Nuevas violaciones de derechos en la cárcel turca de Rize

El preso político Taner Ergün denuncia que en la cárcel de Rize se está propagando una infección, sobre todo entre los presos gravemente enfermos, pero no se les suministra ninguna medicación.

Hay nuevos informes de violaciones de derechos contra los presos políticos de la prisión tipo L de Rize. Umut Savaş Koçyiğit, Taner Ergün, Vefa Yılmaz y Hüseyin Karabulut informaron a sus familias en sus conversaciones telefónicas semanales sobre los ataques al derecho a la vida y a la salud de los presos. Dijeron que tras el inicio de la huelga de hambre el 27 de noviembre por la libertad de Abdullah Öcalan y una solución política a la cuestión kurda, la administración penitenciaria les impuso sanciones disciplinarias y a los presos que enfermaron debido al ayuno no se les llevó a la enfermería, y mucho menos se les derivó a hospitales.

Tenemos muchos compañeros y compañeras cuya liberación se impide mediante prácticas arbitrarias.

A pesar de las represalias, los presos siguen decididos a continuar con su acción. En una conversación telefónica con su familia, Taner Ergün afirmó que las protestas continuarán hasta que el representante kurdo Abdullah Öcalan sea liberado. Ergün declaró: “Actualmente estamos experimentando la forma más intensa de aislamiento, que se ha extendido desde la isla-prisión de Imralı [donde se encuentra preso Öcalan] a las cárceles de todo el país. Aunque muchos de nuestros amigos y amigas presos están gravemente enfermos, no son liberados. Nuestra huelga de hambre es también por estos amigos y amigas. Tenemos muchos compañeros y compañeras cuya liberación se impide mediante prácticas arbitrarias. Continuaremos nuestra huelga de hambre hasta que termine el aislamiento del Sr. Öcalan y el trato arbitrario a los presos y presas políticos.”

Hay una epidemia que se extiende y casi todos los presos están actualmente enfermos.

Ergün recordó que muchos presos políticos no serán puestos en libertad ni siquiera una vez finalizada su condena debido a la nueva ley penitenciaria, que hace del arrepentimiento una posible condición para la excarcelación. Al mismo tiempo, la situación sanitaria en las cárceles es cada vez más difícil a medida que se extiende una epidemia. Ergün explicó: “Hay una epidemia que se extiende y casi todos los presos están actualmente enfermos. Se les lleva a la enfermería cada dos semanas, pero no se les da ninguna medicación. Cuando los llevan a la enfermería, los examinan de pie durante dos minutos. De todos modos, la medicación no llega a la cárcel. Los presos sólo reciben medicación para dos meses, si acaso. Por lo tanto, los presos mayores y enfermos tienen grandes dificultades. Cuando buscamos tratamiento, nos dicen que no hay medicación”.

Fuente: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *