Omer: Sakine Cansız sigue viva en la mente de millones de personas

Sakine Cansız fue asesinada hace 11 años en París, pero sigue viva en la mente de millones de personas. Salîm Omer habló de la importancia de la revolucionaria kurda en su vida.

La revolucionaria kurda Sakine Cansız (Sara), cofundadora del PKK y figura destacada de la lucha de las mujeres, fue asesinada el 9 de enero de 2013, junto con Fidan Doğan (Rojbîn) y Leyla Şaylemez (Ronahî) en París por un sicario del Servicio Secreto Turco MIT. Sin embargo, las mártires siguen vivas en la memoria de millones de personas.

Salîm Omer compartió sus recuerdos de Sakine Cansız en esta entrevista de ANF. Salîm Omer vivió en Damasco entre 1977 y la Revolución de Rojava. Conoció el PKK en 1980. En ese momento, el PKK se había retirado a Siria para reorganizarse y prepararse para la lucha de liberación. Esto desencadenó un proceso de concienciación entre muchos kurdos, entre ellos Salîm Omer.

“Heval Sara cambió el rumbo de mi vida”

“Las discusiones sobre el regreso al Kurdistán Norte tuvieron lugar en 1982-1983 porque la resistencia en las cárceles estaba sometida a una enorme presión. Se decidió que era necesaria una nueva forma de lucha. Fue en ese ambiente cuando vi la foto de Heval Sara en una revista. Por supuesto, entonces no sabía quién era. Pero la foto me llamó la atención. Era una foto de dos mujeres. Cuando pregunté, me dijeron que era Sakine Cansız, una de las fundadoras del PKK. Con Sakine Cansız me di cuenta de que había mujeres en el PKK. No había mujeres en los partidos de Rojavayê Kurdistanê. La razón de mi asociación con el PKK fue que era diferente de otros movimientos kurdos. Heval Sara era a la vez una mujer y una figura destacada. Me impresionó especialmente cuando supe de su resistencia a la tortura en la prisión de Amed. Eso cambió el rumbo de mi vida”, afirma Omer.

“Ella cambió a la gente”

En 1992, la dirección del PKK se encontraba en Líbano. Allí, Omer Abdullah visitó a Öcalan y conoció a Sakine Cansız por primera vez. 

“Tuve la oportunidad de visitar a Rêber Apo [Abdullah Öcalan] en 1992. Allí también conocí a Heval Sara. Un amigo señaló a Heval Sara y dijo que acababa de salir de la cárcel y acababa de llegar allí. Lo primero que me vino a la mente fue la foto publicada en esa revista. Esa foto está grabada a fuego en mi memoria.

Estaba tan impresionante como en la foto. Me acerqué a ella y le dije que quería que nos hiciéramos una foto juntos. Se alegró y nos hicimos una foto juntos. Aún conservo la foto. El entusiasmo de la gente, la presencia de una multitud tan grande hizo feliz a Heval Sara. La alegría de la gente le daba moral y entusiasmo. Estaba tan contenta como la gente.

Todo el mundo quería ver a Sakine Cansız. En aquella época, nunca se había visto a ninguna mujer oponer tanta resistencia. Las personas que conocían de cerca la lucha por la libertad habían oído que ella no se sometió a las torturas del Estado turco y hablaban de ello con orgullo. Saber que era una de las figuras fundadoras del PKK aumentó la solidaridad de la gente. Heval Sara era un modelo a seguir”, comenta Omer.

“Estamos en deuda con ella”

 “La resistencia de Heval Sara pasó a la historia y se convirtió en legendaria. Fue una figura destacada y revolucionaria decidida, grande y resistente. Fue un símbolo y un modelo difícil de encontrar para la sociedad. Nos mostró el camino. Su muerte fue una gran pérdida y todavía hoy estamos de luto. Su caída nos afectó profundamente, pero también hizo más fuerte a nuestro pueblo. Tenía un espíritu intrépido y libre, y era una camarada de Rêber Apo. Mientras respiremos, estamos en deuda con figuras revolucionarias como Heval Sara y las seguiremos”.

Fuente: ANF

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *