Los refugiados kurdos en la frontera sur

En los vientos helados del desierto de Jacumba, a 90 millas al este de San Diego, California, Omer y sus amigos pasaron gran parte de la tarde recogiendo basura. Las miles de botellas de agua que se distribuyen cada semana terminaron esparcidas por el paisaje o quemadas por la noche, y querían ayudar a limpiar el frágil entorno desértico que se había convertido brevemente en su hogar.

Cuando Omer pisó por primera vez Estados Unidos, caminando a través de un hueco en el muro fronterizo, él y sus amigos fueron recibidos por agentes de la Patrulla Fronteriza que les entregaron pulseras que indicaban el día en que llegaron. Estas pulseras ayudan a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos a retirar a los solicitantes de asilo para procesarlos en el orden de llegada. Pero incluso con este sistema implementado, muchos de los hombres kurdos con los que hablé habían pasado varias noches durmiendo al aire libre en temperaturas que rondaban el punto de congelación.

Omer dijo que pasó dos noches temblando junto a un fuego en el alto desierto. “Al principio, no pensamos que necesitaríamos un refugio”, cuenta. “Pero por la noche hacía tanto frío que me sentaba muy cerca del fuego para mantenerme caliente. Imagínense si me hubiera quedado dormido y caído al fuego”.

Al igual que miles de otros inmigrantes en los últimos tres meses, los jóvenes kurdos fueron detenidos por la CBP durante varias noches en un sitio de detención al aire libre (OADS) en la frontera sur. Algunos no pasan una noche en los campos, especialmente las mujeres y los niños, a quienes se llevan primero. Otros han pasado hasta seis días detenidos al aire libre, donde, la mayor parte del tiempo, los únicos servicios los proporciona un grupo de voluntarios locales.

La CBP niega que estos sitios sean centros de detención y los llama “áreas de reunión” de migrantes. Pero cuando un grupo de inmigrantes kurdos partió para caminar varios kilómetros hasta un metro local, fueron recibidos por personal de CBP y les dijeron que regresaran a los campamentos una vez que hubieran terminado de almorzar.

“Hacía mucho frío”, dice Omer, y agrega que la peor parte de su viaje desde Turquía a Estados Unidos fue el tiempo que pasó en estos lugares de detención al aire libre. También expresó su agradecimiento a los voluntarios que han estado alimentando a los migrantes y proporcionándoles mantas, agua y asistencia médica. Cuando fui a encontrarme con él en su nuevo hogar en el condado de Orange, después de que fue liberado de la custodia de la CBP, recordaba a algunos de ellos por su nombre.

Cuando llega un autobús para llevar a las personas para su procesamiento, a menudo hay una carrera loca entre los inmigrantes, quienes, comprensiblemente, están desesperados por ser sacados de las terribles condiciones de detención. Algunos inmigrantes kurdos se niegan a participar en esta práctica, optando por esperar y tal vez pasar más tiempo en los lugares de detención al aire libre en lugar de participar en el ritual indigno de agarrar todas sus pertenencias y correr hacia una camioneta que puede o no estar asignada para llevarlos.

Omer, como la mayoría de los inmigrantes kurdos en los campos, provenía del norte de Kurdistán, ubicado en lo que hoy es el sureste de Turquía. Aunque muchos de ellos prefirieron no ser entrevistados oficialmente, todos los inmigrantes kurdos compartieron historias similares de cómo la vida se les hacía más difícil en la Turquía de Recep Tayyip Erdogan y del costoso y peligroso proceso de su viaje a Estados Unidos.

​En el caso de Omer, la vida en la ciudad de Batman, de mayoría kurda, se había vuelto más peligrosa. Temía el ascenso del Hezbolá kurdo, un grupo islamista que había matado a dos de sus tíos, uno de los cuales era un activista de derechos humanos en los años 1990. “Mataron a mi gente”, dijo. El partido HUDA-PAR, visto como el brazo político del grupo, obtuvo múltiples escaños parlamentarios en alianza con el partido gobernante Justicia y Desarrollo (AKP) de Erdogan en las elecciones de mayo de 2023. Muchos kurdos creen que el Estado turco está utilizando una vez más a los islamistas para atacar la política secular prokurda, como lo hizo hace 30 años.

Aunque su madre no abandonará la ciudad en la que ha pasado toda su vida y el lugar de la tumba de su padre, Omer quiere empezar una nueva vida en los Estados Unidos. Las condiciones económicas en la región están empeorando, dice, y cuando él y sus amigos intentaron mudarse al oeste de Turquía se encontraron con intolerancia y discriminación. A pesar de ser profesor de educación física cualificado y de haber realizado un viaje Erasmus a Portugal para estudiar, le resultó imposible conseguir un trabajo en su campo, un resultado que atribuye a su ascendencia mixta kurda y armenia. Una vez que vio a Erdogan reelegido, Omer decidió que tenía que mudarse a un lugar más seguro y comenzó a planificar el largo viaje a California.

La ley de asilo de Estados Unidos brinda protección a las personas perseguidas por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas o pertenencia a un grupo social en particular. En muchos casos también se ha reconocido que la persecución basada en el origen étnico es un motivo potencial para presentar una reclamación. Aunque la política exterior y las leyes de inmigración de Estados Unidos no necesariamente van de la mano, y cada caso es diferente, conceder asilo en masa a los kurdos de Turquía contradiría la postura de Washington de que Ankara, vista como un aliado clave de la OTAN, es una democracia multiétnica.

