“No podemos hacer arte desvinculado de nuestra sociedad”

Aysel Borak, uno de los nombres jóvenes de la música kurda, habló sobre su música y su carrera, que comenzó en el Centro Cultural Mezopotamya (MKM) cuando era una niña, a pesar de los obstáculos por ser una mujer kurda.

-¿Cuándo empezó con la música?

-Lo mío fue una pasión de la infancia. Agarraba un pincel y cantaba canciones. En nuestra casa había casetes de artistas kurdos: Mihemed Şêxo, Şehrîbana Kurdî, Şivan Perwer, Xelîl Xemgîn y muchos otros. Las escuchábamos con miedo. Por la noche, esas cintas se escondían en el almacén de mi abuela. Creo que me gustaba la música porque lo prohibido era hermoso. Mi amor viene de esa época. Teníamos una pequeña grabadora y la utilizaba para grabar mi voz. Mis hermanos estudiantes solían decir que tenía talento.

Empecé a practicar la música a los 10 años con el coro de niños del MKM. Entonces era una niña y a mi familia le parecía algo no demasiado importante. Cuando me hice adulta y quise continuar, mi primer obstáculo fue mi familia y mis parientes. Éramos una familia muy conocida en las regiones de Van y Hakkari. Mi guitarra tenía un gran éxito entre los parientes, yo era la nieta del Aga (el jefe de la familia o clan). Tenía 15 años y mi tío, que era el mayor de la familia, se opuso con fuerza (a que tocara música). Me rompió la guitarra. En los años siguientes, me compré una guitarra de mejor calidad y tomé clases, pero la guitarra que llevaba dentro estaba rota.

Por supuesto, no me rendí; continué mis estudios por un lado y mi vida artística por otro. Al ver que no me rendía, fue mi familia la que lo hizo. Ya entonces comprendí que la familia era la estructura más fuerte del sistema y, por tanto, transformarla era mi principal tarea. Mis mayores apoyos en este camino han sido mi padre y mi abuela. Cerrábamos nuestros oídos a cada palabra que se decía. Mi trabajo es también una respuesta a todo esto.

-Existe una estrecha relación entre dengbêjlik y la música kurda contemporánea. ¿Cree que la música kurda está volviendo a su esencia?

-El dengbêjlik es otro mundo. Creo que no tiene fin. Es la única corriente literaria oral de los kurdos. La historia, la cultura, el arte y las leyendas son una forma de expresión verbal. La música kurda no está estructurada independientemente del dengbêj. Incluso el electro y otros estilos musicales contienen definitivamente dengbêji. En resumen, hay una fuerte interacción y vínculo.

-¿Cómo afecta el contexto político actual a su arte?

-Toda la política afecta directamente al arte, ya sea positiva o negativamente. Y más en las tierras en las que vivimos. Hay guerra y estamos dentro de la sociedad kurda. Es imposible que hagamos arte desvinculado de nuestra sociedad.

-¿Cuál es el enfoque del Estado (turco) hacia la música kurda actualmente?

-En primer lugar, conviene decir que el Estado está en contra del kurdo que no está asimilado. No va a tolerar su arte. Teníamos festivales organizados por nuestros municipios y celebrábamos reuniones públicas. Podíamos reunirnos con el público. Podíamos trabajar en instituciones artísticas pertenecientes al municipio. Todas ellas fueron confiscadas y cerradas. Tenemos muchos colegas que tocan música en kurdo y son encarcelados con excusas absurdas. Las canciones en kurdo han sido asimiladas y traducidas al turco, y esto aún continúa.

-¿Tiene algún trabajo nuevo?

-Continúo con mi trabajo, dentro de lo posible. Pronto vendré con una obra soraní (anónima) de la región de Hewreman. Me gusta incluir todos los dialectos del kurdo en mi repertorio. Como soy de Behdinan, he privilegiado mi propia región.

FUENTE: ANF / Edición: Kurdistán América Latina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.