos miembros.

El régimen utilizó estos grupos de oposición en sus esfuerzos por sofocar las protestas a nivel nacional que siguieron a la muerte de Jina Amini. Intentaron hacer creer a la gente que el PDK-I y Komala habían organizado las protestas y que seguían incitando a la gente a levantarse. Esto no era cierto en absoluto. Pero el resultado fue que los grupos se vieron obligados a abandonar sus bases en las montañas y trasladarse a campamentos. La región del Kurdistán en Irak no tiene el poder para apoyar a los grupos de oposición en Rojhilat (Kurdistán iraní). Al contrario: agentes iraníes lograron asesinar a varios miembros de la oposición de Rojhilati que estaban en Erbil (Hewler, capital de Bashur), y las fuerzas armadas iraníes atacaron al PDK-I varias veces, por ejemplo en 2022 y en 2018.

Resistencia kurda

Se podría decir que la oposición kurda de Irán es militarmente débil, pero es lo suficientemente fuerte moral y socialmente como para asustar mucho al régimen iraní. Y tienen motivos para estar asustados. La resistencia kurda es más antigua que el reinado de los actuales dictadores. Están unidos en Rojhilat y no están solos en su lucha por la libertad: sus compañeros kurdos al otro lado de las fronteras en Bakur (Kurdistán turco), Bashur y Rojava (Kurdistán sirio) se han unido a ellos para siempre.

Miremos cómo los kurdos no tienen miedo. En varias ciudades y pueblos de Rojhilat, las tiendas no han abierto después de la ola de ejecuciones por parte del Estado (otros kurdos fueron ahorcados unos días antes). Las familias de los cuatro hombres tampoco han guardado silencio, lo cual es notable porque todo el mundo sabe que el régimen iraní tiene una forma especial de atacar a las familias de los disidentes. Una de las valientes fue Joanna Taimasi, la esposa del prisionero ejecutado Mohsen Mazloum, quien hizo público a través de Instagram que el Estado se negó a entregar los cuerpos y los había enterrado en un lugar no revelado.

Jina Amini

Créanme: más kurdos se han unido a la resistencia. No sólo en Rojhilat; también en otras partes de Kurdistán cada vez más jóvenes kurdos se van a las montañas cuando se intensifica la violencia estatal. Mientras los Estados que ocupan Kurdistán practican sus repugnantes juegos internos y geopolíticos y sacrifican a sus poblaciones kurdas, lo que en realidad están haciendo es unir a los kurdos contra ellos. Miremos lo que sucedió cuando asesinaron a Jina Mahsa Amini en septiembre de 2022 por no usar correctamente su hijab: ella encendió una resistencia que sacudió al régimen y continúa ardiendo bajo la superficie. La resistencia continúa, también después de este último crimen de los mulás.

Hajir Faramarzi, Mohsen Mazloum, Vafa Azarbar y Pejman Fatehi no murieron. Nunca lo harán. Serán recordados y vivirán con más poder del que jamás tendrán los brutales líderes. El régimen es lo que morirá. En toda su debilidad, un día caerán. ¿Podrán sus pies llevarlos ante sus jueces, en la tierra o en el más allá en el que creen? Ahora sé la respuesta. Los numerosos kurdos ejecutados, sus familias de luto por ellos: sus pies pueden llevarlos porque cuentan con el apoyo del pueblo, de sus sociedades dentro y fuera de las fronteras iraníes. El régimen es débil. Sobreviviendo sólo por su brutalidad, pero sin columna vertebral y sin ningún apoyo popular. No podrían ser más débiles.

FUENTE: Fréderike Geerdink / Medya News / Fecha de publicación original: 1 de febrero de 2024 / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *