Newroz: una fiesta de resistencia y libertad

El Congreso Nacional de Kurdistán (KNK) difundió un comunicado al celebrarse este lunes el Newroz, el año nuevo kurdo que se festeja todos los años el 21 de marzo.

A continuación publicamos la declaración completa:

La fiesta del Newroz siempre ha ocupado un lugar especial en la historia de Kurdistán. El Newroz, una celebración de la llegada de la primavera y el año nuevo, es también un día de resistencia y victoria sobre la opresión. Como fiesta de la libertad, el Newroz conmemora la heroica lucha kurda contra la tiranía, que sigue inspirándonos hoy en día y se ha convertido en un símbolo duradero de la liberación de la esclavitud, la ocupación, el colonialismo y todas las formas de subyugación.

El pueblo kurdo, con sus grandes sacrificios, ha hecho del Newroz una celebración de la vida y la unidad en todo Kurdistán y la diáspora. Año tras año, el pueblo kurdo celebra el Newroz como un acontecimiento nacional, en los pueblos, las ciudades, las plazas públicas e incluso en las cárceles. En todos los ámbitos de la vida, el Newroz es nuestro faro de libertad, y desempeña un papel importante en nuestra lucha constante contra la opresión. Aunque muchos otros pueblos de la región también celebran el Newroz, los kurdos, a través de muchos años de resistencia y lucha, han redescubierto su antiguo mensaje, y han transformado el día en nuestra fiesta nacional más sagrada y simbólica.

Hoy, el fuego del Newroz arde con fuerza en todo Kurdistán. En Kurdistán del Sur (Bashur, norte de Irak) y del Oeste (Rojava, norte de Siria), el Newroz se celebra oficialmente, mientras que en el Kurdistán del Este (Rojhilat, noroeste de Irán) y del Norte (Bakur, sudeste de Turquía), los estados iraní y turco conspiran juntos para negar y suprimir nuestra alegría y expresiones en este día crítico. Afortunadamente, a pesar de los esfuerzos de los ocupantes, las llamas del Newroz seguirán iluminando la oscuridad en los pueblos desde Amed hasta Kermashah, ya que nadie puede sofocar nuestra libertad.

Con el Newroz comenzamos un nuevo año, más comprometidos que nunca con la liberación de Kurdistán de los grilletes que nos atan. El año pasado fue, una vez más, un año de lucha para nuestro pueblo, ya que nuestros enemigos nos atacaron por todos lados. El Estado turco nos ataca en tres partes del Kurdistán (Norte, Sur y Oeste) para borrar los logros de nuestro pueblo y destruir lo que hemos construido, llevando a cabo una guerra a gran escala contra nosotros sin tener en cuenta el derecho internacional ni los derechos humanos. Lamentablemente, la crueldad y la sed de barbarie de Erdogan son insaciables, ya que el año pasado documentamos más de 300 incidentes relacionados con el uso de armas químicas prohibidas por parte de las fuerzas turcas en Kurdistán. Mientras tanto, el régimen iraní también se niega firmemente a reconocer los derechos de nuestro pueblo y ataca a los activistas kurdos y a otros civiles de diversas maneras, silenciando, torturando y ejecutando a los opositores reales y percibidos por la dictadura paranoica.

Aunque el Newroz y la lengua kurda gozan de estatus oficial en el Kurdistán del Sur, esta región sigue enfrentándose a graves amenazas y dificultades, ya que los enemigos del pueblo kurdo trabajan incansablemente para debilitar y socavar su estatus federal y ocupar la región. Al unísono, el ejército turco continúa su implacable bombardeo del Kurdistán del Sur y está ampliando las zonas de ocupación militar, en paralelo a una campaña de deforestación. En flagrante violación de la soberanía, el Estado turco también sigue amenazando y atacando el Kurdistán occidental, donde mantiene zonas de ocupación militar en cooperación con las milicias proxy yihadistas. La ciudad aterrorizada y ocupada de Afrin, en particular, se ha convertido en el epicentro del principio de que allí donde hay vida kurda; Turquía desea llevar la muerte. Al mismo tiempo, el régimen sirio busca oportunidades para debilitar la autonomía y el autogobierno kurdos, ya que el brutal grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) sigue representando una amenaza en Siria y más allá con la bendición de Ankara.

La situación actual de nuestro pueblo define nuestros deberes y responsabilidades. Debemos tomar medidas enérgicas contra todas las fuerzas de ocupación y reforzar nuestras defensas para frustrar los ataques de nuestros enemigos y defender los logros de nuestro pueblo. La unidad nacional es primordial para preservar y proteger a todos los kurdos y a Kurdistán, por lo que debemos luchar por la unidad y fortalecerla a toda costa. Debemos hacer de este un año de lucha unificada e implacable en las cuatro regiones de nuestra patria. Juntos proclamamos: “¡Ahora es el momento de la libertad y la victoria!”, y celebraremos este Newroz como una nación unida bajo esta bandera.

Con el telón de fondo de estas nuevas amenazas contra nuestro pueblo, damos la bienvenida al Newroz con todo el espíritu de serhildan (levantamiento). E independientemente de los obstáculos que surjan, seguiremos reuniéndonos y celebrando el Newroz con este espíritu de resistencia y libertad. La misma crueldad del ocupante que llevó a los incendios del martirio en la prisión Nº 5 de Diyarbakir, encenderá ahora las llamas de la rebelión desde la cima de cada montaña de Kurdistán. Y durante esta etapa crítica de nuestra liberación, cada parpadeo de cada fuego debe ser una luz para la unidad nacional y la solidaridad en toda nuestra nación.

Mientras la chispa de la resistencia enciende los fuegos de la libertad en todo Kurdistán y en todo el mundo, el Congreso Nacional de Kurdistán (KNK) da la bienvenida al Newroz y extiende sus más cálidos deseos a todos los kurdos y pueblos de Kurdistán en esta solemne pero festiva ocasión.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.