Como muchos otros inmigrantes, el amigo de Omer, Veysel, un campeón de lucha libre que dice que no fue seleccionado para el equipo nacional de Turquía porque es kurdo, cruzó la frontera llevando consigo una carta de rechazo de visa de la embajada de Estados Unidos en Estambul. Muchos de los inmigrantes kurdos con los que hablé intentaron solicitar visas y fueron rechazados. En el caso de Veysel, incluso recibió una invitación para entrenar en un programa de lucha de primer nivel en Estados Unidos. Muchos también habían intentado solicitar una entrevista de asilo utilizando la aplicación CBP ONE, profundamente defectuosa, pero habían desistido de usar el software, que falla con frecuencia y no está disponible en kurdo.

Como muchos otros, después de agotar estas vías, Omer voló a Cancún –donde los ciudadanos turcos pueden obtener visas de turista más fácilmente– antes de tomar un autobús a Tijuana. Omer no compartió ningún detalle de su viaje desde allí, pero otro migrante dice que pagó 10.000 dólares a lo que los migrantes llaman un “agente de viajes” para que lo trasladaran desde Tijuana hasta la frontera, y luego caminó varios kilómetros a través de un terreno rocoso ondulado. Otro migrante del mismo grupo escuchó esta conversación y compartió que había pagado 13.000 dólares por el mismo viaje.

Una vez que son retirados del OADS, los migrantes generalmente son “procesados” por la CBP y luego liberados en espera de una audiencia sobre su elegibilidad para asilo. Aunque estas audiencias suelen tener lugar dentro de un año o más, muchos inmigrantes no están autorizados a trabajar mientras tanto. También deben encontrar entre 6.000 y 10.000 dólares para financiar su representación legal.

Entre los voluntarios que proporcionan comida, agua, refugio y mantas a los migrantes, los kurdos solicitantes de asilo han sido reconocidos por su disposición a ayudar. A menudo me encontraba sirviendo frijoles con un cucharón mientras jóvenes kurdos servían arroz y entregaban botellas de agua a otros refugiados que esperaban pacientemente en la fila para recibir una de sus dos comidas cada día. También fui testigo de cómo un grupo de jóvenes kurdos salía de su tienda para afrontar una noche casi helada al aire libre cuando niños pequeños llegaban al campamento sin refugio.

En las noches más cálidas, después de encargarme de distribuir comida y mantas, compartía té, cigarrillos y bailes tradicionales con algunos de los inmigrantes kurdos, junto con los amigos chinos y colombianos que hicieron durante su detención. Algunos de los inmigrantes kurdos se encontraban entre los muchos kurdos de Turquía que lucharon en las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo Sirio (YPG) o las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS). Muchos comparten fotografías de familiares que fueron martirizados en la batalla contra ISIS. Esta experiencia es tan común que algunos voluntarios han aprendido a decir “Şehid Namirin”, que en kurdo significa “los mártires nunca mueren”, en respuesta a los retratos con respaldo amarillo o verde.

​Muchos de estos mártires de las FDS, y los veteranos que llegaron a Estados Unidos, habrían luchado junto a las tropas estadounidenses y aliadas como parte de la Operación Resolución Inherente, la misión liderada por Estados Unidos contra ISIS en el norte y el este de Siria. Sin embargo, al mismo tiempo, estas personas y sus familias han sido perseguidas dentro de Turquía y, a menudo, bombardeadas por drones y aviones de combate turcos mientras llevaban a cabo sus misiones contra ISIS en Siria.

A pesar de asociarse con las FDS contra ISIS, Washington considera a Turquía un aliado clave. Estados Unidos continúa vendiendo armas a Turquía, incluidos los F-16 que a menudo se utilizan para bombardear fuerzas de las FDS, infraestructura eléctrica e incluso hospitales dentro de las áreas autoadministradas de Siria lideradas por los kurdos.

Desde la derrota territorial de ISIS hace casi cinco años, Estados Unidos y otros países de la Coalición Internacional se han negado o no han presentado una estrategia para un acuerdo político que pueda poner fin a la incertidumbre. Esta política contradictoria ha hecho que muchos kurdos sientan que no tienen más remedio que irse al país que se ha presentado como amigo y aliado.

Como las condiciones invernales en Jacumba no dan señales de mejorar, la detención en los campos se está volviendo aún más desagradable. Pasé gran parte de la semana pasada con un grupo de jóvenes kurdos y rusos construyendo refugios que ayudarán a evitar los peores vientos que azotan los campamentos desde los pasos de montaña hacia el este. Pero con temperaturas mínimas bajo cero durante la noche, y sólo mantas y fuegos para abrigarse, las condiciones en los lugares de detención ponen en peligro la vida, especialmente para los jóvenes, los ancianos y los médicamente comprometidos.

Hoy, Omer está feliz de estar a salvo en el condado de Orange y fuera del desierto, y emocionado de estar finalmente en Estados Unidos. “Vine aquí porque quiero vivir en paz con gente de otras naciones”, dice. “En Estados Unidos los presidentes cambian, ¡esto es bueno! En Turquía es sólo un tipo. Quiero conseguir un trabajo, hacer mi trabajo y mejorar aquí”. A un año de su audiencia de asilo, Omer y cientos de otros kurdos solicitantes de asilo pasarán su primer año en Estados Unidos con la esperanza de que se le permita permanecer en el país que, según dice, siempre ha sido amigo del pueblo kurdo.

​FUENTE: James Stout / Kurdish Peace Institute / Traducción y edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *