Muere un hombre de 35 años bajo custodia iraní en el Kurdistán Oriental

Un hombre de 35 años fue asesinado bajo custodia iraní en el Kurdistán Oriental. Según la Red de Derechos Humanos del Kurdistán, Payam Abdi fue torturado hasta la muerte en un centro de interrogatorios del Servicio Secreto en la provincia de Kirmaşan.

Al parecer, un hombre de 35 años fue torturado hasta la muerte en el Kurdistán Oriental (Rojhilat, en kurdo). Según la Red de Derechos Humanos del Kurdistán (KHRN), Payam Abdi fue detenido el 2 de enero en Kirmaşan (Kermanshah) por un presunto “delito social”.

La policía lo entregó a funcionarios del Ministerio de Inteligencia iraní, que llevaron al kurdo a un centro de interrogatorios. Allí, Abdi recibió tal paliza que esa misma noche cayó en coma y fue trasladado a un hospital militar. Los médicos le diagnosticaron muerte cerebral, pero no informaron a la familia sobre el estado del hombre.

Durante días, los familiares intentaron conocer el paradero de Abdi tras su detención. Al parecer, la policía de Kirmaşan incluso negó recientemente que este padre de dos hijos hubiera sido detenido. Hasta el pasado martes, exactamente una semana después de la detención de Abdi, el Ministerio de Inteligencia no se puso en contacto con sus familiares. Les citaron en el hospital militar con las palabras: “Venid a recoger vuestro cuerpo”.

En cuanto a la causa de la muerte de Abdi, la oficina del forense declaró que se había atragantado con la comida. Sin embargo, la familia dijo a la KHRN que el cuerpo mostraba signos evidentes de tortura, incluso en la cabeza y en la zona del pecho. La policía de Kirmaşan ha difundido desde entonces la afirmación de que Abdi fue hallado muerto en una zanja. El kurdo ha sido enterrado en su pueblo natal de Nosûde (Nowsud), cerca de Pawe.

El hecho de que la población del Rojhilat esté muriendo en comisarías de policía iraníes, centros de interrogatorio militares y prisiones del Ministerio de Inteligencia no es, por desgracia, nada nuevo. El régimen lleva años actuando con mano dura contra la población de Rojhilat. La vida cotidiana se caracteriza por violaciones de derechos humanos como detenciones arbitrarias, ejecuciones, ejecuciones extrajudiciales y persecuciones. Los partidarios de la revuelta “Jin, Jiyan, Azadî” y quienes participan en la sociedad civil, especialmente en los ámbitos de los derechos humanos y el medio ambiente, corren especial peligro.

Fuente: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *